Capsulas de Carreño

Eterno conformismo. Por Gilberto Maldonado Bonilla


Por Gilberto Maldonado Bonilla

*Importante, más allá del doblete, la actuación de Luis Carlos Ruiz.
—————————————-

Cinco minutos del primer tiempo y Atlético Nacional ya se había perforado el arco de Deportivo Independiente Medellín en dos ocasiones. Anotaciones de Luis Carlos Ruiz.

Y hace presencia lo que ha sido la constante en el comportamiento futbolístico de Atlético Nacional en lo que va transcurrido del presente torneo: el conformismo. Administración, o trámite, dirán algunos.

Tuvimos que esperar veinte minutos para que Nacional se acercara a territorio rojo. ¿Que pasó en ese lapso de tiempo? Deportivo Independiente Medellín descuenta mediante ejecución de tiro libre de Juan Fernando Quintero.

El que pagó la entrada; el mejor gol de los cuatro que se anotaron en el partido. El primer tiempo del equipo rojo se resume en el gol del descuento; y la lamentable pérdida por lesión del jugador que podría ser sinónimo de peligro para el sector defensivo de Atlético Nacional.

El resumen del verde: los dos goles de Ruiz y un amago de autogol que evitó accidentalmente una de las piernas del arquero David González.

Primer tiempo de equilibrio. Un equipo con actitud conformista y otro que no aprovecho la actitud del rival.

Segundo tiempo. De dominio rojo; dominio que presagiaba, como idus de marzo, el empate del partido. Posibilidad, no cristalizada, mediante tiro de pena máxima. El balón pega en el travesaño. Hubiera sido la justiciera compensación al esfuerzo del Medellín durante el segundo tiempo.

Iniciado el tiempo de reposición, cuatro minutos, viene la única jugada importante de Cristian Dájome durante su “paseo” en la cancha del Atanasio Girardot. Con fuerza y volocidad había superado a su marcador y éste no tuvo de otra que cometer falta.

Pena máxima ejecutada por el recién ingresado, y esperado, Dayro Moreno que puso cifras concretas al clásico montañero.

OTRAS CONSIDERACIONES:

1-Importante, más allá del doblete, la actuación de Luis Carlos Ruiz. Ojalá sea para certificar su titularidad.

2– También importante, la actuación de Andrés Felipe Ibargüen como extremo y como jugador que salía desde el medio campo. Para revisar: la falta de continuidad en su fútbol y el exceso de transporte del balón.

3- ¿Dónde está la justificación práctica por la cual se prescindió de un jugador como Ezequiel Rescaldani? ¿Dónde están esos jugadores por los cuales se sacrificó al argentino? Parodiando a Hamlet: sabiduría, sabiduría…solo sabiduría.

4- Pienso que en este caso la masa se impuso sobre la lógica.

Share This:

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *