Capsulas de Carreño

“La treinta y una”.

Atlético Nacional frente a Rionegro Águilas clasificó a cuartos de final y sumó 31 partidos sin perder en el Atanasio Girardot. Foto Comunicaciones Atlético Nacional.

—-

Por Jorge Iván Londoño Maya

De muchachos jugábamos a hacer “la treinta y una” con lo que tuviéramos a la mano; confieso que nunca pasé de cinco. En cambio Nacional las completó anoche frente a Águilas de Rionegro, superando así sus marcas de treinta invictos en calidad de local, establecidas en dos oportunidades, la última hace 18 años. De ñapa, y faltando cuatro fechas, clasificó a los cuartos de final de nuestro torneo.

Para hacer efectivos estos logros, Nacional escogió los primeros 45 minutos del partido, en los cuales fue ampliamente dominador, con jugadores que para mi gusto descollaron con su juego, (Castellani, Macnelly, Helibelton y Aguilar) y otros no tanto como Lenis, (llamado a sacarse el clavo, por lo dejado de hacer frente al Bolívar) y Rentería que anoche no aportó ni para el bus. Respecto a Dayro, creo que necesita tomarse todos los días una cucharadita de paciencia porque “Al que le van a dar le guardan”.

Para el segundo tiempo las Águilas remontaron vuelo y tuvieron más dominio en territorio ajeno,  pero sin inquietar el arco de Monetti, dueño de la valla menos vencida del torneo; y gracias también al aporte de la sólida defensa del Verde.

La falta del profesor Almirón se sintió, no para el juego como tal, porque cada jugador sabe su rol, y porque hoy en día nada escapa a la comunicación, sino porque su presencia en la raya se vuelve tan necesaria como la batuta de un prestigioso director de orquesta.

Los partidos con apenas un gol de diferencia, se juegan en alerta amarilla, así el contrario no sea contundente en su ataque, porque nadie está libre de un “no te lo puedo creer”  en contra, y Nacional a veces hace el primer gol y sale a recreo hasta que toquen la campana.

Nacional a estas alturas se llenó de argumentos para vestirse como serio aspirante al título local. Además, en este momento consolida cifras importantes en los dos eventos en los que participa, cifras que esperamos se sigan ampliando a pesar de las maratónicas jornadas que le esperan, gracias a la paupérrima planificación de los “dueños” del aviso.

A propósito, ver un partido un domingo a las 8 de la noche, es como ver una película de terror un jueves a las 6 de la mañana.

Compartir:

3 comentarios

  1. Juan Fernando Echeverri Calle

    16 abril, 2018 at 6:32 pm

    *Por “la treinta y una” de Jorge Iván Londoño
    Muy buen comentario Jorge Iván.Tacañeria de GOL es casi que el común denominador en nuestro fútbol…pero…
    Bien el VERDE en el arco, en la defensa y en el medio campo…tacañito en la delantera, eso de uno o dos golcitos, es como una tabla de fakir…puro sufrimiento.
    Estoy seguro que los artilleros a partir de ya, pondrán a secar la pólvora y vamos a mejorar…ese grito de ¡Gooollll! será repetitivo, para poder completar esa estrella que ya medio alumbra en el firmamento paisa, pero que le faltan tres picos o puntas.
    Saludos y mucha FE,
    JUANFER, Juan Fernando Echeverri Calle, Medellín

  2. Gilberto Maldonado Bonilla

    16 abril, 2018 at 11:38 am

    *Equipos programados y mecanizados
    Es lugar común la comparación del fútbol europeo y el fútbol practicado en esta parcela del globo terráqueo. El denominador común es la existencia de equipos programados y mecanizados.

    Entonces hay que traer a colación del axioma maquiavélico de que “el fin justifica los medios”. En el viejo continente la programación y la mecanización de los equipos de fútbol va dirigida a lo más; a tratar de rescatar lo lúdico, lo artístico que subyace en el fútbol.

    Acá la programación y la mecanización de los equipos obedece a una ortodoxa aplicación del resultado por el resultado lo que implica la ley del menor esfuerzo, lo que da como resultado el conformismo y la mediocridad del fútbol que nos corresponde y merecemos ver.

    Allá marcadores con buena cantidad de goles son algo casi que de común ocurrencia. Acá marcadores abultados son casos e extremo albinismo.

    Bienvenida la programación y la mecanización si han de servir al objetivo de rescatar el fútbol como expresión artística.
    Gilberto Maldonado Bonilla, columnista Cápsulas

    • Gustavo Ruiz

      16 abril, 2018 at 10:18 pm

      *En respuesta a Gilberto Maldonado
      Muy atinado el comentario. Falta mayor decisión para golear.
      Gustavo Ruiz, Medellín

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *