Capsulas de Carreño

Cristian Molina, capitán Sub-20 del Real Santander

Cristian Molina,capitán Sub-20 de Real Santander.


Por Nas Beltrán Freire

@NasBeltran

 

Cristian Molina Pacheco nació en Ocaña (Norte de Santander)  el 19 de marzo de 1997. Se desempeña actualmente en Real Santander como volante 6, aunque en algunas oportunidades lo vemos como central o jugando un poco más libre en el medio campo para darle salida a su equipo.

Dentro de sus cualidades deportivas podemos resaltar su gran técnica, es físicamente fuerte, va bien arriba, realiza buenos cambios de frente y se convierte en gran respaldo para sus compañeros en el terreno de juego.

Desde pequeño  le gustó el fútbol, siempre que veía una pelota en sus ojos se evidenciaba la ilusión de jugar este deporte. Recuerda de su infancia que vivía en una finca donde armaba en el patio trasero 2 arcos para jugar e inventaba campeonatos en donde el único jugador era él; con el paso del tiempo el gusto por este deporte que mueve las fibras en el mundo entero, solo avanzó para así comenzar a soñar con ser futbolista profesional.

Su formación deportiva comenzaría a los 8 años en Cartagena, su familia se mudaría allí y en tierras costeñas encontraría su primera escuela “Club Atlético Triunfantes” en donde duró 4 años con el profesor José María, allí ganaría la liga de su categoría y daría sus primeros pasos en el fútbol. Para el 2010 volvería a su tierra natal, Ocaña, en donde haría parte de 3 escuelas deportivas, la última de ellas fue “Cambridge F.C.” en donde le brindaron la orientación necesaria y de dieron la opción de ir a Bucaramanga y probarse con el Equipo de Todos.

Su llegada a Real Santander se da en 2014 con ayuda de sus profesores Wilson Arenas y Ediño Díaz, quienes lo enviaron a la escuela de formación en donde duró dos semanas; un día el preparador físico de la Sub-20 fue a realizar una sesión con los muchachos de la escuela y se sorprendió al ver la gran condición física y técnica de Cristian, por tal razón se acercó a él y le hizo la propuesta de que se presentara con el equipo Sub-20 pero en ese entonces ya había conformada una base y conseguir un cupo para esta división sería complicado. Luego decidió presentarse al proceso Sub-18 junto con 80 jóvenes más, en donde sólo escogerían a 25 y Molina fue uno de ellos. Con esta categoría jugaría “Ascenso” y se coronaría goleador pese a no ser delantero, anotó 25 tantos con los albicelestes.

En 2015 volvió a hacer parte del proceso de selección sub-20 que comandaba su actual entrenador Fernando Galvis en Real Santander, aunque de nuevo la base ya se encontraba y en algún momento pensó en abandonar el equipo albiceleste y probar en el Atlético Bucaramanga, Galvis comenzó a ver sus cualidades en el terreno de juego para así conseguir esa oportunidad que tanto estaba buscando. Hoy, es titular inamovible y además es capitán de este equipo que sueña con lograr una mejor participación en la Súper Copa Juvenil de la FCF, en donde el año pasado llegaron a semifinales.

Todo no ha sido color de rosa para Cristian, hubo 3 momentos en los que sintió que debería abandonar este camino  y los recuerda con mucho sentimiento; en 2014 fue victima de dos robos en una misma semana, en el primero unos guayos más otras pertenencias personales que fueron hurtadas mientras él se encontraba jugando en la cancha del Mutis con Real Santander, tenían  la costumbre de dejar los bolsos reunidos sin supervisión, estaba feliz por la victoria 2-0 en donde casualmente había sido el autor de los goles, pero cuando llegó a las graderías se encontró con que su maletín no estaba; esa misma semana saliendo de entrenamiento 3 hombres lo abordaron para robarle sus pertenencias, ahí perdió su último par de guayos; en ese momento sintió que era hora de despedirse de sus compañeros y decir adiós al fútbol, algunos padres de sus compañeros le ayudaron económicamente para reunir dinero y comprar unos nuevos.

En el proceso de pruebas sub-18 Norberto Peluffo era el director deportivo del Equipo de Todos y se acercó para decirle que era mejor que se devolviera para su pueblo, pues el fútbol no era para él. Un año más tarde Peluffo retornaría  y se llevaría la sorpresa de que Cristián era uno de los jugadores más destacados de la sub-20, capitán y titular. El tercero fue este año, se encontraban en pretemporada con  Real Santander y le informaron que no era de los escogidos para ser parte del equipo profesional pues su posición estaba copada, Molina pensó que ese era el punto final de todo esto, afortunadamente al día siguiente sus profesores lo animaron diciéndole que aunque el tan anhelado debut se viera lejos, estaría mas cerca de lo que él pensaba, pues se disputaría Copa y algunos de las divisiones menores serían tenidos en cuenta para dichos compromisos.

El apoyo de su familia ha sido importante en este proceso, sobre todo de sus papás y tíos, los cuales lo acogieron como un hijo en la ciudad bonita, aunque algunos de sus familiares y amigos no creyeron en él desde el comienzo de esta etapa, pues siempre le recalcaban que el fútbol era algo en lo que no tendría futuro, y a su mamá no le agradaba la idea de que se tuviera que ir de casa; hoy en día recibe manifestaciones de orgullo y admiración por estar en el lugar en el que se encuentra, llamadas y mensajes de esos mismos que en el pasado le dijeron que no llegaría a ningún lado.

“Pichi” es un buen compañero, buen capitán.

“Pichi”, como lo llaman sus amigos y seres queridos, es considerado por sus compañeros como un gran jugador, excelente volante de marca que no abandona nunca, lo admiran por su humildad, entrega y apoyo, lo respetan por ser el capitán del equipo sub-20 y su compromiso con el equipo. Como persona resaltan que es el “parcero” de todos, el que los ayuda en cualquier situación,  es entregado al fútbol, tiene sus metas claras y no le gusta perder. Jamás colocan en duda su trabajo dentro y fuera de las canchas pues ellos son testigos presenciales de todo este sueño.

Su liderazgo en la cancha viene de su disciplina, trata de ser siempre el primero en llegar a los entrenamientos, de asistir a todos los partidos profesionales,  sin importar el resultado entiende de la importancia de motivar a sus compañeros para que no bajen los brazos hasta el último minuto, se ganó la confianza del DT gracias a su humildad, a ser un instrumento de comunicación entre sus compañeros que constantemente lo buscar por ayuda o un buen consejo para la vida.

El tan anhelado sueño se cumpliría el 3 de mayo de 2017 como sus profesores se lo habían reseñado en el pasado, pues en Copa Águila vs Atlético Bucaramanga se daría su gran debut como profesional. Pichi recuerda este día con un sentimiento muy especial, los sacrificios y esfuerzos realizados durante los últimos 3 años se plasmarían en un partido que aunque no contó con un marcador favorable para su equipo, sería un día inolvidable en su memoria. Ese miércoles no tenía aún certeza de si iría de titular o como alternativa, al ingresar al camerino no quiso mirar la formación y esperó a que su compañero Santiago Daza le dijera: -Pichi, lo van a botar al ruedo. Los nervios se comenzaron a apoderar de él, así que tomó su biblia y comenzó a rezar para calmarse y salir a la cancha.

Dentro de sus próximos sueños está consolidarse con el primer equipo y aportarle a esta institución que le ha ayudado en la búsqueda de su futuro, también llegar a un club grande de Colombia para dar el gran salto a Europa. Los jugadores que tiene como ejemplo son Alexander Mejía y Gary Medel por su entrega en el campo, por las ganas que demuestran, su liderazgo y el gran juego que siempre demuestran en sus equipos.

Por ahora Cristian continuará capitaneando el equipo Sub-20 que se encuentra en la disputa por un cupo a la siguiente fase de la Súper Copa Juvenil de la FCF y como una opción del primer equipo para cuando requieran de su talento; espera volver a recibir un llamado a la profesional para disputar el último encuentro por Copa Águila con Real Santander en Magangué vs Unión Magdalena y así seguir sumando minutos profesionales, aprendiendo de esta linda experiencia y continuar demostrando el amor por los colores de la camiseta albiceleste del equipo santandereano.

Share This:

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *