Capsulas de Carreño

Jefersson Torres, ejemplo de superación profesional. Perfil.

Jefferson Torres, partido Bucaramanga vs. Millonarios, en uno de sus ocho partidos por Liga.

Por Nas Beltrán Freire.

Jefferson Torres en el camerino bùcaro. Foto Nas Beltrán / Cápsulas.

Bucaramanga.

Vivimos en tiempos en los que a los jóvenes que se les da la oportunidad en el fútbol profesional colombiano con la primera plantilla de cualquier equipo se les alimenta tanto el ego que se olvidan de dónde vienen, las cosas que les tocó vivir en el pasado para llegar donde están, se vuelven exigentes y se creen estrellas por sólo tener un contrato. Pero esta no es la historia del santandereano que cumple su sueño en el equipo de su tierra.

Jefersson nació el 21 de marzo  de 1997 en Puerto Zambito – Santander y aunque su historia de vida no ha sido fácil, este joven de 20 años tiene sus metas claras, lucha cada día por su sueño y crece cada momento como persona.

No tenía claro que quería ser futbolista profesional, siempre estuvo presente el amor por ver rodar la pelota pero sentía que este deporte era un lujo que un adolescente como él no se podía dar. Su madre falleció cuando tenía 7 años, luego a los 11 su padre también abandonaría el mundo terrenal para así quedar con sus 3 hermanos, siendo él el menor de ellos.

A Torres le tocó asumir responsabilidades de adulto, en las mañanas estudiaba, por las tardes entrenaba y en las noches trabajaba. A su día le hacían falta horas para hacer todo lo que debía, pero al final ayudar a su familia era lo que más le importaba; su hermana estaba embarazada y su cuñado junto a su hermano se encontraban en la cárcel, él se convirtió desde pequeño en el hombre de la casa y como tal debía responder.

Jefersson es de esos jóvenes que no les importa el qué dirán, ni se avergüenza de su pasado que lo tienen hoy donde está. Por ayudar a su familia hizo de todo, pescó, vendió plátano y yuca, cuidaba canoas, junto a su tío cuidaron chivos, caballos y ganado. Pese al millón de problemas que tuvo en su infancia se mantuvo fuerte y con la cabeza en alto; en su pueblo era común el conflicto por el combustible, las drogas y tenía más que claro que ese no era un ambiente para un niño de 12 años.

A sus 14 años tomó la tan anhelada decisión, el fútbol era lo que quería para su vida y por lo que iba a luchar costara lo que le costara. Aunque nunca hizo parte de una escuela de fútbol como tal, siempre que podía iba a entrenar, para ello debía caminar una hora pues el dinero no era algo que como ya notamos, abundara en su infancia; pero el hecho de tener un balón en sus pies y disfrutar de su amado deporte lo hacía feliz, jugaba por diversión y aunque el sueño de debutar en el fútbol profesional estaba presente, no pensó que eso se fuera a hacer realidad.

Con 15 años llega a su primera escuela formal, en Vélez – Santander PSD Panteras sería el club que le abriría las puertas en este camino deportivo que comenzó a recorrer y en donde hizo varias paradas antes de llegar al club auriverde.

Cuando dio sus primeros pasos no era un joven entregado a Dios, luego con las experiencias se dio cuenta que sin él no es nada y que se encuentra en el lugar que hoy ocupa gracias a los planes que él le tiene destinados por su talento. Recuerda que en Panteras “era muy desordenado, rebelde y tenía miles de cosas en contra” lo expulsaron en 4 oportunidades mientras disputaba el Torneo Sub-17 y nos comparte… “Una vez el DT me iba a meter, me dijo que iba a entrar pero que tuviera cuidado con hacerme expulsar. Entré y a los 2 minutos me expulsaron”… Lo echaron 3 veces del equipo por sus actitudes, así que se entrenaba solo hasta que le daban una nueva oportunidad.

Todas estas vivencias le sirvieron para comprender qué es lo que realmente vale la pena, aprendió que antes de ser futbolista se debe de ser persona y  que debía cambiar varias cosas sí en verdad quería triunfar como deportista.

BOGOTÁ. Con Ómar Pérez en Independiente Santa Fe.

 

A los 18 ya se encontraba en la capital jugando con Santa Fe, allí recibió su primer llamado a Selección Colombia y aunque sólo fue para un microciclo de preparación hacia los Juegos Olímpicos de Río 2016, ésta ha sido una de sus mejores experiencias. De su paso por el equipo rojo resalta la oportunidad de compartir con Omar Pérez, pues jamás pensó pisar una cancha al lado de dicha figura; al preguntarle sobre el argentino nos dijo “Tiene todo ese señor, porque es un señor. Es un ejemplo a seguir”

A sus 19 pasa al Valle, exactamente a Orsomarso, equipo con el que jugaría el Campeonato Nacional Sub-20 y empezaría a dejar huella en muchos de quienes lo tuvieron que enfrentar, además jugó primera C y se consagró campeón con el equipo vallecaucano.

Luego retornaría a su departamento, y gracias a la labor de Edgar Moreno ex director de las divisiones menores de Atlético Bucaramanga, Torres llegaría al equipo Leopardo para reforzar la categoría Sub-20. La maleta de Jefersson al llegar a la ciudad bonita venía cargada de sueños y grandes expectativas para con el club de su región, expectativas que cumpliría rápidamente.

Para su arribo al equipo de la Ciudad Bonita el cuerpo técnico estaba comandado por Harold Rivera, a quien ya había tenido la oportunidad de enfrentar en el Campeonato Juvenil pues éste se encontraba dirigiendo al conjunto de Patriotas, a su llegada el plantel profesional auriverde necesitaba de 5 jugadores juveniles y gracias a lo demostrado en el terreno de juego, Jefersson fue uno de ellos.

Su primera convocatoria la recibiría pocos meses después, el 2 de marzo de 2017 sería parte de los viajeros a Tuluá para disputar la séptima fecha de la Liga Águila pero en esa oportunidad no se daría su tan anhelado debut. Una semana después el gran día llegaría, el 15 de marzo de 2017 sería la fecha elegida para que “Cachetes”, como lo llaman sus seres queridos y amigos, se estrenara con el primer equipo vs Real Santander por Copa Águila en la victoria Leoparda 3×1 frente a los Albos.

Con la llegada del Pecoso Castro las oportunidades aumentaron, se mantuvo entrenando con el primer equipo y se volvió alternativa en éste; su debut en Liga se daría el 30 de mayo vs Rionegro Águilas, partido en el que ingresaría al 82’ sustituyendo a otro juvenil, Camilo Meza. Como titular su primer compromiso sería el 21 de mayo vs Jaguares de Córdoba. Jefersson acumula 446’ por Liga en 8 partidos (5 como inicialista y 3 como recambio) y 302’ por Copa en 5 partidos (3 como inicialista y 2 como recambio).

MAGANGUÉ. En la pretemporada 2017 con Atlético Bucaramanga.

De su experiencia con el primer equipo nos comenta que se siente afortunado de pertenecer a un gran grupo de profesionales y seres humanos, con todos se la lleva bien; además de contar con personas que siempre estaban allí con una palabra de aliento, buenos consejos y dejándole ver que los pies siempre debían estar en la tierra, ellos fueron Cristian Mafla, quien hoy se encuentra en Atlético Nacional;  Faiber Burbano, hoy en Rionegro Águilas y Yulián Mejía a quien considera es el jugador con quién mejor se entiende dentro del terreno de juego pues “es un jugador que te hace ver bien, solo es dar la pelota, mostrarse y buscar el espacio para entregársela otra vez, él se encarga del resto”.

“Cachetes”, es un volante de marca agresivo, ordenado, de buen pie, líder e inteligente, quien además cuenta con la virtud de ser un buen cobrador de tiros libres. Como persona es demasiado humilde, sencillo, alegre y amistoso. Sus jugadores referentes son Xavi Hernández, Thiago Alcántara, Kross y Busquets. Dentro de las cosas a mejorar hace énfasis en leer mejor el juego, la toma de decisiones y la ubicación en el terreno de juego, pero tiene presente que todo eso lo irá adquiriendo con la experiencia.

Con respecto a su particular apodo, nos contó que “pequeño era muy gordo, entonces los vecinos me veían en la calle todo redondito; a ellos les atribuyo el sobrenombre aunque mi mamá también colaboró”.

Dentro de sus sueños está jugar en el exterior, especialmente en la Juventus para así llegar a la Selección Colombia pues ésta es una de sus más grandes metas. Ir a un Mundial y levantar muchos trofeos; por el lado personal le gustaría crear una fundación para ayudar a los niños de su pueblo natal, pues no quiere ser el único jugador profesional nacido en esas tierras, tiene claro que quiere ser el ejemplo vivo de que con perseverancia se pueden alcanzar los sueños.

Este Santandereano espera seguir teniendo oportunidad con el primer equipo, aunque desde la llegada de De La Pava y el asunto de la tabla del descenso su nombre no ha aparecido en las convocatorias auriverdes, sabe que tiene mucho para aportarle al equipo de su tierra, ese equipo que le abrió las puertas al profesionalismo y le está permitiendo callar las bocas de los que algún día le dijeron que no soñara pues el fútbol no era para una persona como él, pero que hoy dicen “siempre confiamos en ti”.

PERFIL

Nombre:
Jefersson Jailer Torres Torres
Posición: Volante de marca
Fecha de nacimiento: 21 de marzo de 1997
Lugar de nacimiento: Puerto Zambito – Santander
Estatura: 1,77 mts
Pie hábil: Derecha.
Equipos: PSD Panteras, Independiente Santa Fe, Orsomarso y Atlético Bucaramanga.
Derechos deportivos: Atlético Bucaramanga.

—–

Share This:

Un comentario

  1. Fernando monsalve

    7 septiembre, 2017 at 8:44 pm

    *Por el perfil de Jefferson Torres
    Que el TODOPODEROSO te siga bendiciendo “Cachetes”, eres un verraco,
    Fernando Monsalve, Bucaramanga

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *