Capsulas de Carreño

El DIM, de mal en peor.

IBAGUÉ. La alegría de Santiago Montoya Muñoz y compañía es la tristeza del DIM que volvió a perder en una plaza donde era fuerte y salió del grupo de los ocho. Foto www.elrincondelvinotinto.

Por María Victoria Zapata B.

 

No bastó anoche con el golazo de  Mao Molina, en acción de tiro libre al minuto 44, que empatara provisionalmente el juego ante el Deportes Tolima, en el estadio Manuel Murillo Toro, de Ibagué.

Tampoco con el ingreso de Edison Toloza al minuto  65, Daniel Cataño al 73 ni Valentín Viola al 81, en reemplazo de Leonardo Castro,  Eduard Atuesta y Juan Fernando Caicedo, respectivamente, ni con los dos zagueros  rojos convertidos en los últimos minutos de juego en dos delanteros más, por cuanto  la suerte del partido  quedó echada no solo con las dos anotaciones locales (de Marcos Pérez y Santiago Montoya) y, fundamentalmente, con  la visible mejoría  del onceno tolimense frente a la  incapacidad  manifiesta  y absoluta del Deportivo Independiente Medellín.

De un DIM  que anoche,  en el  estadio de la Capital musical de Colombia nos mostró  más de lo mismo.

De un DIM que, transcurridas 14 fechas del campeonato,  no  sabe a que  juega, con quienes juega ni con que ambiciones juega puesto que, hoy por hoy, el nuestro es un onceno  al que le arrancaron  simultáneamente  cerebro, fútbol y corazón.

 

No más embelecos.
Primero nos tragamos el cuento  aquel  del proceso, de un equipo en construcción. Después nos convencimos  que la táctica defensiva del  equipo constituía su nuevo ADN.  Aseguramos que Juan Fernando Quintero tenía la “varita mágica”  para resolver todos nuestros problemas. Y finalmente,  una vez los cobros desde los doce pasos nos permitieron escalar  los tramos decisorios hasta la  disputa del título en  Copa Águila,  “inflamos pecho” por el importante logro obtenido con base en nuestros recursos tácticos, estratégicos y futbolísticos.

¡…Cuán engañados estábamos en todos los casos…!!!

No hay proceso alguno ni mucho menos equipo en construcción. Tampoco Quintero, en solitario,  puede ser la solución de un trabajo y de un esfuerzo que deben ser eminentemente colectivos.  Por el contrario, lo que observa fecha  tras fecha es un  Independiente Medellín nublado  en motivación, nublado en fútbol, nublado en  táctica l y, fundamentalmente, nublado en orientación técnica.  Infortunadamente en la tercera era Peláez, dos juegos de Sudamericana (ante Racing),  seis de Copa Águila y 14 de Liga, lo único que nos ha permitido ver es una escuadra que cada día se aleja más del concepto de fútbol colectivo,  que cada día pierde más su expresión motivacional, que cada día se desdibuja en su fútbol y en su comportamiento en el terreno de juego. Sin norte, sin ambiciones,  coherencia en ninguna de sus tres líneas y sin dirección técnica, el DIM  naufraga en sus  errores y se  acerca  a pasos agigantados hacia el precipicio de  su propia y anticipada eliminación del  máximo torneo del fútbol en Colombia. Una o dos fechas, tal vez, nos separan  del abismo  hacia  el que nos dirigimos de manera inexorable.

En cuanto a la tan mencionada táctica  defensiva del técnico Peláez, las cifras son más que elocuentes.  A manera de ejemplo, miremos  un segmento, el de las últimas seis jornadas. Pasto 1-DIM 0;   DIM 1- Nacional 0;  DIM 0- Santa Fe 1;  Bucaramanga 1-DIM 1;  DIM 1-Rionegro 2; Tolima 2-DIM 1.    Un triunfo, un empate y cuatro derrotas.  Cuatro puntos de 18 posibles,   cuatro goles anotados y   siete recibidos para un gol diferencia de -3 y un penoso rendimiento de 22.2%.  ¿Hay mejoría defensiva en el equipo?

Y si hacemos referencia al “orgullo” de ser finalista en Copa Águila,  no podemos  cerrar los ojos ante  la forma como se produjeron  las eliminaciones de Pasto, Santa Fe y Cali, sin nada de fútbol  y  a  cuenta de la lotería  de cobros desde los doce pasos. De seis partidos jugados  en octavos, cuartos y semifinal,  solo se ganó uno,  de manera angustiosa, al Deportivo Pasto,  en el Atanasio Girardot. En los demás fuimos de empate en empate y de penal en penal. Tres clasificaciones  que maquillaron nuestra durísima realidad, que disfrazaron una problemática cada vez  mayor  y que hoy nos tienen  a la espera de un contendor   (Junior o Patriotas) al que enfrentaremos con un fútbol mezquino, plano, insípido y carente de todos los argumentos que se requieren para levantar  el trofeo esquivo para el DIM desde 1981, cuando derrotara en la final  al Deportivo Cali y que, por ahí derecho, nos  entregaría el tiquete a Libertadores que ya prácticamente  desdeñamos en la sumatoria de los puntos de los dos campeonatos del año.

Por eso hoy,   frente a todas nuestras pérdidas, entre ellas la holgada ventaja que teníamos en reclasificación y la posibilidad de ingreso al privilegiado grupo de los ocho,  cualquier  palabra, frase o explicación del técnico Juan José Peláez  suenan del todo  vacías. No hacen falta sus explicaciones sin fondo ni  sus disculpas amañadas. Cada presentación del DIM es penosa, torturante y profundamente dolorosa. Cada presentación roja va en contravía del fútbol, de la identidad del Equipo del Pueblo,  de la ambición inherente al juego de alta competencia. Cada presentación nos señala que vamos  en vertiginosa caída.  Cada presentación  del DIM, juegue donde juegue,  demuestra que  no  somos capaces defender ni siquiera nuestra condición de local, que no hay tal proceso que la táctica es una utopía y que la final de Copa Águila , como ya lo expresé, es un embeleco que escasamente  disimula nuestra realidad y  que difícilmente enmascara la vergüenza del  más  decepcionante  fútbol exhibido por el DIM en los últimos años. El  más desalentador de todos.

Por ello, y  porque vamos de mal en peor, hoy ratifico la posición que asumiera hace pocos días en esta tribuna de Cápsulas: ¡¡¡… El DIM le quedó grande, demasiado grande,  y usted, señor Peláez, debe renunciar a la dirección técnica del Deportivo Independiente Medellín…!!!
(María Victoria Zapata B.)

 

Share This:

9 comentarios

  1. Jaime Uribe

    11 octubre, 2017 at 2:54 pm

    *En respuesta a Jorge Arteaga
    Quisiéramos los hinchas del Poderoso DIM saber de donde salió ese tipo que dice ser Jorge Arteaga para denigrar de esa manera de la hinchada, los jugadores, técnicos, directivos y de la institución Deportivo Independiente Medellín, no entiendo porque la dirección de Cápsulas tan mesurada en editar para evitar agresiones como las de Arteaga no haya intervenido en este caso y haya permitido ese sartal de ofensas por parte de un hincha entrometido, soberbio y altanero de la vereda del frente.
    Jaime Uribe, hincha del DIM

    Del editor. Mea culpa Jaime. Me pasó lo mismo que a Pékerman en el partido contra Paraguay. Ya mismos vamos a buscar ese correo para edición total porque no podemos permitir acá altanerías contra nadie.

  2. Luis Fernando Cardona A.

    10 octubre, 2017 at 10:54 pm

    *En respuesta a Jorge Arteaga
    Desfasado y patético es escudarse detrás de un comentario ajeno para expresar ofensas y escupir toda clase de porquerías para referirse a un equipo y endiosar a otro. Desfasado y patético es olvidar y querer pensar “que aquí no ha pasado nada” …..Respete señor Arteaga si ese si es su apellido,
    Luis Fernando Cardona A., Medellín
  3. alex aguilar

    9 octubre, 2017 at 10:47 pm

    *En respuesta a Jorge Arteaga
    Usted señor Arteaga es un … de marca mayor, su comentario es insultante a toda una hinchada mas fiel que la del frente, como usted la llama. Así le duela la brillante historia roja no tiene las dudas que si pesan con los logros del equipo de enfrente, han sido etapas de gloria que ningún … puede empañar.

    Hinchas tiene cada equipo de su región, por malo que este sea,y el nuestro lleva el nombre de la ciudad mas importante del pais, siempre hemos tenido personas como usted de dirigentes, de esos que no aportan sino que dañan y ofenden, los del frente con empresa y todo han logrado mucho mas, pero……hay un pero muy grande, respete para que lo respeten.
    Alex Aguilar, hincha del DIM

  4. Fernando Rivera

    9 octubre, 2017 at 6:58 pm

    *En general Peláez solo muestra pobres resultados en su carrera como técnico
    Un titulo con Nacional y un subtítulo con el DIM, cuando recibió equipos bien armados y marchando, pero en Santa Fe no pudo y del Junior salió luego de una campaña de 11 partidos sin conocer la victoria, es un técnico de rachas, cuando va de para atrás, no hay fuerza posible que lo atranque, ya le llegó la racha con el DIM, porque no volvió a ganar y los partidos que le faltan son contra rivales que están por encima de de capacidad de juego.

    Así las cosas y con un rendimiento que no llega al 40% se vislumbra una lánguida eliminación del torneo y la perdida de los ahorros que le entregaron en la tabla de reclasifiacion, sin embargo, es preferible dejarlo que termine el torneo, porque ya sabemos cual es la opción que tienen bajo la manga el dueño y el presidente, el … de Martinez que debe estar al acecho, frotándose las manos en forma socarrona, es mejor desde ahora pensar en el próximo semestre, presionando a los dueños sea don Raúl u otros empresarios, para que armen un buen plantel, porque existe el rumor que el equipo ya esta vendido y esto tiene fundamento si se analizan los movimientos del dueño, vendiendo o prestando jugadores al por mayor, cero inversiones en contrataciones, proponiendo técnicos que son empleados de segunda del equipo, apuntan a que su interés está en recuperar recursos antes de su salida para dejarle a los nuevos dueños una empresa desmantelada y retirarse con los bolsillos llenos.

    Al único técnico de la escuela paisa que le ha sonado la flauta es a Suárez, porque Maturana y Peláez que son como hermanos hasta en el fracaso ya están prácticamente equiparados en la tabla por la parte baja, tratando de vender un supuesto proceso que no se ve por ningún lado, quejándose por la falta de tiempo para trabajar debido al diseño del torneo, pero cuando han tenido varias semanas de trabajo por la para del torneo debido a las fechas de las eliminatorias, sus equipos han regresado mas amodorrados y desubicados que antes del receso, este fracaso se había cantado desde el comienzo y ahora el tiempo y los malos resultados comienzan a mostrar la triste realidad.
    Fernando Rivera

  5. Edgar Agudelo

    9 octubre, 2017 at 2:58 pm

    *Y ahora, quien podrá salvarnos ?
    Cordial saludo, ciberhinchas, Don Alfredo, mis respetos.
    Haciendo alusión a la frase de nuestro querido y nunca bien ponderado, héroe latino, El Chapulin Colorado !
    Como siempre mis 5 rojas hoy condensadas en una sola, por demás queja, dirigida a nuestro plantel directivo y dueño del equipo.

    1-5: Como lo hemos repetido, todo el año, todo el anterior y seguiremos haciéndolo, ! no hay jerarquía ! tenemos un montón de buenos jugadores, en un paupérrimo presente, que no han podido orientarse de la manera adecuada a la consecución de los objetivos a corto y mediano plazo, soportados por una columna dirigencial que ha dado tumbos en temas tan sobre diagnosticados, como la elección de refuerzos de JERARQUIA, de una columna vertebral que deje tranquila a la hinchada, pero no como estamos ahora, cada vez mas desilusionados y sin ganas siquiera de asistir o ver un partido de nuestro “equipo” del alma. Si “equipo” de eso no tenemos,por estos lados, se preocuparon mas por vender xk de abonos, que en proyectar un equipo que intente alcanzar las metas, pero con argumentos (elementos deportivos necesarios). A hoy, nos empaña la real visión, la posibilidad de un titulo, que sera importante, por supuesto, pero oculta la real verdad. Un dueño, mas preocupado por recoger su inversión, un DT que confunde los argumentos, mostrando un equipo en involución deportiva y de resultados, que cada vez se ve menos equipo y pierde mas puntos de los que debería.
    Y ahora quien podrá salvarnos ?
    Édgar Agudelo, Medellín, hinha del DIM

  6. Ramiro Gallego Fdez

    9 octubre, 2017 at 8:21 am

    *El DIM, de mal en peor
    Está claro que después de 14 fechas estamos fuera de los ocho, se acabaron los ahorros en la reclasificación y si no se clasifica se para de sumar y automáticamente quedaríamos por fuera, no hay fútbol, no hay goles, no hay orden , no hay táctica, no hay manejo de partidos ni del grupo, mejor dicho no se ve la dirección técnica por ningún lado y por eso no hay resultados, la primera responsabilidad recae sobre el D.T.

    Peláez quien después de muchos años de no dirigir un equipo, ha demostrado que conversa y conversa, explica y vuelve a explicar, saca disculpas y las vuelve a repetir como cualquier comentarista de fútbol y parece que no ha caído en cuenta que ahora no es comentarista de ningún medio sino el responsable por el juego y los resultados de un equipo de fútbol profesional.

    Ni con la Copa me ilusiono porque a toda hora no nos puede sonar la flauta de las definiciones por penales y digo esto porque fútbol para ganarle a Junior en una final no tenemos.
    Ramiro Gallego Fernández, Medellín, hincha del DIM

  7. Alberto Glen Alvarado.

    8 octubre, 2017 at 4:19 pm

    *Medellín cuesta abajo en resultados y juego
    Cordial saludo.
    Efectivamente el Medellín va cuesta abajo en resultados y juego. Igualmente le faltan seis partidos muy complicados, con equipos que históricamente le ha amargado los ratos (Junior de los equipos favoritos, América que pelea descenso de visitante, Jaguares y Alianza que han sido duros de roer en el Atanasio, la Equidad bestia negra para el rojo cuando juega en Techo y el clásico).

    Si bien es cierto que el cuerpo técnico no ha cumplido con las expectativas y ha tenido falencias, se debe evaluar que tan conveniente es su cambio en este momento de campeonato. En ese evento, el técnico que llegue, va argumentar en el caso que lo eliminen de las rondas finales que no conocía el plantel, que no tuvo tiempo para acondicionar su estilo y todos los demás discursos ya refritos. En caso de que traigan uno de pergaminos va a exigir mucha plata y poco compromiso para esta temporada. Y si es un desconocido como pretendía el dueño al principio de semestre también habrá protestas de la afición.

    En esta nefasta racha por la que atraviesa el equipo, hay que tener muy claro las limitaciones. Para cualquier rival es fácil atacar al Medellín por las bandas, donde se cuenta con unos laterales demasiados limitados y que no son apoyados eficientemente por los volantes externos.
    Los mediocampistas son recurrentes en las malas entregas, de las cuales se han derivado en goles en contra. Adicionalmente son temerosos para patear al arco contrario. De los atacantes, todos están en un nivel lamentable. No tienen desborde y mucho menos gol.

    Si se evalúan los “refuerzos” ninguno ha cumplido con las expectativas, salvo algunos partidos de Tolosa. Mas bien si se va haciendo un análisis de jugadores para que continúen en la institución en 2018,la lista es reducida.

    Tampoco hay que dejar de lado que hace algunos días, se hablaba de enfrentamientos y faltas de respeto al interior del grupo, lo cual no se subsana con una simple charla del dueño del equipo.

    Este berenjenal en el que anda el equipo, solo lo podría solucionar la dirigencia dando directrices claras con mano firme, tanto hacia el cuerpo técnico y como al grupo de jugadores. Claro que si no tienen un norte definido para la institución, sin olvidar a su principal clientela que es la hinchada va a ser muy difícil lograr algo importante este año a menos que se le aparezca un golpe de suerte como en la semifinal de la Copa Aguila.
    Alberto Glen Alvarado, Bogotá, hincha del DIM

  8. francisco hernando franco escobar

    8 octubre, 2017 at 11:24 am

    *El DIM, de mal en peor
    Que tristeza ver jugar al equipo del pueblo; se ve más táctica en un partido de recocha en la Unidad Deportiva de Belén.
    – Este equipo no juega a nada, el técnico es ciego, como es posible que se den tantas ventajas al incluir a ex
    jugadores y jugadores que no aportan nada (Molina, Caicedo etc,), es vergonzoso ver el andar cancino de ciertos integrantes y el entrenador no se da cuenta.

    -La táctica y la técnica se perdieron. Si usted señor Peláez tiene un poco de respecto por la hinchada debe separarse inmediatamente de la dirección técnica, no espere que lo saquen por la puerta de atrás.

    -Que más se puede esperar de un equipo que lo manejan como si fuera una entidad de beneficencia, no se toman medidas contundentes.
    Mucho lo he repetido en esta columna, segundas partes nunca han sido buenas y esta si que es nefasta para la hinchada mas fiel del país.
    Francisco Hernando Franco Escobar, Medellín, hincha del Medellín

  9. Luis Fernando Cardona A.

    8 octubre, 2017 at 10:59 am

    *El DIM, de mal en peor
    El fútbol del DIM es un canto a la monotonía; se sale jugando a 5 kmts por hora, lateralizando y devolviendo varias veces a González;los marcadores ni marcan ni aportan al ataque y salvo los partidos donde Quintero esté bien a ese equipo lo puede enfrentar un conjunto de veteranos de 40 o mas años; allí no hay inventiva ni sorpresa ni manejo técnico.

    ¿Qué hacen en la semana? Juan Jose Peláez bloqueado y con ese asistente técnico que ni como jugador y menos ahora como ayudante. Ni para que mencionar los ilustres directivos que privilegian el negocio al sentimiento de miles de aficionados. Vamos muy mal.
    Luis Fernando Cardona A., Medellín, hincha del DIM

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *