Capsulas de Carreño

Continuidad al proceso Pékerman. Por Armando Villegas.

Por Armando Villegas, Cali

*Esperemos que se pueda gestar dicha renovación para Qatar 2022 en pro del fútbol colombiano.
—-

Análisis tras análisis de diferentes expertos, comparto y me alineo del lado de los que piden la continuidad del entrenador argentino José Néstor Pékerman, en tal caso de no ser posible, debe mantenerse su misma línea, ya que su proceso se puede calificar con argumentos como un proceso exitoso y satisfactorio para el fútbol colombiano, sí se analiza el trayecto de ambos procesos clasificatorios simultáneamente.

Es exitoso en la medida en que se consigue bajo su conducción clasificar nuevamente a un mundial después de tres procesos fallidos, lográndose clasificar a Brasil 2014, mundial que marca la mejor participación de toda la historia de Colombia, por lo que se respeta el proceso dándosele continuidad, y de forma consecutiva se obtiene otra clasificación para el reciente mundial de Rusia 2018.

Es exitoso porque se logra clasificar dos veces continuas dentro de las eliminatorias más difíciles de todas las federaciones de la FIFA. Obteniendo en ambas clasificaciones números respetables.  Para Brasil 2014 se alcanzan por primera vez los 30 puntos, colocándose en el segundo puesto de la tabla, obteniendo un alto rendimiento que posicionó a la Selección en el ranking general de la FIFA, colocándose así como cabeza de grupo para dicho mundial.

Y para Rusia 2018 se alcanzaron 27 puntos, ubicándose en el cuarto puesto, donde se tiene que reconocer que la Selección pasó por un proceso de adaptación de nuevas figuras, y sobre todo fue una de las eliminatorias suramericanas más reñidas de la historia de la Conmebol, donde casi se quedó por fuera Argentina y el doble campeón de América y subcampeón de la Copa Confederaciones como Chile, no pudo clasificarse por tercera vez seguida a un mundial.

Es un proceso satisfactorio en cuanto que en ambos mundiales se dejó una buena imagen, aun tras perder en el reciente mundial con Japón en la fase de grupo, en un mundial como el de Rusia considerado ya atípico por sus resultados inesperados, donde se continuó proyectando nuevos baluarte del fútbol colombiano.

Es satisfactorio porque se  consigue continuidad y presencia mundialista, vitrina ideal que impulsa y proyecta el fútbol colombiano en el escenario internacional, figurando con selecciones como la de  España y Francia que sumaron en su proceso preparativo, y en pleno mundial de Rusia se enfrentaron a Inglaterra, encuentros que la posiciona en la mirada de todos.

Por lo anteriormente expuesto, comparto a igual que muchos que debería darse continuidad a Pékerman, a pesar de que también hay detractores del proceso, que no lo quieren por cuestiones de estéticas por el fútbol mostrado por en algunos partidos, donde debió ofrecer una mejor cara. Pero es tema de otro debate, lo que debe imperar es que al final los resultados hablan por sí mismos y avalan para otra renovación.

Esperemos que se pueda gestar dicha renovación para Qatar 2022 en pro del fútbol colombiano. En tal caso no llegar a un acuerdo, debe mantenerse esa misma línea de contratar a un entrenador experimentado, sea nacional o internacional, que tenga las convicciones necesarias para organizar y modelar a los seleccionados, como también enfrentar los obstáculos internos que puedan propiciar la dirigencia del balompié colombiano.
@dtarmando
@dtarmandovillegas

 

Compartir:

4 comentarios

  1. Jorge Ivan Londono

    11 julio, 2018 at 6:23 pm

    *En desacuerdo con la continuidad de Pékerman
    Al igual que los miembros de la comunidad de Cápsulas, que han comentado la columna de Armando Villegas, no estoy de acuerdo con la continuidad del técnico Pékerman. Para mi lo hecho en Rusia, inferior a lo de Brasil, deja un sabor amargo porque teníamos materia prima para haber hecho una mejor presentación, y llegar a instancias que no imaginábamos.

    El cuerpo directivo, técnico, medico y auxiliar que tuvo la selección en Rusia estaba compuesto por 21 integrantes, de los cuales 10 son argentinos de nacionalidad, miremos:

    Jose Nestor Pekerman (argentino) tecnico
    Nestor Lorenzo (argetino) Asistente tecnico
    Patricio Camps (argentine) asistente de campo
    Pablo Garabello (argentino) asistente de campo
    Esteban Cambiasso (argentino) Veedor de rivales
    Eduardo Urtasun (argentino) preparador físico
    Gustavo Metral (argentino) video analista
    Martin Petrelli (argentino) kinesiólogo
    Pascual Lezcano (argentino) Manager del cuerpo técnico y mandamás en la seleccion
    Gabriel Wainer (argentino) secretario técnico
    Como ven, en la lista de cargos solo falta el director espiritual del cuerpo técnico
    Ahora bien, el técnico Pékerman, él solo, devenga cuatrocientos veinte millones de pesos mensuales ($420.000.000) eso pues sin contar premios, viáticos a Europa a ver jugar a nuestros muchachos, y dejemos otros ingresos en el pensamiento de los lectores. Eso pues sin contar que otras prebendas estén incluidas en el desconocido contrato firmado por el técnico con Luis Bedoya….si ese mismo.

    Ah, y agreguemos algo que a lo mejor no sea relevante, pero donde vive Pekerman?? se mueve entre Buenos Aires, Miami y Europa y viene a Colombia tres días antes de las concentraciones. Así mamey
    Jorge Iván Londoño, columnista Cápsulas

  2. Mauricio Restrepo Lema

    10 julio, 2018 at 12:00 pm

    *Que argumentos tan mediocres para respaldar un proceso
    Donde sólo nos han salvado las individualidades tanto en Brasil como en Rusia. Nunca se ha tenido una identidad y menos juego de conjunto. Todo esto obedece al poco trabajo porque nunca se aprovecharon los microciclos si los hubo.

    Otro punto es que los planteamientos nunca fueron los acertados y menos las sustituciones se dedicó el y su gran número de colaboradores (numeroso e incompetente)a promover jugadores para la venta en detrimento del funcionamiento y de los resultados del seleccionado.

    Nunca ante rivales de peso como Brasil y especialmente ante Argentina mostramos buen nivel. Y ante los gauchos siempre me pareció que Mr. Pekerman siempre se dejaba ganar porque Argentina para esos encuentros siempre llegaba necesitada. A mal que les hiciste Pekerman porque ayudaste a disfrazar que Argentina venía en Barrena.

    Por todo esto y por muchas cosas más no más Pekerman, técnico miedoso.
    Mauricio Restrepo Lema, Miami

    Del editor. Se refiere Mauricio a la columna de Armando Villegas.

  3. Gustavo Ruiz

    10 julio, 2018 at 8:27 am

    *Sí, pero…
    Es cierto que a nivel de resultados podría considerarse satisfactoria la gestión del técnico Pékerman, aunque visto en perspectiva se cuestionan sus decisiones en partidos decisivos tanto en Brasil como en Rusia, pero hay varias razones que podrían objetar una renovación tan enfática como la que propone el columnista.

    La primera tiene que ver con el entorno cerrado que rodea a la selección. Si bien esto contribuye a proteger el trabajo del técnico evitando folclorismos que tanto mal han hecho, en la segunda era de Pékerman, derivó en una especie de búnker, marcado por la ausencia, el secretismo y la desinformación como bien se supo con respecto al tratamiento con las lesiones.

    La segunda se relaciona con las decisiones en la selección de jugadores, muchas de ellas injustificadas y signadas por la sospecha de intereses comerciales; cada convocatoria traía consigo nombres inexplicables que dejaban en el aire la injerencia de Pascual Lescano en la convocatoria. Para este mundial resulta cuestionable la convocatoria de jugadores lesionados en detrimento de otros que hubieran podido aportar más. ¡Cuanta falta hizo Edwin Cardona en el partido contra Inglaterra! ¿Quién se quedó con su cupo? Izquierdo, ¿cuánto jugó? O el caso de Abel Aguilar, para mí líder indiscutible del equipo, pero que no estaba en condiciones. Y así una larga lista de jugadores cuyo paso fugaz sirvió tan solo para posicionarlos en equipos extranjeros. El caso más escandaloso es el de Quintero: no lo llamó cuando brillaba en el Medellín, mientras sí lo convoca siendo suplente en River.

    La tercera tiene que ver con la conformación de la nómina; uno no entiende por ejemplo el caso de Mateus Uribe. Un jugador polifuncional, con marca, manejo de balón, llegada y dinámica; pero cuyo mayor rendimiento es por la derecha o por el centro. En partidos como el de Japón, no lo alineó a pesar de que su presencia hubiera ayudado a equilibrar las cargas después de la expulsión. Contra Inglaterra, su presencia como tercer volante tapón hubiera ayudado a tener mayor manejo en el medio, pero optó por tres volantes de corte. Y cuando lo ponía lo ubicaba en la izquierda, zona en la cual no ofrece todo el potencial.

    Algo similar ocurre con la entrada de Bacca, no se explica su presencia ante la ausencia de fútbol en la mitad. ¿Cuál era la solución…cambiar la soledad de Falcao, por la soledad de dos centro delanteros a quienes no les llegaba el balón nunca?

    Y lo último, es su falta de compromiso con la selecciones juveniles. Esta generación que tantas alegrías nos ha dado, es producto de un largo proceso desde las juveniles. ¿Qué se dejó sembrado para el futuro? Nada. Y esto considero es lo más grave.

    Así las cosas, pienso que Pékerman no puede considerarse un técnico indiscutido en este momento. Ya no es esa figura a la cual hay que rogarle para que se quede, como después de Brasil, y a la cual se le brindó patente de corso para hacer lo que quisiera. Considero que existen otras opciones, o que en caso de una renovación, esta se haga con condiciones muy claras que garanticen un proceso sostenible y transparente.
    Gustavo Ruiz, Medellín

  4. Luis vargas

    9 julio, 2018 at 11:48 pm

    *Que sea ciclo cerrado con Pékerman
    Con el mayor se los respetos!!, con mentiras?, sufriendo!, sin coherencia!, sin plan táctico?, dependiendo solo de las individualidades!, donde el goleador es un defensa?, pues déjeme decirles que fuimos a Rusia mas por suerte que por futbol!!, para mi el ciclo está cerrado!, si fuera colombiano!, pediría lo mismo?, no creo!!
    Seamos sinceros y desapasionados se perdió la esencia del Fútbol Colombiano!, esa que nos dio prestigio!, goce y lo mejor orgullo!, hoy a la suerte de un cabezazo o simplemente al error!, toca empezar de nuevo!, y cuál es el
    miedo al cambio?, si lo que tenemos está en desuso?
    Luis Vargas, Medellín

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *