Capsulas de Carreño

Botafogo 1 – Nacional 0. La Copa rota.

 

RÍO DE JANEIRO. Palidez ofensiva de Nacional, Dayro Moreno no apareció en toda la noche. Ganó el anticipo y gestación de Botafogo. Foto Conmbol.com.


Por Wbeimar   Muñoz   Ceballos.

Pasaron  10  meses  entre el título de campeón de la Copa Libertadores de América  y  el  rompimiento del  sueño  para repetirlo.  Reinaldo Rueda, después de la eliminación de anoche, reconoció  que  no  acertó  en  la escogencia de los jugadores  contratados  para reemplazar a  las estrellas vendidas, justamente  en  la temporada  en que  Nacional  tuvo  los mayores  ingresos  económicos de  su  historia.

Se  fueron   Borja,  Berrío,  Guerra,  Marlos, Davinson,  Pérez, Copete y  Mejía.   De  los nuevos, encajó   Dayro.   Aldo, Valencia,  Franco, Vásquez  y  compañía, tienen  deudas  por  saldar.  Ese  juego  de  fluidez  creativa,  amplitud,  profundidad y  contundencia  que llevó  al equipo  a su gran campaña del  2016, solo muestra ahora  fogonazos, que no alcanzaron para un mejor desempeño  a  nivel internacional,  porque otra lectura  hay  en el  torneo  doméstico.

Anoche, por ejemplo,  el  cuadro  verdolaga se desempeñó  bien entre los minutos 30 y 45, cuando logró llevar  la pelota hasta el área brasileña y  Bocanegra,  Aldo,  Ibargüen  y  Macnelly, estuvieron cerca de la anotación, pero  erraron los disparos.  En los flancos Rodin encendió la llama frente a Víctor Luis, pero la apagó completamente en el segundo  tiempo   e Ibargüen  no pudo  superar  los marcajes en su zona.   Por dentro   no influyeron  Arias, Aldo, Nieto y  Ruiz.   Cayeron  los jugadores  en  la desesperación, más preocupados de discutir con el árbitro peruano Carillo, que de encauzar el  juego colectivo.

La  palidez  ofensiva  del  visitante. contrastó  con la rapidez,  anticipo y  gestación de Botafogo.  Tanto en el  juego combinativo, como en  los contraataques, los  brasileños  fueron  superiores   y dominadores.   En  defensa, atravesaron  una tractomula  en  su  arco ( 10 jugadores por detrás de la línea de la pelota), que oscureció  el avance verdolaga,  carente  de disparos en los 45 minutos finales.   Los  vencedores ,  más agresivos y veloces , gobernaron  con   mano  firme  en  las dos áreas.

No  ganar un solo punto de visitante y  la pérdidas de los dos duelos con Botafogo, acabaron con las posibilidades de avanzar en el certamen continental.   Tuvo  Nacional  la pelota en muchos pasajes, pero no encontró  los espacios, lo que  impidió hacerle cosquillas a la defensa adversaria, durante  75 minutos.

Confusa  en  la zona de seguridad, la  gente de  Rueda sobrevivió por los guantes de Armani, salvador en 6 llegadas con  filo de Botafogo.   Sin embargo, no  pudo evitar el gol de PIMPAO , quien  en velocidad superó  en el  duelo individual a  Arias, a los 50’.    En el otro lado de la cancha, Nacional  sin movilidad  suficiente  para un  juego de continuidad,  se enredó en  la ofensiva  y terminó con más empuje que alegrías.

En la lucha, más que en el premio,  está el secreto.   Un  motivo  para volver a comenzar.

No  les  parece ???

Share This:

2 comentarios

  1. Jaime León Gómez A.

    21 mayo, 2017 at 8:59 pm

    *De Sabaneta: Por la eliminación de Nacional de la Libertadores
    Medio “mundo” llora y otro medio disfruta la eliminación de Nacional de la Copa Libertadores 2017, algo que no se dio esta semana que ha terminado, esto se dio desde el encuentro ante Estudiantes de la Plata en Argentina porque no tener puntos en tres partidos en una ronda de seis, elimina a cualquier equipo y el verde no era la excepción, solo que la “fe del Carbonero” nos mantenía con la ilusión de que se diera ese milagro que a la postre no se dio.

    Ahora seguramente esperaremos clasificar a la Sudamericana esperando derrotar al Barcelona y que Estudiantes pierda ante Botafogo, otra ilusión que se puede dar pero que es difícil no cabe ninguna duda y cuando se depende de terceros las cosas no pintan bien, entonces lo mejor será recomponer el camino y aparte de luchar por la Liga Águila para buscar otra clasificación a la Libertadores en 2018, contratar verdaderos refuerzos y salir de los jugadores que no han dado la medida, es ahora que se requiere empezar a buscar y no dejarlo para última hora, los buenos jugadores son pretendidos por grandes equipos y Nacional necesita de ellos.

    Criticar ahora son patadas de ahogado, ya lo hecho hecho está y no es el momento de caerle a técnico y jugadores con todo, seguro que hay culpables y el tiempo dirá quiénes son pero desestabilizar al grupo hoy es allanar el camino a nuestros rivales y es lo que menos interesa, lo único que hoy necesitamos es obtener la estrella 16 y luego armar un grupo más competitivo para el próximo torneo y por éste año seguir figurando así sea internamente.

    Pienso que hoy Reinaldo Rueda a pesar de los errores que seguramente como humano ha cometido debe ser nuestro técnico por mucho tiempo más, difiero totalmente del señor Luis Arturo Henao que se va con todo en contra del estratega verde, si alguien le ha devuelto la identidad a Nacional ha sido Rueda, solo que para este año los directivos desbarataron el equipo vendiendo la mayoría de las figuras, no critico que lo hagan, critico que los vendan en manada y no sean reemplazados adecuadamente.

    Si queremos ver a Nacional en lo más alto todos debemos empujar para el mismo lado, directivos, cuerpo técnico, jugadores y la hinchada parte fundamental en cualquier situación que se quiera emprender, entiendo que los directivos pretenden apoyar de nuevo al equipo y contar con su ayuda es una bendición que no se puede desperdiciar, el verde es grande y sólo a los grandes le pasan cosas como esta, lo importante, no desfallecer y volver a volar muy alto como últimamente se venido haciendo…
    Jaime León Gómez A., Sabaneta, hincha del Verde.

  2. Jorge Alberto Cadavid Marin

    19 mayo, 2017 at 5:40 pm

    *En Río se perdió mas que un partido
    Antes de la confrontación con Botafogo, un nivel de seguridad rondaba el ambiente, las dos últimas victorias de nivel internacional presagiaban un nuevo triunfo y una esperanza para seguir en la Libertadores.

    Pero la visita a Río de Janeiro, simplemente sirvió para corroborar el mal momento, la incapacidad y la falta de jerarquía para defender un logro que lo llevo a lo mas alto en el ámbito mundial, se perdió algo mas que un partido, se botó por la borda la dicha de diez meses atrás.

    No continuar en la carrera por la Libertadores es un descalabro grande, porque un campeón eliminado en la primera fase, con muy pobres resultados ( solo ha sucedido en cuatro oportunidades ) es borrar con el codo lo construido con proceso y compromiso.

    Pero la situación tiene continuación y empeora, se vuelve mas dramática, es hoy imposible lograr la tercera casilla del grupo para aspirar seguir en el segundo semestre en un torneo internacional, por los resultados dados en la otra llave del cuadrangular, Estudiantes es quien esta a las puertas de lograr esta meta.

    En estas circunstancias, ya toca asumir para este semestre buscar una estrella mas en la Liga y en el segundo luego de un revulsivo en la nómina, lograr Copa y Liga para en el 2018 volver a la competencia internacional y recobrar tan rápido como se perdió este camino.

    Estará el Profesor Rueda dispuesto a continuar un programa tan doméstico, conociendo del reconocimiento mundial que él posee. El volvió a ratificar que se equivoco en el recambio, en los refuerzos para enfrentar el reto para defender el importante titulo.

    Es desastre porque los números así lo muestran, el casi seguro último puesto del grupo es una lapida puesta en el sepulcro de los resultados.

    Entonces que vendrá en el futuro Verde?
    Jorge Alberto Cadavid Marín, columnista de Càpsulas

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *