Capsulas de Carreño

El partido es remontable. Por Miguel Robledo Restrepo


Por Miguel Robledo Restrepo

 

*Nacional es un equipo de finales y de vencer los imposibles. Y la esperanza es lo último que se pierde.
—-

Como en el dicho popular el partido se acaba cuando se acaba y dos goles no son una diferencia inalcanzable. Pero hay otras consideraciones.

Si bien, Nacional cabalgó en la Liga, su fútbol no fue ni brillante ni contundente como en otros torneos, amén de que el Profe Reinaldo nunca jugó dos partidos con la misma nómina pues los supuestos refuerzos no dieron la medida y se vio obligado a hacer variantes pocas veces satisfactorias. Lo intentó con Vásquez y Franco y no dieron la medida pues a Miller ni lo probó; con Valencia lesionado el único refuerzo que marcó diferencias fue Dayro y eso cuando lo pusieron en su verdadero puesto porque cuando le hizo punta a Ruiz nunca pudo. Y este último está en un nivel de mediano hacia abajo.

Farid y Bocanegra no son los mismos del año pasado en marca ni en ataque. Farid falto de distancia y de cierre y Bocanegra ni en los tiros libres. Con Aguilar lesionado Nájera y Eccehomo cumplieron aunque Cuesta estuvo comprometido en los goles del Cali. Henríquez también.

A pesar de que Matheus Uribe fue siempre el de mejor nivel, Rueda se vio obligado a sacrificarlo en el ostracismo del lateral derecho pues cuando jugó del medio hacia adelante fue brillante.

Aldo Leao dejó muchas dudas tanto cuando lo pusieron en la primera línea como en la segunda y es obvio pues ya no puede ser el mismo del 2007 que podía jugar en las dos áreas con El Viejo Patiño.

Rodin es una promesa y a Arley Rodríguez le falta cuajarse (ambos pueden ser émulos de Orlando Berrío). Ibargüen, nada que despega. Desequilibra pero aún no es decisivo en el último pase ni en la definición y es muy intermitente.

Jugadores en ascenso en su rendimiento son Elkin Blanco y Juan Pablo Nieto aunque este último no ha gozado de la confianza del técnico.

En fin, considero que Nacional es un equipo liviano en curva descendente y el Cali aunque también liviano por sus muchos juveniles está en una curva ascendente que le permitió darnos un baile de Padre y Señor mío que de no ser por Franco Armani hubiese podido en goleada.

De la mano de Sambueza, jugadores como Benedetti, Orejuela, Amaya, Duque, Pérez, Mera en un nivel superlativo y sobre todo un colectivo que juega a eso, a ser colectivos y eficaces hacen del Cali un equipo muy difícil de vencer.

Conclusión: Con el nivel actual de ambos equipos la remontada es posible pero muy difícil. Pero Nacional es un equipo de finales y de vencer los imposibles. Y la esperanza es lo último que se pierde.

Share This:

Un comentario

  1. Jorge Ivan Londono

    18 Junio, 2017 at 7:30 am

    *Como los espero ver
    Armani: Vos, el héroe de siempre.
    Bocanegra: Cobra el de tu vida.
    Nájera:No hay margen de error.
    Cuesta: Hacer historia cueste lo que cueste.
    Farid: Te acordas hermano de aquellos centros?
    Arias: Menos colita y mas mando.
    Mateus: el ímpetu sin condiciones y un gol parce.
    Macnelly: el arquitecto y metido en el partido.
    Ibarguen: a reeditar el partido contra Rosario.
    Rodin: a divertirse llaman, pero bien sereno mi negro.
    Dayro: Invitanos pues a la fiesta por los “quince”.
    Rueda: Profe…a jugar parejo con los muchachos.
    Directivos: !empujen carajo!.
    Hinchada: en la nuca papa, en la nuca.
    Jorge Iván Londoño Maya, columnista Càpsulas.

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *