Capsulas de Carreño

“Le pagaba $50 mil a Macnelly por cada pase-gol”: O. Ballesteros


*Con el debido crédito para El Heraldo, apartes de una buena entrevista que logrò con el exfutbolista, Orlando Ballesteros.

Por: WILLIAM GONZÁLEZ BADILLO
@wigoSports
El Heraldo

El delantero barranquillero, noveno máximo goleador de la historia del Junior con 56 tantos, habló de su paso por el equipo rojiblanco, con el que salió campeón en 2004. Logró anotar 184 goles en 16 años de carrera, obteniendo el ‘Botín de Oro’ en 2002, con 13 tantos.

Orlando Ballesteros dejó huella en el fútbol colombiano con sus goles, a pesar de los múltiples despilfarros que también protagonizó. El delantero barranquillero, de 45 años, marcó 184 tantos en su larga carrera como profesional, destacándose en el Junior y en el Bucaramanga, el equipo donde logró dar el gran salto.

EL HERALDO habló con ‘el Fantasma’ o ‘el Fantástico’ —dos de los apodos con los que fue reconocido en el fútbol de nuestro país—, quien hoy se desempeña como formador de jugadores.

P.¿Qué hay de la vida de Orlando Ballesteros?
R. Actualmente estoy trabajando en la escuela de formación de la Universidad Autónoma del Caribe. Ahí llevo dos años compartiendo con los muchachos, brindándoles toda mi experiencia en el fútbol. Además, con mi hermano, tengo una empresa familiar de alquiler de máquinas pesadas. Ahí nos movemos con ambas cosas.

 -¿Le hace falta el fútbol profesional?
No, para nada. Cuando me retiré de inmediato volteé la página. Vivo tranquilo, feliz, disfrutando de la familia, los amigos. Además, gracias a Dios, estoy vinculado a la Universidad y eso me mantiene activo. Disfruto también de mi vida después del retiro.

-¿Alguna anécdota que recuerde de esos años como rojiblanco?
Los viajes, especialmente a Pasto. Era terrible viajar allá. El avión se movía como loco, el aeropuerto era pequeño, era una odisea aterrizar allá, una vez casi nos accidentamos. Recuerdo que cuando nos tocaba jugar con ellos allá yo me hacía el lesionado o el enfermo para no viajar por allá (risas).

-Su nombre, en el hincha tiburón, genera amores y odios. Muchos destacan la cantidad de goles que marcó en su paso por el equipo, pero otros resaltan más el hecho de que desperdiciaba bastantes también. ¿Supo sobrellevar eso?
Claro que sí, a mí realmente no me afectaba, yo confiaba en lo que hacía y en lo que tenía. No le paraba bolas a eso. Yo, así sea uno, metía y ganábamos 1-0.

-Un jugador que también carga con ese imagen es Édinson Toloza, incluso algunos lo comparan con usted…
Pero Toloza bota más que yo. Toloza tiene que quedarse todos los días media hora trabajando definición para ver si mejora. Yo me quedaba, sabía que debía mejorar e hice lo posible para hacerlo. Y mira que marqué muchos goles, casi 180 en mi carrera profesional, que es una cifra muy buena en nuestro medio.

¿Cuál fue el técnico que más lo marcó en su carrera
Juan Carlos Osorio. Me dirigió en Millonarios. Es un amigo, una persona con todos los conocimientos del mundo y que sabe transmitírselos al jugador. Es un técnico muy completo.



-¿Y el peor técnico?

Un argentino que se llamaba y que Salvador Capitano… Nojoda ese man vino aquí y no hizo ni dejó nada. Al ratico se fue de una.

-¿Cuál fue su mejor socio en Junior?
Macnelly Torres. Yo hablaba mucho con él en sus inicios y le decía: mira pelao, te pago 50 mil barras por cada pase-gol que me metas… si me pones dos en un partido, te pago 100, si me pones tres, te doy 150. Y recuerdo que él me respondía: yo te los pongo, pero si te los ‘mamas’ igual me das mi plata (risas). Ese pelao hizo plata conmigo (risas).


-¿Qué otro equipo, aparte de Junior, lo marcó de por vida?
El equipo que marcó la carrera deportiva de Orlando Ballesteros, el que me dio a conocer, fue el Bucaramanga en el año 97. Hice muchos goles allá, fui la revelación del fútbol colombiano ese año, jugué la Libertadores y a partir de ahí comenzó mi carrera como tal. Junior después compró mi pase.

-¿Qué deuda le dejó el fútbol?
Jugar en el exterior. Solo eso, porque creo que hice todo lo que un jugador sueña con hacer. Jugué en el equipo de mi tierra, me fue bien, marqué muchos goles, salí campeón, tuve la oportunidad de jugar Copa Libertadores, fui convocado como 10 veces a la Selección, gané fama y reconocimiento en la calle. En fin, logré todo lo que quería. Lo único fue eso, jugar en el exterior, especialmente en Europa, que nunca se dio. Igual soy un agradecido por todo lo que me brindó el fútbol.

 


-¿Este Junior de Julio Comesaña lo alcanzó a enamorar?
Claro que sí, este equipo jugaba mucho, daba espectáculo, alegrías, nos volvimos a sentir orgullosos del Junior. Lastimosamente le fue mal en los últimos dos partidos y tuvo que salir de la Sudamericana y la Liga. Fue doloroso porque estábamos muy ilusionados, pero así es el fútbol.

-¿‘Fantasma’ o ‘Fantástico’?
Orlando se escucha mejor (risas)…
(Fuente: El Heraldo)

Compartir:

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *