Capsulas de Carreño

Bucaramanga 1- DIM 1. Garra y orden.

BUCARMANGA. Rovira llamando a sus compañeros para celebrar. John Pérez y Gabriel Gómez abrazando a Yuliàn Mejía, autor del gol búcaro.Y Santiago Echeverria como testigo de la pasajera emoción del cuadro local. El DIM pudo empatar con orden y entrega. Foto @ABucaramanga.


Por Wbeimar Muñoz Ceballos.

A los 42’ salió expulsado J.F. Quintero. A los 49’ marcó gol YULIÁN MEJÍA. La noche amenazaba con una hecatombe. Sin embargo, el rojo de la montaña se aferró al corazón y reaccionó con furia y orgullo ante la adversidad. Con un hombre menos y fiel a su estilo de equipo de juego combinativo, sacó un empate y hasta estuvo cerca de la victoria en la etapa complementaria.

El período inicial tuvo pocas emociones en las áreas. El DIM bajo la batuta de Quintero, montó una fábrica de pases en ataque y se replegó con un escudo defensivo 4-3 ( 4 zagueros y 3 volantes de primera línea). Pisó el área Quintero y le cometieron penal no sancionado por el árbitro Rojas (15’) y Atuesta desvió un remate potente de media distancia. Bucaramanga se asomó con un tiro de Pérez desviado por David González y Yulián Mejía probó sin suerte desde lejos.

Imperaron en esa etapa los bloques de seguridad en el 0-0, por dos razones : el local tenía telarañas en la zona de creación y el visitante no acertaba en el último pase. Atuesta y Caicedo no entraron en el fútbol asociado y la ofensiva se diluyó de lado y lado. Antes del descanso Quintero le dió un puntapié grosero a Rodríguez y debió abandonar la cancha.

La expectativa creció en el segundo tiempo con el gol madrugador de Mejía. Bucaramanga cometió el error de replegar demasiado a su defensa, a la espera de contragolpes que no pudo armar, no obstante tener superioridad numérica. Medellín aplicó un sistema 4-3-2 y multiplicó el esfuerzo físico y mental.

Ingresaron Castro y Cataño por Viola y Caicedo ( a los 51’ y 54’). La clave del trámite rojo la marcaron : la mayor velocidad, el MOVIMIENTO PERMANENTE para abrir líneas de pase y la salida limpia desde atrás. Comenzaron a brillar Didier, Yairo Moreno y Leonardo Castro, con un paso muy rápido en la zona intermedia de la cancha.

Las apariciones del ataque rojo frente a Aguirre, se repitieron con Yairo y Castro. El empate se veía venir y llegó a los 77’. Toloza quien entró a los 75’ por Álvarez, cobró un tiro de esquina que cabeceó DIDIER MORENO. La defensa dió rebote y el mismo DIDIER, puso a celebrar a la parroquia roja con el 1-1. JJ Peláez contribuyó a la conquista cambiando en el último cuarto de hora, a un juego con 3 defensas, tres volantes, un armador y dos atacantes.

En el único ataque punzante de Bucaramanga en el segundo tiempo, el árbitro sancionó penál (nos pareció carga hombro a hombro de Lopera) y Arizala envió la pelota a las nubes (79’).
Bucaramanga dejó escapar dos puntos, porque se refugió en la mansedumbre.
Por su parte el DIM alejó al infortunio, izando la bandera del arrojo.
No les parece ???

Share This:

2 comentarios

  1. Gonzalo Barreto Hoyos

    19 Septiembre, 2017 at 1:14 pm

    *Por comentario de Wbeimar
    Wbeimar, así como hay drásticas sanciones para los futbolistas por simular $45 millones y 2 semanas fuera de los estadios, así mismo debe sancionarse al árbitro que deja de pitar un penal o cobra uno inexistente o anula un gol legitimo, pero parece que a la Dimayor esto si le gusta los malos arbitrajes.
    Gonzalo Barreto Hoyos, Florencia, hincha del DIM
  2. Fernando Rivera

    19 Septiembre, 2017 at 10:06 am

    *Medellin hizo un gran esfuerzo por no perder ese partido..
    Y lo logro, sin embargo, queda la preocupación por el penal inexistente sancionado por el árbitro, que afortunadamente no se concretó, son dos partidos con actuaciones perversas de los árbitros que han perjudicado grandemente el esfuerzo que hace el equipo por rescatar los puntos.
    Quintero necesita que esa gran habilidad con los pies tenga alguna conexión con el cerebro, porque pasa por un bache de bajo nivel, ya no anota ni de los 12 pasos y siendo un jugador experimentado a pesar de lo joven, se deja provocar de los contrarios como anoche que lo cosieron a patadas, se dejó provocar y terminó expulsado.

    PD. Ya el Medellín no es quinterodependiente sino didierdependiente.
    Fernando Rivera

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *