Capsulas de Carreño

“Diego Costa desatranca a una España ofuscada” (L.V.)

Diego Costa celebra su gol ante Irán. Foto Francois Nel / Gett, tomada de La Vanguardia.


*El delantero anota con fortuna un gol que derrota a una desquiciante Irán.

POR ROBERTO RODRÍGUEZ
La Vanguardia

Ni en la vida ni en el fútbol las cosas son siempre lo que parecen. Tampoco lo fue para España Irán, rabiosa defensora de su portería en un inicio y peligrosa cuando necesitó el gol. Los de Hierro fueron superiores en juego e intención a lo largo del encuentro, pero excepto al comienzo del segundo tiempo, se jugó siempre a lo que quiso la desquiciante selección de Irán.

Al principio porque se negaron a jugar y se dedicaron interpretar lesiones para perder tiempo, y después porque se quitaron la careta para mostrar con fútbol por qué están en el Mundial de Rusia. Diego Costa, con un gol de rebote, desatrancó un partido que no fue ni mucho menos lo que se esperaba y en el que la España de Hierro necesitó de todos sus recursos para sumar los tres puntos.

España vivió en su piel lo que supone un Mundial. Un rival a priori accesible ante el que la victoria se daba por descontada se convirtió en una complicada batalla con un final excesivamente abierto. Tardó en llegar el gol, pero tampoco fue producto de una jugada elaborada. Después porque el lobo se quitó la piel de cordero que había llevado durante buena parte del partido para convertirse en un equipo muy peligroso también con el balón.

El comienzo del encuentro resultó un espectáculo poco deportivo en el que las pérdidas de tiempo de los jugadores de Irán fueron descaradas y sorprendentemente permitidas por el árbitro uruguayo Andrés Cunha. No quería jugar el equipo de Queiroz. Cuando no era una falta para cortar el ritmo de juego de los de Hierro, se tiraban al suelo simulando lesiones o se eternizaban en cualquier tipo de saque, ya fuese de banda o de puerta.

En condiciones normales la selección podría superar una situación similar, pero lo visto en el Kazan Arena rozó el esperpento, más si cabe por la permisividad del colegiado, que ni advirtió a los jugadores iraníes ni mostró amarilla alguna por las constantes faltas. Todo ello acabó desembocando en que los nervios de España se convirtieron en desesperación ante la imposibilidad de jugar.

El partido se igualó después del gol por la condescendencia de España. Pero también porque enfrente había un equipo que, no en vano llevaba 12 partidos sin encajar un gol, seguiría siendo una piedra en el zapato español. Los persas mostraron en los últimos minutos que podrían haber competido con España de otra forma. Incluso rozaron en gol con un remate de cabeza de Taremi que se marchó alto por muy poco.

No fue la mejor noche de los de Hierro, ofuscados y desquiciados por un rival que maneja muy bien el otro fútbol. El sufrimiento del final debería preocupar más al seleccionador, ya que Irán fue capaz de empujar hasta el final en busca del empate. El liderato del grupo es una buena noticia, también lo es que el partido decisivo sea ante una selección que ya está eliminada como Marruecos.
(Fuente: La Vanguardia)

Síntesis
ESPAÑA 1 (0) – IRÁN 0  (0)  (Miércoles, 20 de Junio)

Mundial Rusia 2018
Segunda jornada del Grupo B.. Juego No. 20
Estadio: Kazán Arena
Asistencia: 42.718 espectadores
Central:  Andrés Cunha (Uruguay)

 Irán:
Beiranvand; Rezaeian, Hosseini, Pouraliganji, Haji Safi (Mohammadi, m.69); Ebrahimi, Taremi, Ezatolahi, Amiri (Ghoddos, m.86), Ansarifard (Jahabakhsh, m.75); y Azmoun.
Técnico: Carlos Queiroz.

España: 
De Gea, Carvajal, Piqué, Sergio Ramos, Jordi Alba, Busquets, Iniesta (Koke, m.70), Lucas Vázquez (Marco Asensio, m.79), Isco, Silva y Diego Costa (Rodrigo, m.89).
Técnico: Fernando Hierro
Gol: Diego Costa (minuto 54).

Compartir:

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *