Capsulas de Carreño

DIM 2 – Racing 3. Ilusión y desengaño.

 

Diego González (8) de cabeza marcó el primero en el minuto 45. Gol clave, sicológico para que Racing remontara en la complementaria y clasificara còmodamente a cuartos de final de la Suramericana. Foto @Conmebol.com.


Por Wbeimar Muñoz Ceballos.

El ambiente estaba enrarecido desde antes del juego de Copa Sudamericana. El DIM no inscribió oportunamente ante Conmebol , a jugadores como Juan Fernando Quintero, Santiago Echeverría y Danilson Córdoba. El DT no podía contar con Mosquera, vendido a México y Nazarith transferido a Arabia. Por lo anterior jugaron como centrales Pertúz y Saíz, quienes no se juntaban hacía rato y en el banco en vez de 7 jugadores, solo hubo 6, porque no se pudo ajustar la nómina.

El rojo hizo de tripas corazón, en el primer tiempo. Saltó a la cancha como un volcán en erupción, dominando pelota, espacios e iniciativa. Rácing se arremangó en sus predios, con 5 defensas, 4 volantes y 1 solo hombre en punta, sin lograr cerrar los caminos de penetración del local. Al minuto 4, vino la primera alegría en una triangulación larga de Mao, Toloza y LEONARDO CASTRO autor del gol. Al frente no hubo respuestas , porque el local siempre anticipó y no permitió que la gente de Cocca, llegara siquiera a tres cuartos de cancha.

El DIM se hizo un equipo de pulmones anchos, ganador en los duelos individuales y preciso en el juego corto , que supo combinar con acciones verticales. Estuvo superior en zona de gestación, donde se juntaron un revitalizado y alegre Mao Molina y el juvenil Atuesta. Toloza rompió por derecha y Castro no dejó de moverse por el centro del ataque. No pudo conectarse Cataño por la izquierda, pero se llenó la función con las incursiones atrevidas del lateral Yulián Gómez.

A los 22’ , los 21219 acompañantes no podían creer que el DIM estuviera arriba 2-0, empatando parcialmente la serie, pero con la ventaja del gol que había marcado de visitante en Buenos Aires. Cataño dio un pase a Atuesta, quien avanzó entre 3 rivales. Profundizó la pelota hacia Yulián y el centro de éste fue capitalizado otra vez por LEONARDO CASTRO, quien se reencontró con la red después de veinte partidos. Contrastaron la agresividad de los colombianos y los movimientos pasivos de los argentinos, la fiereza de los unos y el sonambulismo de los otros, a tal punto que Mao tuvo cerca la tercera anotación. HASTA AQUÍ LA ILUSIÓN.

El castillo de naipes, comenzó a derrumbarse a los 45’, cuando Lopera no fue a acosar a Zaracho en un costado, permitiendo el centro al área que capitalizado por DIEGO GONZÁLEZ significó el 1-2 inmerecido para Rácing, que por primera vez pisaba los 16.50, mts. Un gol de otro partido, pero al final de cuentas : gol.

Presentó credenciales el DESENGAÑO en el segundo tiempo, cuando el DIM necesitaba marcar el tercero y Didier lo falló en las barbas del arquero Muzo. Los anfitriones bajaron la intensidad y fue creciendo Rácing, con mayor recuperación de la pelota, prolongada en mejores posesiones y circulación. Del control de la pelota y el desnivel en los duelos, el DIM pasó a perder velocidad en sus desplazamientos y en esa valencia fue ganando la visita. A los 60’, el árbitro Merele sancionó mano penal de Saíz. Cobró PABLO CUADRA y llegó el 2-2.

Disminuyeron sus rendimientos Mao y Atuesta. El equipo de casa, ya no robó balón, ni construyó juego. Y como si algo faltara Toloza se hizo expulsar tontamente a los 68’. Después vieron la roja Saíz a los 80’ y Pertúz sobre el final. En inferioridad numérica, la presión lógicamente disminuyó y cambió el paisaje. A los gauchos les fueron apareciendo los espacios y a poco del final , MANCILLA decretó el 3-2 definitivo.

Entre ilusión y desengaño, terminó el ciclo rojo en la Sudamericana. Un tiempo de goce y otro de dolor. Uno para prender la hoguera… y otro para mirar las cenizas.

No les parece ???

Share This:

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *