Capsulas de Carreño

Nacional de hoy es un nuevo proceso. Por Mónica Hincapié Moreno

Por Mónica Hincapié Moreno

*Un sueño no se hace realidad mágicamente, los sueños se construyen…

Sé que a muchos no les gusta la idea de aceptar que el Atlético Nacional de hoy es un nuevo proceso y que está en construcción; es difícil aceptarlo porque nos hemos vuelto unos “mal” o “bien” acostumbrados, como lo deseen mirar; nos acostumbramos a ganar todo, a ganarle a todos y ha sido difícil aceptar que tenemos que bajarnos de la nube y volver a comenzar.

Hay quienes no conciben que el proceso de Almirón está destinado a formar, es algo así como el comienzo de Juan Carlos Osorio; la principal tarea fue estructurar un equipo, el cual se consolidó con el pasar del tiempo; se saneó cuando fue necesario hacerlo y se contrataron piezas fundamentales cuando también se identificó la necesidad. Todo fue una secuencia de pasos, los cuales se fueron engranando y formando una cadena y una capa impermeable e irrompible.

Nada surgió de la noche a la mañana, todo se fue dando gracias a las buenas decisiones y al compromiso de los que en su momento formaron parte de esa gran nómina, de ese gran PROCESO.

El presente de Nacional es otro, tenemos que desligarnos de lo que ya fuimos y que seguramente volveremos a ser; pero para eso es necesario que le demos tiempo a este gran grupo de jugadores y dirección técnica; ellos aún no han alcanzado a sudar lo que otros tuvieron que sudar para llegar a donde llegaron, aún falta mucho para volver a poner ese sello del mejor del continente con determinación; si, con eso mismo que hace poco tuvimos para salir avante; hace falta coraje a quienes apenas van llegando al mundo del fútbol profesional y ese coraje se forja con la experiencia y mucha disciplina, eso solo lo proporciona la continuidad en el tiempo.

Es por eso que creo que la sinceridad del presidente Juan David Pérez es de admirar; de una u otra forma nos están aterrizando cuando manifiesta que las pretensiones actuales es ganarlo todo en Colombia y ser protagonistas en Libertadores; es una forma de expresar que aún no estamos preparados para afrontar un certamen internacional de la manera que ya lo hemos hecho tanto en 1989 como en 2016; para llegar a esa cima hay mucho tramo por recorrer; no nos están ilusionando, no están hablando con la verdad y eso es lo que la afición pide, pero sin embargo no es lo que quieren escuchar.

Está en cada quién saber esperar y decidir si se queda o no para seguir alentando al equipo y llevarlos TODOS JUNTOS de nuevo a la cima de la gloria.

#VamosTodosJuntos.
@Monikhin

 

Compartir:

4 comentarios

  1. Gilberto Maldonado Bonilla

    11 agosto, 2018 at 12:11 pm

    *Eterno retorno
    Admitir la teoría de la existencia de los procesos en los equipos de fútbol es aproximarnos a la teoría del Eterno Retorno: la reproducción circular de la historia.

    En términos mas coloquiales, los procesos en los equipos de fútbol es la puesta en escena del popular “circulo vicioso”. La crisis como la que vive Atlético Nacional, mas que nada es una crisis de definición. Problema que no se soluciona cambiando de dirección técnica. Razón sencilla y demasiado evidente: el director técnico no puede entrar a la cancha a solucionar lo que es exclusivamente responsabilidad de los jugadores.

    La idea de “proceso” anula la pretensión de creer que el problema radica en la dirección técnica de Atlético Nacional encabezada por el señor Jorge Almirón. Alejar al entrenador argentino de su cargo implica no un paso dentro del manido proceso sino una reconstrucción.

    Reconstrucción que aplazaría por un período mas largo de tiempo la posibilidad, la aspiración y el derecho de los seguidores verdes de un ver un equipo que plasme en el campo de juego lo que ha sido el devenir histórico de Atlético Nacional.

    Proceso o reconstrucción. He ahí el dilema de los directivos de Atlético Nacional. A nosotros, simples hinchas, solo nos corresponde esperar. Almirón u otro técnico. Entonces, como en Hamlet: ¿Que ves? Procesos, procesos…solo procesos.
    Gilberto Maldonado Bonilla, columnista Cápsulas

  2. Rafael Ignacio Correa González

    10 agosto, 2018 at 11:57 am

    *Por comentario de Mónica Hincapié
    Todas las opiniones son respetuosas y mas viniendo de una Dama como Mónica, la cual admiro y respeto como bien merece …

    Tal vez está en construcción el equipo verde pero en vez de que los planos sean diseñados por arquitecto y construído por Ingeniero parece que fueran rayados y ejecutados por mí, que no tengo ni idea de eso. Lo visto ayer fué el descalabro mas grande de Almirón desde la confección de la nómina pasando porque no tuvo manejo y menos muñeca para cambiar el paupérrimo desempeño de su equipo..lo hizo tan equivocadamente, tan sin sentido que parecería adrede para lograr una indemnización…porque merecería una destitución fulminante..solo que su costo no lo permite…si esto lo hace un Colombiano estaría en el destierro…igual si Vargas comete ese error, ya estaría en Jaguares…esto fué un mamarracho verde, no nos engañemos hombre.

    Tucumán equipito así de claro…solo que la actualidad verde es de pobre vergonzante…Ni la misma Mónica y Don Juan creo que sean tan ciegos ó fanáticos para ver lo que no se vé…pero casos se han visto…y eso sí no vale la pena ni refutarlo …uno construye sobre verdades, con materia prima que se deje pulir, no con ladrillos que usted los toca y se deshacen, con Ingenieros de verdad, un buen maestro de obra y albañiles calificados, no con cualquiera..

    El fútbol se vé con los ojos abiertos y no solo con el corazón y la nostalgia…
    Rafael Ignacio Correa González, columnista Cápsulas

  3. Saúl Restrepo

    9 agosto, 2018 at 9:41 pm

    *Posturas

    Entre a esta exquisita opinión de Mónica para leer algo diferente, con otro enfoque que al ser femenina seguramente tiene otros elementos que los hombres no tomamos en cuenta y en realidad es así, describe tiernamente lo que vemos del vergonzante Nal actual.

    En días pasados había escrito por aquí mismo, y con mucho desconsuelo puse que, ahora debíamos sanamente vivir del recuerdo de lo que alguna se hizo, que el equipo había empezado resetiado o sea de ceros y que era un despojo de algo que fue.

    Entonces hago el ejercicio de releer este escrito para quitar la nostalgia y llenarme de esperanza, idealizar al equipo y pensar con el deseo para quitar el pesimismo. Pero veo el gol que se hace Monetti, y resulta imposible, utópico, absurdo e inútil.

    En este momento que estoy viendo el juego contra Tucumán, estoy sin saber como caracterizar lo que veo de este equipo, y la peor o mejor manera de describir este recreo es; que Nacional juega como una loca sin calzones,
    y no doy mas vueltas.

    Nacional es amorfo y contrahecho. Esta abatido, confundido, apocado y débil.
    ¿Que ya estamos en otra realidad? Claro que si. Pero ¿porque desahuciados?
    ¿Con esta nómina no se puede armar algo que juegue medianamente decente?
    No hay reacción, no se espabilan, aquí con un poquito de ganas harían mucho, es un partido fácil, sin duda. Es que Tucumán es menos que Delfín y aun así Nal naufraga. ¿Que es lo que tanto ve Almirón preocupado, pero que no corrige?

    Observar este Nacional da como escozor, algo así como cuando uno ve que una muchacha le “estripa” las espinillas al novio en un parque, que uno no quiere ver pero los ve, así es la actualidad verde.

    P.E. Cada saque de Monetti, toca encomendarlo a la divina Trinidad.
    Ahora viene el segundo gol y esto se enmarañó.
    Saúl Restrepo, columnista Cápsulas

  4. Juan Henao

    9 agosto, 2018 at 12:37 am

    *Por comentario de Mónica Hincapié
    Hola Mónica.
    Claro conciso coherente y acertado comentario. Usted ha descrito el Nacional de hoy en su verdadera dimensión.
    Además le recomiendo a la totalidad de expertos y periodistas que escriben aquí cada semana una idea diferente acerca de lo que pasa cada fecha con Nacional leer cuidadosamente su columna,
    Juan Henao, Calgary

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *