Capsulas de Carreño

Dame un balón y moveré el mundo. Por Alexis García Vega.

Por Alexis García Vega

 

*El mundo del fútbol concentra diariamente la atención del país. Y en Colombia se programan tantos partidos, que se juega poco fútbol.
——————————————–

Una de las  noticias que mas me sorprendió hace ya un tiempo fue la venta de los servicios de  Jackson Martínez, un jugador nacido en el departamento más pobre de Colombia a  un equipo Chino por la friolera suma de 42 millones de euros, o sea, muchísimo más dinero que el presupuesto mismo de sus coterráneos.

Si invirtiera el dinero que se va a ganar, dicen que 9 millones de euros cada año, en alimentación para los niños que aun mueren de desnutrición en Colombia ayudaría a superar este flagelo.

Pero aquí no vengo a contar plata, quiero contarles que hoy en día el crecimiento del fútbol ha sido tal que se ha convertido en el factor que maneja  las emociones, la pasión, las alegrías y las tristezas de la gente, todas ellas momentos de la vida que no tienen precio material.

El  torneo Colombiano avanza y con este la carrera por el título, que generalmente gana Atlético Nacional  el equipo más organizado y el más rico del torneo, el que contrata y paga a los mejores jugadores, el que hace la ecuación correctamente: ficha a la élite y gana casi todo, el de presupuesto boyante contra los pobres, el de un modelo deportivo coherente, contra los de proyectos deportivos sin claridad, que terminan reemplazando entrenadores como cambiando calzoncillos. Este equipo con su  organización, con su sello, marca tendencia y  dibuja el paisaje del torneo.

En la Champions, el Madrid y la Juventus marcan el paso y jugarán con justicia la final, el Real desdibujó al aguerrido Atlético de Madrid, mientras la Juve volvió trizas al joven e inexperto Mónaco que parecían niños lampiños enfrentando hombres de barba y pelo en el pecho.

La cantidad de partidos que presenta la televisión en nuestras casas es tan numeroso, el contentillo es tan grande que hay equipos que llevan a los aficionados a una sensación de fatiga igual a la de sus piernas y terminan agotando totalmente las reservas de entusiasmo en ellos.

En este medio es todo tan soportable que los máximos dirigentes de la FIFA han traicionado el principio que más pregona la entidad: El juego limpio y aun el balón sigue girando y con él los sueños de miles de niños que amanecen cada día creyéndose: MESSI así sea solo en sus mentes, todo el mundo tiene licencia para soñar.

Existe una lucha feroz por no dejarse devorar por el ruido que hace que el talento huya despavorido de las canchas, aunque quedan algunos rescatistas que corren tras él para retornarlo a su hábitat natural, como lo hace Neymar, Suárez, Cristiano, Alexis, Modric, Mbappe que nos dan señales de esperanza.

Aunque  el fútbol nos está  dando la sospecha de que el lugar  por donde se mueve es la patria del vigor y no de la sutileza.

En nuestro torneo todavía  hay unos pocos jugadores con valores contemplativos como Ibargûen, Matheus Uribe, Macnelly Torres, Roa, Juan Fernando Quintero pocos muy pocos pero se han convertido en una cantera de emitir mensajes que sus rivales no pueden entender pero sus compañeros y aficionados sí, le dan un trato tan respetuoso a la pelota que la obliga a mantenerles la fidelidad permanente, el problema es que los buenos salen y se van, ojalá los dioses del fútbol y los chinos nos permitan seguirlos disfrutando.

En Colombia se programan tantos partidos , que se juega poco fútbol. Cantidad que no compensa calidad: la Liga, la Superliga, la Copa, la Copa Libertadores, el repechaje, la Sudamericana, los partidos de la B y hasta el Ponyfútbol, programación para todos los horarios, fútbol todos los días y por si fuera poco tenemos: la Liga Italiana, la Inglesa, la Alemana, la Española, por ratos la de Francia y ahora hasta la Liga China, el problema es el tiempo y el espectáculo porque fútbol hay para todos los gustos y los disgustos.

Share This:

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *