Capsulas de Carreño

Clásico ARRULLADOR. Por Dubián Trespalacios.

Por Dubián Trespalacios
dubian-trespalacios

Con un saldo de 7 remates a puerta,  35 faltas y 2 goles terminó el llamado clásico mundial de clubes, Barcelona FC vs Real Madrid,  un partido que se lleva todos los esfuerzos de los medios de comunicación del mundo para ser promocionado, transmitido y analizado, a razón de todos los elementos que contiene incluso desde lo extradeportivo, puesto que se sacan “noticias” de todo tipo, tanto en la previa como el pos, alrededor del magno acontecimiento.

Sin embargo, este año el Súper Clásico tomó a los dos equipos protagonistas en un nivel bastante regular. A pesar de no presentar mayores problemas en términos de resultados, pues como siempre disputan La Liga entre los dos y desfilan por la primera fase de la UCL, Ambos equipos atraviesan un bajón futbolístico demostrado en el cruce de ayer, en el que un triste 1×1 a punta de pelota quieta, desilusionó a los que esperaban ver un partido de fútbol en su máxima expresión.

El partido aparte entre los dos aspirantes a Balón de Oro se fue en ceros. Escasas y esporádicas apariciones importantes en el desarrollo del juego y poca intensidad, teniendo en cuenta lo que acostumbran a mostrar en los encuentros decisivos. Por otra parte, sus escuderos, de un lado Luis Suarez cumplió con el gol que puso en ventaja a los azulgranas, mientras Neymar; sólo la amarilla al minuto 28 que pudo haber sido roja. En la otra esquina muy poco, Lucas Vásquez con un sacrificio que conforma al técnico, reemplazando a Bale, y Benzema con un nivel de ex jugador.

Aún así, muy seguramente en los camerinos quien celebró fue el Madrid puesto que se fue del Camp Nou con un empate al minuto 90 tras la ya acostumbrada aparición salvadora de Sergio Ramos, que para ese fútbol de centros podría reemplazar a cualquier 9 del mundo. Dejó a su eterno rival a 6 puntos en la Liga, llegó a 33 partidos sin perder y lo hizo sin el jugador que mejor venía rindiendo en la plantilla, Gareth Bale, en ausencia de su volante clarificador Toni Kross y en la vuelta de Casemiro.

Situación muy diferente para los catalanes, puesto que aunque la Liga va a la mitad, están a seis puntos de un Madrid que como por arte de magia saca cuanto resultado necesita, y lo preocupante del asunto es que su técnico no tiene plan B, si la MSN no anda, Barcelona es un equipo de media tabla y en ocasiones parece hasta sin suerte, caso contrario al de un Real dulce, que encaja victorias por inercia, como si el destino y los astros estuvieran a su favor, porque de fútbol, el reflejo del sábado, una figura que emerge en el momento  que más se necesita y muchos rivales débiles en esta primera mitad de temporada.

Partido de poco fútbol, muchas faltas, reclamos, discusiones, roces y egos. Música para dormir hasta la entrada del maestro Iniesta y el cómico suspenso del final con el peloteo del Madrid. En términos generales: Clásico Arrullador.

Share This:

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *