Capsulas de Carreño

El fútbol se quedó sin Kopa

Kopa con Di Stéfano.


El pasado 3 de marzo  falleció en Angers, Francia, Raymond Kopa.  El diario Le Monde, de París, publicó el siguiente perfil del creador del “fútbol champaña”, llamado así por su exquisitez. Nuestro colaborador Óscar Domínguez hizo una versión del obituario  para los ciberlectores de Cápsulas.


 

El fútbol se quedó sin Kopa
 (De Le Monde, de París)

Fue el primer francés en ganar el título  individual más añorado por los futbolistas, el Balón de Oro en 1959. Raymond Kopaszewski, más conocido por el diminutivo de Kopa, murió a los 85, el pasado 3 de marzo.

Como  Michel Platini y Zinédine Zidane, también ganadores del Balón de Oro al igual que Jean-Pierre Papin-, Kopa hizo historia en la selección de fútbol de Francia de su época. Entre 1952 y 1962, el mediapunta jugó 45 veces con la selección, marcó 18 goles y fue capitán en 6 oportunidades.

El apogeo de su agitado paso por el equipo nacional lo vivió en la copa mundo de Suecia, en el verano de 1958, cuando Francia, frenada en la semifinal por el Brasil del joven Pelé,  realizó su mejor desempeño hasta entonces, al quedar tercera.

Si Just Fontaine obtuvo el título de goleador con trece anotaciones, un record no igualado, Kopa  fue considerado el mejor jugador del mundial. Fontaine y Kopa inscribieron para siempre sus nombres en la memoria colectiva popular.


Historia de la inmigración en Francia
Como en los casos de Platini y Zidane, originarios de Italia y Argelia, el itinerario de la familia Kopaszewski ilustra en buena medida la historia de la inmigración en Francia. Los abuelos polacos de Kopa se instalaron en Nord- Pas-de-Calais, con posterioridad a la primera guerra mundial.

Nacido el 13 de octubre de 1931, en Noeux-les-Mines, Kopa empezó jugando en los campamentos donde su padre era minero. Desde temprano, el joven Kopa se interesó en el fútbol y trabajó durante dos años en la mina, entre los 14 y los 16 años y medio. En ese período sufrió la amputación de dos dedos  a raíz de un accidente de trabajo.

Después de su debut en el equipo de Noeux-les-Mines, en 1948 pasó al SCO Angers donde a los 18 años firmó su primer contrato como profesional. Dos años después, a raíz de un juego amistoso con el Stade, de Reims, el técnico Alberto Batteaux descubrió al joven jugador. Luego de intensas negociaciones, Angers finalmente aceptó su traspaso al club que sería el más competitivo del país.

Entre 1951 y 1955, Kopa ganó dos títulos de campeón de Francia (1953 y 1956) con el equipo y alcanzó la final de la Copa de Europa de clubes campeones (1956) solamente derrotado por el Real Madrid, algo sin precedentes para un club francés.

En una época en la que la carrera de los mejores jugadores franceses no iba más allá de los octavos de final,  las actuaciones de Kopa impactaron a los principales equipos europeos. Después de un match que ganó contra España, recibió el apodo de “Napolén” en alusión a su pequeña estatura y a su influencia continental.

Transferencia récord al Real Madrid
En el verano de 1956, Kopa llega al Real Madrid. La transferencia costó unos 52 millones de antiguos francos (un millón de euros de hoy), una suma irrisoria para los estándares que se manejan en la actualidad, pero muy importante entonces.  De la misma cantera francesa, el Real ficharía después a Fontaine, Jean Vincent y Roger Piantoni.

En España, “Kopita”, jugando al lado del argentino Alfredo Di Stefano, se convierte en el primer francés en conquistar la copa de Europa de campeones de clubes en 1957. Repitió en 1958 y 1959. Pero el año de la consagración definitiva sería 1958 cuando ganó la copa europea de clubes, una copa del mundo y un Balón de Oro.

Después de permanecer tres años en el exilio, Kopa decidió regresar a Francia, a Reims, específicamente, para poder jugar más a menudo con la selección de su país. En esta ocasión no tuvo el mismo éxito con la camiseta azul. Luego de participar en las eliminatorias por el primer  campeonato de selecciones de Europa en 1960, tuvo que retirarse por una lesión.

Sus últimas actuaciones con el equipo nacional estuvieron signadas por tensas discrepancias  con el seleccionador nacional,  Georges Verriest, y por sus reacciones ante las críticas. Kopa no vaciló en mostrar su recio temperamento. A quienes criticaban su rendimiento, les respondía: “Jugando solo con la pierna izquierda, tengo asegurado mi puesto en la selección”. El partido contra Hungría el 11 de noviembre de 1962 fue su última actuación internacional.


Los futbolistas son esclavos

En 1963 en una entrevista para el semanario France Dimanche titulado “Lo futbolistas son esclavos”,  Kopa denunció que los clubes imponían su voluntad a la hora los contratos sin que los jugadores tuvieran la opción de hablar.

Sus declaraciones le generaron una sanción de seis meses en suspenso impuesta por la comisión jurídica de la Liga nacional de fútbol. El jugador tuvo el apoyo de la Unión nacional de futbolistas profesionales, sindicato creado dos años antes. Su  presidente era Just Fontaine.

Tales desavenencias no alcanzaron a empañar  la popularidad del mejor jugador francés de los años 1950 y 1960. Kopa, primera estrella del fútbol champaña lo entendió bien y supo sacarle partido a sus éxitos deportivos. Desde 1954 se asoció con un fabricante para vender zapatos con su marca.

Al final de su carrera creó la línea deportiva Kopa de la cual fue su principal representante hasta 1991 cuando se jubiló.

En 2006, publicó el libro Kopa por Raymond Kopa, una autobiografía en la que se hace eco de las investigaciones contra el cáncer. Un gesto que se explica por un drama que vivió en plena carrera: en 1993, su hijo Denis, falleció a los 4 años y medio, después de una larga enfermedad.

En marzo de 2008, Kopa recibió la condecoración de la Legión de honor.

Share This:

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *