Capsulas de Carreño

DIM 1 – Emelec 2. Lo cogió la luz.

 

El equipo ‘’eléctrico’’ de Ecuador, Emelec, con dos corrientazos dejó al DIM al borde del abismo en la Conmebol Libertadores. Foto Conmebol.com.

Por  Wbeimar  Muñoz  Ceballos.

El  equipo  ‘’eléctrico’’ de  Ecuador, con  dos  corrientazos  dejó  al  DIM  al  borde del  abismo en Copa Libertadores de América.  El cuadro local pagó  un precio muy  alto por  sus errores  en defensa  y  a pesar del   gran esfuerzo atacante, en el que tiró de dignidad y orgullo,  congeló las ideas  y no pudo vencer  la resistencia  de  los ecuatorianos.

A  los 3’ se  resbaló  Saíz,  Mondaini  ganó el  fondo  de la cancha y el centro al área fue aprovechado  por  AYRTON PRECIADO, quien posicionado entre Mosquera  y  Marlon, decretó el 1-0.   A  los 17’ VALENTÍN  VIOLA, devolvió  la esperanza con  el  1-1, previas jugadas de Didier, Marrugo  y Castro.  A los 27’, un rechazo de Mosquera  golpeó a su compañero  Marlon y  BRYAN ANGULO  ganó el rebote, para el 2-1. Emelec  era superior por los costados (Mondaini- Angulo) y por el centro.

Cerrando el primer tiempo, un balón enviado a la red  por PINILLOS, fue considerado inicialmente como gol  por el  árbitro uruguayo  Fedortuck, pero luego anulado porque el asistente Pastorino, le  hizo caer en  la cuenta de su ilegalidad.   Quedaba un tiempo, por delante.

PECÓ el DIM POR SUS  DESAJUSTES  ATRÁS, QUE NO SON NUEVOS.  Extendió la cadena por falta de filtración en el medio, donde Didier, con muy poca ayuda de su gente, sudó la gota amarga, por el doblaje creativo que le hicieron Quiñonez y Gáibor.   El asunto, tácticamente, no pasa por tener muchos volantes  de contención, sino  esencialmente en que la mayoría del equipo vuelva  rápido y ordenado,  por  detrás  de la línea del balón,  detalle que  NO  cumplió  el rojo .

Siguió  pecando el anfitrión al ser  inoperante en el juego exterior, donde siempre  envió   centros divididos  al área, facilitando el trabajo de los centrales adversarios ( Jaimes-Pinillos-Bagüí)  y  aportar  como única fórmula el trabajo interno, en el que creó jugadas de aproximación , sin culminaciones  en el área  (casos Viola, Marrugo, Mosquera, Caicedo  y  Mao).

La virtud del vencedor, radicó en que ganando de visitante , 1-0 y después 2-1, en la primera parte, siguió carburando en ofensiva, con base en una elaboración posicional, con líneas adelantadas.   Prolongó sus razones  de triunfo, con una espera de mucha concentración en el tiempo complementario y  la intención de contraataques.

En los 45’ finales, cuando  el  DIM  tuvo una posesión de la pelota muy insistente, NO PRESIONÓ  ADELANTE  en  forma colectiva para recuperar cerca del arquero Dreer  y eso conllevó un desgaste muy grande, para volver a tomar el balón de una manera que implicó recorridos demasiado largos.  A  medida que el esfuerzo se hace mayor,  el ingenio desaparece y todo se reduce a una lucha sin claridad, porque afloran los nervios, se juega con ansiedad y aparecen los errores, tanto cuando se intenta dominar  el juego, como cuando el rival se hace protagonista.

DIM pasó la noche nervioso y  muchas veces precipitado,  descontrolado y  sin convocar a la inspiración.   Emelec  le manejó los tiempos del partido, incluyendo simulaciones de lesión, para que el cronómetro siguiera avanzando, mientras la tribuna era una sola  garganta, apretada por la angustia.

Ahora el club antioqueño, sin  Marrugo  y Didier por acumulación de amarillas, tendrá que enfrentar a River en Buenos Aires y dependerá  su suerte  también del resultado entre Melgar y los ecuatorianos.
La fe, es  lo último que debe perderse.   Sobre todo después de ésta noche de cita con la tristeza.
No les parece  ???

Share This:

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *