Capsulas de Carreño

“El gran plan de Bélgica echa a Brasil del Mundial” (L.V.)

De Bruyne celebra el pase a semifinales. Foto Robert Ghement / EFE, tomada de La Vanguardia.

*Un recital táctico de Roberto Martínez permite a los ‘diablos rojos’ disfrutar de sus primeras semifinales en 32 años. Para Bélgica, entonces, su pròximo rival será Francia.


POR ORIOL DOTRAS
La Vanguardia

Brasil se despide del Mundial en cuartos de final. Seguramente ha sido mucho antes de lo cabía esperar. Esta vez no recibió un baño como cuatro año antes, pero sí una lección táctica de la Bélgica de Roberto Martínez, que envía a la canarinha a casa con justicia (1-2).

El gol en propia puerta de Fernandinho y el chicharrazo de De Bruyne en la primera parte dejaron en anecdótico el de Renato Augusto en la recta final pese al empeño de Brasil, permitiendo así a los diablos rojos ser de nuevo semifinalistas en una Copa del Mundo 32 años después.

Hacía tiempo que la selección europea vivía presionada por no cumplir con las expectativas generadas. Derrochaba talento por las esquinas pero era incapaz de dar ese paso adelante que le quitara la etiqueta de eterna promesa. No ha sido hasta la llegada del entrenador español que Bélgica no se ha hecho mayor. Con los Hazard, Lukaku o De Bruyne en plena madurez, la ayuda desde el banquillo ha sido clave para sorprender en la cita mundialista, especialmente contra los brasileños en un partido vibrante.

Ni en sus mejores sueños podía haber imaginado Roberto Martínez que su gran plan ideado se cumpliría a rajatabla. No sólo en la disposición de los jugadores, que alternaban el 3-4-3 habitual durante todo el campeonato con un 4-3-3 en defensa, sino también por sus movimientos. La lección de pizarra del entrenador de Balaguer, que suena como futurible para ocupar el banquillo español, sorprendió a propios y extraños; a Brasil la primera al ver que con Fellaini, titular al lado de Witsel, Hazard y De Bruyne se partían el pastel en la zona del falso ‘nueve’, con Lukaku descolgado a una banda para tener el recurso de jugar en largo.

Una variante táctica ejecutada a la perfección por sus jugadores, especialmente por sus hombres más talentosos. ‘Bob’ Martínez era consciente de la baja sensible que tenía Tite al no poder contar con Casemiro, por lo que decidió atacar el punto débil. Fernandinho abarca menos que el pivote defensivo del Real Madrid, y sin la solidaridad defensiva de Paulinho y Coutinho quedó demasiado expuesto.

El azar también jugó de parte de los belgas. Brasil pudo avanzarse en los primeros minutos con dos jugadas a balón parado. Thiago Silva, de rebote, se topó con la madera, mientras que Paulinho no llegó a conectar bien un balón franco. Pero cuando parecía que el juego aéreo podía ser el talón de Aquiles de Bélgica, se revirtió la situación en el área contraria.

Una salida de un córner terminó con el gafado Fernandinho introduciéndose el balón dentro de su propia meta. Un gol doloroso para los intereses de la verdeamarela, que vio cómo del partido abierto de los primeros minutos se pasó a otro mucho más cerrado, con menos espacios para hacer daños, lo que evidenciaba el trabajo que hay detrás del combinado belga.

El orden y disciplina de Bélgica atrás incomodaba a los de Tite, con los plomos apagados en los últimos metros. Solo el disparo lejano de Coutinho servía para desatascar al equipo, pero en Kazán apareció la figura de un Courtois inmenso para construir un muro resistente durante todo el encuentro.

La alegría y la decepción en una misma imagen. Foto Reuter, tomada de La Vanguardia.

Las urgencias obligaron a Brasil descuidarse más a atrás, lo que permitía a Bélgica añadir a su abanico de opciones el contragolpe. Y a la primera clara que tuvo, no perdonó. Una conducción fenomenal del poderoso Lukaku terminó con el balón a los pies de De Bruyne y el balón al fondo de la red. Disparo seco y cruzado del jugador del Manchester City ante la mirada permisiva de Marcelo -que regresaba tras dos partidos fuera- para batir a Alisson y graduarse en el mejor escenario posible.

Brasil gastó sus últimas balas con Douglas Costa y Renato Augusto, dos jugadores clave; uno por su desequilibrio y otro por su oportunismo. El centrocampista del Beijing Guoan peinó de cabeza dentro de la red un centro medido de Coutinho en su primer contacto con el balón. Él mismo Renato Augusto dispondría instantes después de otra clara ocasión, aunque esta vez su disparo con toda la portería a su favor salió fuera. Coutinho perdonó una contra de oro tras el pase atrás de Neymar, desesperando a toda la grada.

Brasil volvía a estar volcado sobre Bélgica, que puso más madera en la retaguardia con Vermaelen para amarrar el resultado. Neymar, en el tiempo de descuento, dispuso de la última con una rosca suave que otra vez Courtois desvió con la yema de los dedos para evitar la prórroga. Brasil llora otra decepción; Bélgica por fin da el ansiado paso adelante. El grito de De Bruyne al término del encuentro resume a la perfección la liberación que siente todo un país. Ahora toca Francia.
(Fuente: La Vanguardia)

Síntesis
BÉLGICA 2  (2)- BRASIL 1  (1)  (Viernes, 06 de Julio)

Mundial Rusia 2018.
Cuartos de final..  Juego No. 58
Escenario: Kazán Arena
Asistencia: 42.873 espectadores
Central:  Milorad Mazic (Serbia)

Brasil: Alisson; Fagner, Miranda, Thiago Silva, Marcelo; Fernandinho, Paulinho (Renato Augusto, m.73); Willian (Firmino, m.46), Neymar, Coutinho; y Gabriel Jesús (Douglas Costa, m.57).
Seleccionador: Adenor Leonardo Bacchi ‘Tite’
Gol: Renato Augusto (minuto 76)

Bélgica:
Courtois; Alderweireld, Kompany, Vertonghen; Meunier, Witsel, De Bruyne, Fellaini, Chadli (Vermaelen, m.82); Hazard; y Lukaku (Tielemans, m.86).
Seleccionador: Roberto Martínez
Goles: Autogol de Fernandinho (minuto 13), De Bruyne (minuto 31).

Compartir:

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *