Capsulas de Carreño

Los comienzos de Esteban Jaramillo

Esteban Jaramillo Osorio.


ASÍ FUERON MIS COMIENZOS

Por Esteban Jaramillo Osorio

-Fue dulce mi infancia. Barrio de calles polvorientas, de aquellos que la autoridad descarta, alejado de rancios abolengos, donde se camina “abeja” y se duerme tantas veces con un ojo abierto.
-En el día la pelota como amiga, en canchas enfangadas, deformes y en potreros de hierba levantada. En la penumbra de la  noche, en las esquinas, persiguiendo con la mirada y atrevidos piropos, a muchachas coquetas  y hablando de fútbol con la barra.
-Mi estudio en escuelas populares, públicas, sin costos. Mis padres, llenos de valores y sin plata. De mi padre, la lectura como hábito y su abnegación por el trabajo. “Ninguno del ausente murmuré”, decía.
-De mi madre su belleza natural, sus consejos, su recia autoridad y sus sacrificios. Discípulos de Dios, como mis doce hermanos, al punto de que dos de ellos son sacerdotes.
-Juano, también periodista murió ahogado en el Mar Caribe, después de transmitirle un nuevo descenso al Cartagena, cuando acompañaba al Once Caldas.
-No sé quién me inyectó la pasión por el balón. Si mi padre, aunque le gustaba, ni al estadio iba porque no tenía con que pagar la boleta. Si lo hacía  perdíamos en mi casa  un almuerzo.
-Yo  fui un diez derecho, hasta hace poco, cuando por el trajín  de los años mi rodilla dijo basta.
-Administrador de empresas de La Nacional, por convicción, aprendí a capotear la vida  como periodista empírico pero apasionado.
-Yo, mendigo de  entrevistas y noticias. Obsesionado con  los medios. A la postre Premio Nacional de Periodismo, como dice mi hoja de vida y toreado en muchas plazas.
-Caí, contamine mi vida  y me levanté. Lo supe hacer porque mi conciencia fue mi amiga, mi familia fue mi ejército y Cristo el comandante en jefe. Gratitud total con mis amigos, el sentimiento que es eterno.
-De Todelar con Javier Giraldo, Jose Fernando Corredor y Guillermo Lema, “haciendo pinos” salté a Caracol, con la redacción de La Patria y Nuevo Estadio de por medio.
-Cali, luego, en Occidente, RCN y “Balón”, el que fundé con amplia tiraje y circulación semanal, desde la Sultana para el mundo.
-Luego en Bogotá, en RCN, dos veces, Todelar, Criptón, Tv Hoy, Mundovisión, Nuestra Tele, CM& con la Telepolémica y muchos más.
-No soy ni sabio, ni profeta, ni guía, ni maestro, como pretenciosos quieren que se les  denomino a los “capos” del micrófono. Simplemente no he dejado de alimentar mi curiosidad, mi aliento y mi encanto por mi profesión.
-Aquí estoy aun “en pie de guerra”,  tras éxitos y desencantos, alegrías y tristezas.
-Tecleando a diario, preparando proyectos, con pistas abiertas, luchando por no envejecer mi espíritu, a la velocidad  que se arruina mi cuerpo. Renuente a los desencantos de estos tiempos.
-Soy el ginecólogo del fútbol. Trabajo como los médicos expertos, donde el hombre es feliz… en el estadio.
-Todos tenemos algo que decir. Me gustaría ser reconocido como el “contador de historias” pero se ve presuntuoso. ¿Ves cuántos maestros verdaderos, llenos de saber, pululan por ahí?

TRES EN UNO
De la sección de Cápsulas en El Colombiano,  perfil publicado en versión original en mayo de 2006, extractamos apartes de lo que escribió en ese momento Óscar Restrepo Pérez sobre Esteban Jaramillo Osorio.

ESTEBAN, ESCUELA GIRALDO NEIRA
O.R:
 Bajo la sombrilla manizaleña amplia y generosa de Javier Giraldo, Esteban dio sus primeros pasos. En La Patria, en Nuevo Estadio, y algo en radio. Pero comprendió, cuando ya estaba adelantado en la Universidad que era la hora de partir.
Se fue a Cali, y allí hizo un desarrollo potenciado, con un espectro completo: Radio en el GLR y medio escrito, la revista Balón, de la que fue uno de sus fundadores. Aprovechó la experiencia conseguida en Manizales y la puso en ejecución.
En Cali, tuvo tantas cosas a favor, que no tardó en dar el salto a la capital, donde logró otro objetivo trazado: La televisión. Ese fue su ciclo de formación y de llegada a Bogotá, Esteban cumplió el curso completo y a mi juicio, le fue mucho mejor en la radio que en la propia pantalla chica.
Por su facilidad de palabra, por su agresividad bien entendida, por su eterna fiebre de reportero. Buscaba y encontraba. Esteban de los comentaristas de la “triple A”, fue el que más cuajó por su afán reporteril. Mantenía una inquietud realmente envidiable. Cuidaba sus fuentes, las hacía respetar.

ESTEBAN, VERDUGO DE MUCHOS
O.R.
 En Bogotá, de Todelar Radio a RCN. Fue su paso estelar. El que le multiplicó en oyentes y en popularidad. Madrugaba a las órdenes de Gossain, y en las tardes y noche, compartía espacios deportivos con un sólido grupo, encabezado por Sergio Ramírez, el mundialista, ahora totalmente retirado de las actividades del fútbol.

Si al mediodía era informativo y analítico, en la noche, Esteban se transformaba y pasaba a ser un verdugo de todo. Le pegó muy duro a muchos directivos, futbolistas, bueno a lo que caminara rápido. Fue sumamente drástico. Pero los años lo curtieron, y los líos también. Me tocó, inclusive, compartir los vetos que se originaron en los clubes Santa Fe (Fernando Carrillo) y Millonarios (Guillermo Gómez) por informaciones que le atribuyeron a Esteban y que realmente no eran de él”.

—-

Share This:

Un comentario

  1. Alejo Cardenas

    28 noviembre, 2017 at 2:15 pm

    *Recuerdo de pareja radial
    Recuerdo la pareja estelar que Esteban (Jaramillo) hizo con Jairo Moncada en RCN TV en los 90, cuando le plantaron gallarda competencia al Gol Caracol de Vinasco y Adolfo.
    Alejo Cárdenas, Bogotá, hincha de América de Cali

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *