Capsulas de Carreño

El adelantado. Por Jorge Iván Londoño Maya.


Por Jorge Iván Londoño Maya

*No queda más remedio que seguir con el año sabático, dejando parte de nuestro gusto futbolístico en el equipo Itagüí Leones.
——

“El profesor Lillo es una persona que está adelantada veinte años en fútbol”. René Higuita. Con razón no le entendemos ni jota su concepción futbolística, y al margen, mucho menos su expresión lingüística.

Como nunca antes, ante una eliminación colmada de pobreza en todos los órdenes, desde lo técnico, lo táctico y lo anímico, el técnico es rodeado por jugadores y dirigentes, en plan de hacer las veces de chaleco antiprotestas y como respaldo, en una rueda de prensa,  a un trabajo que no arrojó ningún dividendo, que dejó pérdidas no solo en lo deportivo, sino en lo económico y en lo anímico, reflejadas en la disminución de un 50% en la asistencia al estadio y en la apatía de los hinchas al sentir que nuestro equipo dejo de ser fuente de alegría, de satisfacciones, de triunfos y de gloria. El balance es claro y contundente, de ser los campeones en los dos torneos, pasamos a engrosar la lista de los equipos eliminados.

A renglón seguido, el presidente del club,  Andrés Botero Phillipsbourne, para quien concebir el fútbol es tarea difícil como para nosotros pronunciar su segundo apellido, dice con inspirado acento: “Yo asisto mucho a los entrenamientos, y verdad que me enamoro y gozo viendo como este equipo entrena y se dedica”. Por Dios doctor Botero, la hora de la verdad es en los estadios, es allí en donde se consiguen los triunfos, se consolida la comunión con la hinchada y se moldean las copas. Los entrenamientos solo dan derecho a bebida hidratante

Nos queda muy claro que la continuidad del señor Lillo es un hecho, gracias a la onerosa “letra menuda” del contrato, a que la firma del mismo se extendió hasta diciembre 2018, y a la continuidad de un proceso a largo plazo, como llaman a lo que arranca con el pie derecho, como dicen los zurdos.

A propósito de procesos, que diferencia lo del señor Lillo con lo hecho por Jorge el Polilla Da Silva, quien llegó al América de Cali el pasado 4 de septiembre, se bajó del avión y en el propio aeropuerto se cambió el paisano por la sudadera, porque el apremio era evitar el descenso de los diablos rojos, y mire vea….no solo eso, sino que lo metió a las finales, al decirle al archifavorito Junior ¡chaoteo! y ahora pensando en ser Millonarios.

Así las cosas, no queda más remedio que seguir con el año sabático, idea que hace rato plasmamos por estas líneas,  dejando parte de nuestro gusto futbolístico en el equipo Itagüí Leones, uno de los nuevos inquilinos de la primera división, plagado de paisanos con hambre de gloria y con ganas de seguir trabajando, renunciando de paso a vacaciones anticipadas, como ahora se estila en otras parroquias.
Feliz Navidad y un próspero “2019”

Share This:

2 comentarios

  1. LuzLondoño

    11 diciembre, 2017 at 11:34 am

    *En Nacional esperar un 2018 diferente
    Muy buen comentario sobre el equipo. técnico y jugadores. Queda esperar el 2018, sea diferente. seguir con el mismo ritmo de antes de Lillo. terminamos con “estrella negra”.
    Luz Londoño
  2. Uriel Restrepo

    5 diciembre, 2017 at 8:03 pm

    *Por comentario “el adelantado”
    Con esos supuestos y anunciados adelantos, nosotros preferimos seguir en la era pasada en la que al menos se jugaba fútbol. Está totalmente demostrado que Nacional como equipo, no puede prestarse como ratón para experimentos de laboratorio sin ninguna garantía en avances y nunca retrocesos perjudiciales a la afición.
    Uriel Restrepo, Miami

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *