Capsulas de Carreño

ESPN: canchas que transforman vidas

Pasaron minutos apenas después del corte de cinta para que los dos primeros equipos se encontraran en la cancha Guabal. // Foto ESPN.

Por Luis David Obando*

No es una cancha y ya. En primer lugar, se trata de un campo deportivo ubicado a 2.958 metros sobre el nivel del mar, lo que lo hace el más alto de la altura bogotana en su área urbana, y eso no es poco decir. Pero, sobre todo, porque es un espacio de transformación de vidas a partir de la práctica deportiva, y esto se hizo patente desde el momento mismo de su inaguración el pasado jueves.

Toda una fiesta se vivió en Altos de San Jerónimo, en el extremo suroccidental y más alto de Bogotá, con la inauguración oficial de la cancha Guabal. // Foto ESPN.

Se llama cancha Guabal, y está ubicada justo donde las últimas casas de Bogotá comienzan a fundirse con el monte helado de la zona rural del Sumapaz, en lo más hondo y alto del suroccidente capitalino. El sector, llamado Altos de San Jerónimo, lo habita gente que en lo único que abunda materialmente es en necesidades, pero también en un emprendimiento y un coraje que las ayudan a suplir.

En el caso de su cancha, hasta hace seis meses era un lodazal que no aspiraba a ser ni uno de los populares ‘potreros’ bogotanos, pero servía al menos para que centenares de niños soñaran con que sus partidos competían en calidad con los que se juegan en el Bernabeu o el Camp Nou. La mano de ESPN, love.futbol, A Ganar y Colombianitos juntó realidades con sueños, justo para darles la vuelta y poderlos cumplir. Así nació la cancha Guabal de hoy.

Con los tenis y las botas puestas

La presencia de los ídolos de ESPN Colombia le puso color y significado a la entrega oficial de la cancha Guabal. El exjugador de la Selección Colombia Carlos Valdés fue uno de los que capturó la atención de la comunidad. // Foto ESPN.

Marleny Ortiz es una madre de familia de la comunidad zonal. Tiene dos hijos de 15 y 7 años, y pensando en ellos y en el hormiguero que son los niños del barrio no dudó en aportar trabajo para la rehabilitación del terreno. Tomó registros, pintó con brocha gorda… en síntesis, ‘se puso los botas’, como todo el comité vecinal que fue lo primero que se construyó para que la obra no fuera una cancha y nada más.

“Como no iba a trabajar, si esto es para que nuestros niños se dediquen al deporte y no a andar por ahí en las calles”, dijo radiante Marleny al final de la inauguración. Además, por una convicción que fue pilar del proceso: “Es un trabajo que va a quedar para la comunidad”.

Brayan Hernández llevaba 14 de sus 17 años jugando a ser gran arquero en ese lugar. “Se disfrutaba demasiado”, evoca, pero le brillan los ojos y casi se pellizca para verificar que es realidad lo que ahora tienen porque lo construyeron juntos. No solo porque ya tienen un polideportivo de calidad, sino porque aprendió, desde la misma práctica, que “podemos jugar en un lugar más adecuado si todos ponemos de nuestra parte”.

Y su alegría es aún mayor cuando mira hacia adelante: “Esto es algo que soñamos, que construimos con nuestras propias manos, y que ahora nos servirá a nosotros y también después a nuestros hijos, y así de generación en generación”.

Del balón al empleo

La comunidad, protagonista del proyecto en su construcción, en la inauguración, y ahora en su uso y cuidado. // Fotos love.futbol y ESPN.

Apenas adolescente, Brayan fue agente del cambio del espacio, pero, mucho más allá de eso, del cambio de mentalidad de la vecindad. Su labor inicial fue tocar de casa en casa contando del proyecto y vinculando compromisos, porque la cuestión era queriendo y participando. Todo de la mano de un pool que la tiene clara en estos aspectos: ESPN, love.futbol, A Ganar y Colombianitos.

La base está en la generación de espacios materiales, como una cancha, pero articulado profunda y obligatoriamente en procesos comunitarios de empoderamiento local, a partir de programas formativos basados en las habilidades para toda la vida que se derivan de la práctica deportiva.

Es todo un circuito, un círculo virtuoso: las organizaciones gestoras, cada una desde su especialidad, hace lo suyo (ver Detrás de cámaras). Pero la comunidad es la que proyecta, hace, aprovecha y se beneficia, mucho más allá de la ganancia que es tener un polideportivo de lujo en sus terrenos.

Por ejemplo, aunque apenas se estaba inaugurando la cancha, ya está lista la primera camada de 37 jóvenes del sector, de entre 16 y 24 años, que comenzó (y sigue) en procesos de formación deportiva, y ahora van a recibir un curso del Sena en informática. Y ahí tampoco termina el camino, pues seguirá con un proceso de empleabilidad mediante convenios de prácticas con empresas privadas.

Calidez en las alturas

En un gélido mediodía, bien acompañado de una fina lluvia, el ambiente fue cálido y festivo: presentación de danzas de la Fundación Nueva Vida (también con jóvenes del barrio), corte de cinta, discursos y la felicidad de tener allí a sus estrellas de ESPN: en la presentación, Andrea Guerrero (FC) y Diego Sáenz (Nexo), y más como testigos que como figuras, el elenco de los dos programas: Gerardo Bedoya, Carlos Valdés, Germán Arango, Guillermo Arango, Sara Correa, Diego Camargo y Camila Zuluaga.

La sana convivencia y el crecimiento personal y social a partir de los principios del deporte, es lo que de fondo se promociona con la labor social de construcción de canchas y el acompañamiento comunitario. // Foto ESPN.

Obviamente, la comunidad no les perdió movida. Pero las estrellas de la tv fueron las que expresaron su agradecimiento por tener la oportunidad de vivir un momento de tal intensidad, con una gente echada pa’lante y con la felicidad de haber contribuido al mejoramiento de calidad de vida de la población y, muy seguramente, a un positivo giro en su destino.

Es esta la sexta iniciativa similar del departamento de Ciudadanía Corporativa de ESPN en el mundo. Antes de Guabal se inauguraron multifuncionales deportivos en barrios populares de Ciudad de México, Buenos Aires, Río de Janeiro, Sao Paulo y  Bangalore (India). Y hay otros tres proyectos en marcha en Australia, México e India.

En Altos de San Jerónimo se necesitaron seis meses, cinco convites comunitarios y mucha asesoría especializada, pero hoy ya no hay más lodo, sino una cancha sintética de primera calidad y otra de piso duro de uso polideportivo y también cultural.

Los niños lo miran y lo creen, porque vieron a sus padres construirlo, y se dedican allí a lo suyo: jugar, reír y crecer, ahora con una infraestructura social que les da piso no solo a sus partidos, sino también a su futuro.

Detrás de cámaras

ESPN Corporate Citizenship. ESPN cree que los deportes elevan el espíritu humano. Sus programas de ciudadanía corporativa utilizan el poder del deporte para abordar de manera positiva las necesidades de la sociedad a través de inversiones comunitarias estratégicas, programas de comercialización, colaboración con organizaciones deportivas y voluntariado de funcionarios, y al mismo tiempo utilizando sus diversos recursos multimedia.

Como la de Guabal, se han construido otras cinco canchas en India y Latinoamérica, y se prepararan tres más. // Fotos: love.futbol y A Ganar.

love.fútbol: Crea campos deportivos comunitarios que funcionan como centros comunitarios y motores para el cambio social sostenible. Para este proyecto love.fútbol logró el compromiso de la comunidad, asegurándose de que estuvieron involucrados desde el principio. Supervisaron la construcción del espacio deportivo y facilitaron el liderazgo local y la apropiación comunitaria del espacio. Lideraron la identificación de la comunidad con el proyecto y promovieron alianzas entre ellos y las asociaciones locales que permitieron que el proyecto se llevara a cabo.

A Ganar. Combate el desempleo juvenil en América Latina y el Caribe utilizando deportes de equipo. Es un programa de empleo juvenil involucrado con una pelota. Los jóvenes en riesgo adquieren experiencia laboral aprovechando seis habilidades básicas basadas en el deporte: trabajo en equipo, comunicación, disciplina, respeto, enfoque en resultados y mejora continua. En 7-9 meses, los jóvenes aprenden habilidades vocacionales y de vida y completan pasantías con empresas locales. Aprenden a llevar los mejores valores del deporte y aplicarlos al lugar de trabajo.

Colombianitos. Trabaja para mejorar la calidad de vida de niños, jóvenes y sus comunidades por medio del deporte, el juego, la recreación, la educación y la salud. Tiene una gran experiencia trabajando con jóvenes afectados por los conflictos sociales en Colombia. Integra la educación con programas estructurados y dirigidos por la comunidad, que apoyan a los jóvenes en mejorar la asistencia escolar y cumplir con los requisitos académicos, mientras aprenden valores para toda la vida y valores sociales como el respeto, la honestidad, la amistad, la tolerancia y el juego limpio.

Para este proyecto, Colombianitos ofrecerá programación continua en el nuevo espacio deportivo utilizando la metodología A Ganar.

ThinkBeyond. Ayuda a las organizaciones y a las personas que hacen el bien, a hacerlo mejor a través del deporte. Son expertos mundiales en proporcionar consultoría y entrega de estrategias a marcas, equipos deportivos, ligas, federaciones, talentos y gobiernos que desean hacer buenos negocios y crear un cambio social positivo. Ayudó a crear esta iniciativa para ESPN, y es ahora parte de la implementación en todo el mundo.

* Por invitación y con información de ESPN

Share This:

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *