Capsulas de Carreño

Cali 3-DIM 2: Cuando perder no duele tanto.

Estadio de Palmaseca. Partido interesante, victoria del Cali 3×2 ante el DIM. Foro @AsoDeporCali.

Por María Victoria Zapata B..

Hay victorias que no llenan el alma y derrotas que no la dejan vacía. En el segundo de los casos,  fue justamente lo que ocurrió anoche con el Deportivo Independiente Medellín,  quien  a pesar de su gran presentación ante el Deportivo Cali, se  quedó con las manos vacías en el  estadio de Palmaseca.

En un partido vibrante de principio a fin,  azucareros  y poderosos cumplieron con creces las expectativas que  había despertado  la contienda, ofrecieron un concierto de velocidad, toque, goles   y pundonor y, con sus elevadas dosis de  fútbol y  entrega, minimizaron los errores tácticos de uno y otro en desarrollo de los 90 minutos de juego. El marcador, 3-2, favoreció finalmente al cuadro de la Sultana del Valle pero, en modo alguno desmereció el trabajo del DIM que batalló hasta el instante final del encuentro.

Es un  gran equipo, sin lugar a equívocos,  el  Deportivo Cali, versión 2018 -2.  Y es una escuadra llena de fortalezas, éste DIM de Octavio Zambrano.

José Sand, Dídier  Delgado y Danny Rosero, éste último en el mínuto 88,  dieron cuenta de la eficacia del fútbol local, que tuvo en el contragolpe, primero, en la pelota  quieta, después, sus armas para el triunfo obtenido en la agonía del partido.

En Independiente Medellín, por su parte,  los goles  tuvieron el nombre de su mejor jugador, Germán Ezequiel Cano,  el fútbol se vistió de gala con posesión del balón, juego por las bandas,   toque, pases cortos y en profundidad y un equipo que no desmayó en las dos ocasiones en las que se vio por debajo del marcador ni con la anotación local en los  últimos minutos  del partido, que le entregó la victoria al onceno vallecaucano.

No bastó con los goles de Cano.

Con idéntica  nómina  a la que se presentó en El Campín en la  tercera fecha,  saltó el DIM al gramado del estadio Palmaseca, de la ciudad de Palmira. Y con el mismo ímpetu que desplegó  ante Millonarios se enfrentó al Deportivo Cali.

Y una vez  más el gladiador  y goleador de Independiente Medellín, Germán  Cano, se convirtió en el bastión del equipo y  se erigió como la figura del compromiso. Igualó la pizarra en dos oportunidades – minutos 23 y 65- y batalló de manera incansable durante todo el compromiso.

No  fue suficiente, sin embargo, con las dos anotaciones del caudillo rojo. La efectividad  del cuadro de casa  más  los  tantas veces diagnosticados problemas defensivos le pasaron cuenta de cobro al DIM en una jugada con pelota quieta en la que la zaga del DIM fue superada fácilmente por el defensor central Danny Rosero, para la anotación del triunfo local.

Fiel a su nuevo estilo.

No obstante la derrota y el desgaste del equipo en los minutos finales del compromiso,  lo que le impidió usufructuar la superioridad numérica tras la expulsión del  centrocampista John Edison Mosquera, el  nuevo fútbol del Deportivo Independiente Medellín  ilusiona.

Ayer El Equipo del Pueblo nos demostró que su gran presentación en El Campín no fue  producto del azar, sino el resultado  del  trabajo de un cuerpo técnico, que se materializa en cada fecha jugada,  que cada día nos entusiasma  y agrada más.

Es cierto  que los problemas defensivos no han desaparecido – ni desaparecerán mientras no  haya vinculación de  jugadores de mayor solvencia  en la zaga  roja- pero ello no demerita el reconocimiento de un fútbol que sorprende  táctica, estratégica y estéticamente.  A pesar del desequilibrio entre defensa y ataque, el  DIM de  Octavio  Zambrano, es un equipo  con dominio del balón, con permanente propuesta ofensiva, con fútbol elaborado y con una columna vertebral en la que se destacan Didier Moreno, Andrés Ricaurte y Germán Cano.

Este el fútbol que añorábamos en el DIM. El de filigranas, transpiración y visión de arco contrario. El que nos invita a soñar. El fútbol con el que, en definitiva,  perder  no duele tanto.
(María Victoria Zapata B.)

Compartir:

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *