Capsulas de Carreño

El llanto de los ricos.


Por Esteban Jaramillo Osorio

El campeón, el intocable, el rico del torneo, el único capaz de pulverizar el mercado con sus movimientos, mientras otros  contratan saldos y rebajas, es la noticia. Patético: eliminado en cuartos de la Liga  con escándalo del pueblo. En el mismo nivel de Jaguares y Equidad  que por lo menos vergüenza sintieron al marcharse.

En masa ante la prensa, a la que declararon culpable del fracaso, para justificar un descalabro que no fue el único del año. Higuita al frente, en plan conciliador, como escudo, mientras los hinchas gritaban e insultaban, dolidos por el resultado. Y Lillo, traicionado por su lengua. “La ilusión no se vende, se crea” había dicho. Los hechos aplastaron sus palabras. Su fútbol, discreto, fue su karma. Gran entrenador, aseguran los dirigentes y los futbolistas, pésimo estratega, opinan sus rivales. Sus refuerzos ofenden el talento criollo porque no marcan grandes diferencias. Semana tras semana salvado de las aguas turbulentas por los goles de Dayro Moreno, a quien repudio desde la época de Millonarios.

“No voy a opinar sobre las opiniones. Lo bonito del fútbol es opinar”. Otro descubridor de América” que nos creyó con taparrabos, que encontró en su club actual un tesoro que dilapidó, la nómina, la imagen, el título. Sus justificaciones cotidianas, son atropello abusivo a la inteligencia de quienes lo escuchan. “Cuando miro para abajo es que voy para arriba”. “ Entre más me acerco a la portería, más me alejo del gol”.

Culpables todos. Desde el presidente Botero, que de fútbol nada (¡pobre hombre!) una marioneta en el lugar equivocado, empeñado en sobrevivir sin entender el tejemaneje del club. ¿Sabrá porque salta un balón? ¿O también se lo tienen que explicar? Los jugadores lentos, sin recursos colectivos, repetidos, distantes, sin sorpresa en el juego, con su sed de triunfo agotada. Inferiores a la obligación de revalidar los títulos.

“El hombre de las alas”, Juan Pablo  Ángel, un poder autodestructivo a la sombra; los líderes pensando en vacaciones, desplazando la humilde obligación de competir. ¡Por Dios!, si lo tenían todo para campeonar y solo dieron un paso más que los eliminados. Cuanto se recuerda a Osorio y a Reynaldo. Despedido este último, por la puerta del garaje, desconociendo su influencia y su consagración.

Tolima jugó, corrió… y ganó. Pero la noticia es la derrota del campeón y la de su entrenador, Lillo, que algún día podrá explicar con resultados, que es “el paradigma sistémico contextual”.

Share This:

3 comentarios

  1. David Arango Cardona

    6 diciembre, 2017 at 1:18 pm

    *Maturana podrìa ser una opciòn
    Totalmente de acuerdo, Maturana con un equipo reforzado adecuadamente puede ser una excelente opción. Eso de traer extranjeros para que se acoplen es dar una ventaja grandísima. Pacho es de la casa y podría volver.
    David Arango Cardona, Socorro (S)
  2. Miguel Cadavid.

    5 diciembre, 2017 at 7:55 pm

    *Maturana le llegaría bien a Nacional
    Vienen los extranjeros a la dirección técnica de Atlético Nacional, al Independiente Medellín y pocos se pronuncian, aun arribando con pobres resultados en sus hojas de vida, analizando lo anterior y los resultados obtenidos por los Dts extranjeros, me atrevo a opinar que un estratega que le llegaría muy bien al Nacional, sería el profesor Francisco Maturana, hombre con muchos pergaminos, campeón de Copa libertadores y gestor de grandes faenas con este club.

    Su última temporada no fue la mejor con el anterior equipo, pero esto le sirvió de arranque, para empezar de nuevo a estar en el medio, actualizándose dia a dia en la práctica, en el conocimiento de los jugadores, de los rivales, y de muchas cosas mas que necesita un Dt, para volver a ” tomar la forma “, la campaña con el Once Caldas no tendría que ver nada con su rendimiento en el Nacional, que con esa nómina, la infraestructura y el entorno, alcanzaría de nuevo los éxitos deportivos.

    Nadie mas que él conoce el famoso ADN, del equipo, con el cual alcanzó grandes logros, rodeado de compatriotas humildes, comprometidos con aptitudes para el juego y guiados por un experto.
    Miguel Cadavid

  3. Jorge humberto

    3 diciembre, 2017 at 7:51 pm

    *Por el comentario de Esteban Jaramillo
    Palabras de maestro Don Esteban, gracias por palpar el sentir de una afición y delatar la mas sutil mediocridad que hay detrás de quienes en menos de seis meses sus resultados los delatan.
    Directo y de frente, con nombres y resultados de gestión que la prensa antioqueña oculta.
    Jorge Humberto Contador, Medellín

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *