Capsulas de Carreño

De dónde salió Brayan Carabalí, nuevo jugador del DIM

Brayan Carabalì, nuevo jugador del DIM, con el presidente del equipo, Eduardo Silva Meluk.


Por Armando Villegas,

Especial para Cápsulas

Las grandes maravillas de la vida, vienen de los soñadores, los que se atreven a volar sin alas para marcar la diferencia, siendo capaces de tocar las estrellas y junto a ellas iluminarnos de toda su magia. Por lo que no se puede llegar muy lejos en la vida sin la motivación de un sueño, es el que te mueve a dar lo mejor de ti, tu mayor esfuerzo.

Es lo que te da a entender el joven Brayan Steven Carabalí Bonilla, cuando tienes la grata oportunidad de escucharle hablar sobre su proyecto futbolístico, cuando te reafirma convencido de sí mismo, que trabaja para ser un jugador fuera de lo común, aspirando en cada momento llegar a lo más alto.

Brayan Carabalí es un joven que a primera entrada parece a cualquier joven de su edad, entusiasta y lleno de ilusiones, que disfruta escuchar música y ver películas, pero en la salida te das cuenta que posee una mentalidad madura respecto de su proyección formativa y próximamente profesional, estando claro que para alcanzar el éxito, sólo puede ser posible a través de la disciplina, “no es suficiente tener talento, el talento uno debe sumarle trabajo con disciplina, dedicación y esfuerzo”.

De esta manera Brayan Carabalí te va mostrando las claves con la que ha logrado alcanzar cosas importantes en su proceso formativo y de seguro también obtendrá en su nueva etapa profesional en el Club Deportivo Independiente Medellín para la temporada 2018 del fútbol profesional colombiano.

Pero quién es Brayan Carabalí, de dónde proviene este joven que estará vistiendo la camiseta del Medellín para esta temporada entrante. A continuación realizamos una breve reseña biográfica de los orígenes de este prometedor jugador y del cómo llega al Medellín.

Este joven jugador es caleño, nacido en el Distrito Agua Blanca, un 25 de febrero de 1999, siendo criado en el Barrio Charco Azul donde ha vivido toda su niñez. Aunque no fue fácil para él su niñez, ya que le tocó afrontar una pérdida dolorosa a muy temprana, tan sólo con tres años de edad muere su madre, y su padre nunca supo asumir su rol, desentendiéndose de él, hasta salir de su vida a sus once años de edad.

A pesar de no poder contar con sus padres biológicos, pudo superar esta situación gracias a los cuidados de sus tías y en especial el de su abuela Bella Elena, la cual asumió de manera significativa para Brayan Carabalí, el rol de ser su madre y padre a la vez, ha sido ella quien lo ha orientado y motivado a su carrera futbolística, por lo que una de sus grandes metas es poderle dar una mayor calidad de vida a su abuela y premiarla con cada uno de sus logros personales y profesionales.

Brayan Carabalí con su abuela, Bella Helena, su soporte de vida.

Sin lugar a duda la educación en valores recibida de su abuela, le ha permitido abrirse camino dentro de las dificultades propias de nuestras barriadas donde existen elevados índices de carencias sociales. “Mi abuela siempre quiso que hiciera algo útil, que cuando ella ya ella no esté, yo pueda defenderme y ser alguien en la vida”. Así mediante la invitación de un amiguito del barrio Brayan Carabalí comenzaría a dar sus primero pasos en el fútbol.

A sus siete años de edad, llega al equipo de la Fania bajo la dirección del entrenador Alex Cabeza, donde confiesa que no fue fácil al inició: “yo era el más malo de todos, no me metían en los partidos”. Pero esto no lo desanimó, recordaba que Cabeza menciona que trabajando duro podían llegar a ser alguien en la vida. “No jugaba pero entrenaba duro… un día el profe me metió de defensa, pues lo hice bien ese día, de allí me dio confianza”.

Luego de un tiempo en el 2011, el entrenador Pedro Acosta le hace la invitación para un día jueves a las dos de la tarde hacer pruebas en el club Cyclones de Cali y que no se preocupara por los gastos de pasaje que él lo ayudaba, de este modo asiste y hace las pruebas y logra quedar.

Estando en Cyclones de Cali, encuentra las condiciones propicias para dar un salto de calidad a su proceso formativo, debido que en este Club toda su preparación estaría dirigida a explotar su potencial futbolístico hacia alto rendimiento y una proyección hacia el profesionalismo.

En seis meses en Cyclones de Cali, fueron suficientes para mostrar su enorme potencial, ya no era el mismo niño que a sus siete años desconocía el juego, mostraba dotes de ser un jugador distinto, por lo que fue apoyado incondicionalmente por el entrenador Juan Carlos Meza, quien lo llevó a su casa y lo respaldó en cubrir todas sus necesidades para que pudiera desarrollar una adecuada formación. “Meza me tomó como un hijo… yo dañaba muchos lo guayos y me los reponía con nuevos guayos… me condujo por el camino del bien… agradezco lo que hizo por mí”.

Recuerda con gusto, que Meza lo lleva a un torneo internacional en los Estados Unidos (2014), experiencia que lo marcó significativamente, no sólo en lo futbolístico, sino que fue su primera vez que viajó en avión y conoció al mar, confirmando que el fútbol premia la disciplina.

De esa experiencia en los Estados Unidos, regresó más motivado por lo cual empezó a trabajar el doble de duro, ya contando con un respaldo pleno por parte de Cyclones de Cali, comienza a recibir un apoyo socioeconómico y entrenamientos personalizados bajo la dirección del Entrenador Jonathan Meza, con el cual acordó llegar dos horas antes del inicio de los entrenamientos para hacer entrenos individuales dirigidos a potenciar y mejorar sus condiciones técnicas y físicas.

Mediante el apoyo de su Club y entrenadores, logra conseguir en su proceso formativo una serie de logros importantes, convirtiéndose en un referente de su categoría, haciéndose con la banda de capitán, ya que desarrolla a su vez actitudes de liderazgo, con los años consigue en el 2017, hacer unas pasantías importantes como viajar a España y entrenar un par de semanas con la reserva del Málaga, de igual manera con la de Boca Júniors en Argentina, experiencias con las que se fortalece futbolísticamente.

Brayan Carabalì, capitán campeón con Cyclones Cali en el Torneo de las Américas 2017.

Por otra parte, llega hacer seleccionado para representar la selección del Valle del Cauca, alcanzando un sueño que se le hizo esquivo por un tiempo, ya que en las primeras convocatorias no pudo hacerse con un lugar porque según los entrenadores de turno no tenía la contextura física necesaria, pero luego con todo su recorrido y preparación técnica y aumento de sus condiciones físicas, se hace un lugar indiscutible en la línea central en el seleccionado Sub-20 2017, y no sólo eso, se le otorga la banda de capitán, porque es un líder natural que ya se había hecho un nombre en el Valle, conocido popularmente como Pepón, un central de excelentes condiciones físicas y técnicas, fuerte en la marca y serenidad para darle salida a su equipo.

El 2017 ha sido un gran año para Brayan Carabalí, logra hacer pasantías internacionales, es subcampeón con la selección Sub-20 del Valle, y cerrándolo de manera espectacular con darle bajo su capitanía, el título de campeones a su club Cyclones de Cali en la categoría Sub-20 en el prestigioso Torneo de las Américas. De esta manera agradece al Club y a todos sus entrenadores que han contribuido a su proceso formativo: “Agradecido con todos ellos, me enseñaron bien… trabajo duro para no defraudarlos”.

Brayan Carabalí resalta que ha admirado a David Luis, “Me gustaba ver vídeos de David Luis, aprender de él, ahora los miro para superarlo”. Ahora tiene el gran reto en el Medellín, de mostrar el porqué el Club ha puesto la confianza en él, no me queda duda de que lo hará bien, su convencimiento y lo que ha logrado en su etapa formativa no de da lugar para dudarlo: “trabajo duro, quiero ser grande, no quiero ser un jugador más de lo común” “Mi familia cuenta conmigo, no los voy a defraudar”.

El 2018, es un año que promete mucho para este joven patrocinado por la prestigiosa marca Adidas y que cuenta con la representación del empresario Luis Felipe Posso. Brayan Carabalí, es un joven que tiene muchos sueños con su llegada al Medellín: “Quiero ganarme un lugar, estar en el once titular… Hacer un gran torneo y ir a la selección Colombia”. Nuestros mayores deseos para el inicio de su carrera profesional.
(@dtarmando @dtarmandovillegas)

 

Compartir:

Un comentario

  1. Jose M Restrepo

    4 enero, 2018 at 8:48 pm

    *Lo de Rivaldo Correa y Brayan Carabalí al DIM
    La llegada de jóvenes como Rivaldo Correa y Brayan Carabalí insinúa una nueva mentslidad en el DIM de apostarle al talento joven y al futuro.
    Josè Manuel Restrepo, Medellín

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *