Capsulas de Carreño

El Tigre herido. Por Luis David Obando


Por Luis David Obando

 

* Las repetidas lesiones tienen a Falcao García sentado, pero todavía lejos de retirado.
————————————

 

Había que ver lo que hacía Falcao García cuando tenía diez y once años: no alcanzaban los marcadores en las divisiones inferiores para contar sus anotaciones en cada partido en la Liga de Bogotá. Diez o doce goles por juego eran apenas el promedio, nada del otro mundo para el niño prodigio, hijo del conocido jugador de los 70’s y 80’s Radamel García.

Le puso Falcao a su vástago en homenaje al virtuoso brasileño que por esa época deslumbraba en las canchas del planeta, especialmente en el Mundial de 1982. No se equivocó en el presagio pero sí en la posición en el campo: su hijo no resultó mediocampista exquisito sino goleador nato. Igual, dio para un historial muy difícil de repetir en cualquier categoría aficionada.

Eso sí: el niño resultaba bastante más grandecito que los compañeritos de su edad, poniendo en ocasiones a dudar sobre su verdadera fecha de nacimiento, ya que en su Santa Marta natal no eran nada raros los registros civiles con datos inexactos (en los 80 hubo hasta desclasificaciones de la selección Magdalena por esa causa).

Nunca se comprobó nada, la carrera siguió su curso, y así debutó en el profesionalismo (la B o actual Torneo) con 15 años, en las filas del Lanceros Fair Play, de la mano de su gestor profesional y apoyo espiritual de siempre, el argentino Silvano Spíndola, también figura de Millonarios y paso fugaz por el DIM por allá a mediados de los ochentas.

De ahí no pasó a ningún club colombiano sino directamente a las divisiones menores del encopetado River Plate bonaerense. Pagó primiparada en un entrenamiento inicial, cuando para variar hizo gol pero salió a celebrarlo como si fuera una final en el Monumental ante Boca. Sus compañeros le pusieron en su sitio y ahí continuó la fragua de lo que sería el figurón tanto del conjunto de la banda cruzada como posteriormente del Porto, Atlético y Mónaco y, obviamente, la Selección Colombia.

Pero llegó la absurda lesión en la rodilla, la pérdida del Mundial 2014, la recuperación lenta, los momentos duros en el Manchester y la vuelta a respirar aires de triunfo en el Mónaco. Solo que esta vez las lesiones ya son pan cotidiano, y las dificultades para la recuperación dan para pensar de nuevo si es que Falcao tiene más edad de la que dicen su cédula y pasaporte.

Esa verdad nunca se sabrá. O mejor dicho, es lógico pensar que esa sí es su verdadera edad pero en realidad su cuerpo tuvo un periodo de maduración precoz, lo cual también aplica para lo que naturalmente ocurre después de los 30 años. En cualquier caso, todo parece indicar que Falcao García es ahora un Tigre herido.

Pero ojo, que estos felinos, heridos y todo, son muchas las garras y colmillos que tiene. Todavía hay muchas redes para desgarrar…

——–

EXTRATIEMPO. Mal comienzo el de los equipos locales en Copa Libertadores. Derrota a domicilio de Nacional, y del DIM en casa propia. Ya no se podrá revalidar el invicto verde de la campaña 2016 en este torneo. Lo cierto es que esto apenas comienza, lo cual tampoco es disculpa para no aplicar correctivos y darse cuenta que la competencia en esas alturas  exige estar a tono.

Share This:

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *