Capsulas de Carreño

La hora de la verdad. Por Alexis García Vega

Por Alexis García Vega

*Llega el Mundial y con él la oportunidad de darnos vacaciones de nosotros mismos.

En el fútbol que es el espectáculo más importante del planeta, se aproximan los momentos de las definiciones, los entrenadores comienzan esa dura carrera que los obliga a Elegir, decidir y prescindir.

El Mundial de Rusia 2018 es para Guardiola pura magia y para Paolo Guerrero es mafia pura, cada cual encuentra en este deporte un placer o una perversión a su medida.

Se acabaron los atajos, es el momento de ir por la línea correcta, es hora de elegir a los que mejor nos representarán, hay que dar pasos seguros, hay una lista de fijos, los llamaría confiables por haber estado allí con el hacha entre las manos en los momentos difíciles y con la bandera entre ellas en los logros: David Ospina, Carlos Sánchez y Santiago Arias, formados en su infancia en la escuela Alexis García, James, estandarte actual de la selección, Falcao y Cuadrado por nivel internacional.

Considero que hay otra lista de los que se ganaron el cupo a pulmón, jugadores que con su esfuerzo y su rendimiento se ubicaron en la lista: Mateus Uribe, Juan Pablo  Izquierdo, Wilmar Barrios, Jefferson Lerma, Duván Zapata, Oscar Murillo, Davinson Sánchez, Yerry Mina.

Otros que son del afecto del entrenador, no hacen cara de estreñimiento cuando no los convocan o cuando no juegan, boys scouts siempre listos, sin hacer pesar su carácter, siempre prestos a colaborar, a animar, a mejorar el ambiente, gente bien que permite que los logros sean posibles, sin quien los entorpezca, los campeones requieren de suplentes como ellos: Cristian Zapata, Abel Aguilar, Farid Diaz, Carlos Bacca, Luis Muriel, Gio Moreno, Miguel Borja.

El grupo de los que quieren y pueden asumir el rol de protagonistas: Teófilo Gutiérrez, Edwin Cardona, Gustavo Cuéllar, Juan Fernando Quintero, Yimmi Chará, Johan Mojica, William Tesillo, Bernardo Espinosa, Stefan Medina. Esperan su momento de llegar a ser parte del grupo de fijos.

Comienza una carrera por descubrir la naturaleza más competitiva de estos guerreros, para crear una ilusión casi milagrosa que genere una energía entusiasta y algo salvaje, que encienda las musas de la inspiración y nos haga creer que ser campeones mundiales es posible.

Solo seis jugadores del medio local han sido convocados, un torneo que perdió identidad y estilo, las figuras vuelan con facilidad a otras latitudes y el torneo es dirigido casi en su totalidad por entrenadores extranjeros.

Llega el Mundial y con él la oportunidad de darnos vacaciones de nosotros mismos.

Compartir:

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *