Capsulas de Carreño

Mazic, serbio, otra clave de la Champions

Mazik, serbio y la inmensa responsabilidad de dirigir la gran final. Foto tomada de FC Barcelona Noticias

*”Estoy orgulloso de formar parte de esta ocasión”, dijo el árbitro serbio mientras se prepara para dirigir la final de la UEFA Champions League entre el Real Madrid y el Liverpool.

Orgullo y honor son las dos emociones principales que sintió Milorad Mažić al enterarse de su designación para arbitrar la final de la UEFA Champions League.

“Creo que si le preguntas a cualquier árbitro europeo cuál es su sueño cuando comienza su carrera internacional diría que es arbitrar la final de la Champions League”, dijo el serbio de 45 años mientras se prepara para dirigir la final del sábado entre el Real Madrid y el Liverpool en Kiev.

“Es el partido de clubes europeos más importante, con una gran multitud, un ambiente fantástico, dos grandes clubes… Es muy muy especial, y estoy orgulloso de ser parte de la ocasión junto con mi equipo”, reflexionó.

Mažić estará acompañado en Kiev por un equipo de arbitraje serbio. Los árbitros asistentes Milovan Ristić y Dalibor Djurdjević, y los árbitros asistentes adicionales Nenad Djokić y Danilo Grujić. Clément Turpin (Francia) es el cuarto árbitro. El árbitro asistente reserva serbio Nemanja Petrović completarán el equipo de arbitraje.

“Trabajamos duro como equipo”, dijo Mažić, que proviene de Vrbas, una ciudad de 25.000 habitantes situada a unos 130 kilómetros al norte de Belgrado. “Estamos constantemente discutiendo nuestro trabajo, preparándonos diligentemente para cada partido y buscando mejorar, porque la calidad de la actuación arbitral en un partido depende de que todo el equipo esté en su mejor momento”.

Mažić, casado y padre de dos hijos, se unió a la lista internacional en 2009 y ya ha arbitrado dos partidos de primer nivel en el calendario de fútbol. La final de la Copa Confederaciones de la FIFA entre Chile y Alemania, y la final de la Supercopa de la UEFA de 2016 entre el Real Madrid y el Sevilla.

Director de una empresa de industria cárnica, Mažić llegó al arbitraje con 20 años. “Sufrí una lesión grave jugando al fútbol. El fútbol era mi vida, y quería permanecer en él, así que la gente me sugirió que me convirtiera en árbitro. Después de mi primer partido, me dije a mí mismo: ‘¡Esto es para mí!'”.

El serbio cree que los árbitros deberían desarrollar su propio estilo y personalidad y agregó: “Observé a todos los grandes árbitros y he cogido algo de todos, pero no creo que debas de ser una ‘copia’ de otra persona”, reflexionó.

Mažić y su equipo se prepararán para la final del sábado como si fuera un partido normal. “Nos centraremos en aumentar nuestra concentración para estar preparados para el partido. Es importante comenzar bien el partido, te da confianza para el resto del encuentro”.

“Nos estamos preparando también estudiando las tácticas de los equipos y las características de los jugadores. Esto es algo que la UEFA considera extremadamente importante y es muy valioso para los árbitros”.

El desarrollo táctico y técnico del fútbol de alto nivel a lo largo de los años ha significado que los árbitros se hayan tenido que adaptar a la evolución. “El fútbol es muy diferente de lo que era hace un par de décadas. Es más rápido, los jugadores están más en forma. Así que el reto ha sido que los árbitros y el arbitraje se mantengan al tanto de los cambios, esto también se aplica a las reglas del juego”.

“Arbitrar un partido también se trata de la gestión de personas en el terreno de juego, es posible que tengas todo lo demás, los conocimientos técnicos, pero si no tienes don de gente, te estás perdiendo algo”.

¿Cuáles son las metas para el futuro? Mažić está decidido a mantener los altos estándares que se ha marcado. “Tienes que mantener tu pasión y fijarte metas y objetivo porque si no lo hace, podrías hacer otra cosa”, insistió.
(Fuente: Página web de la UEFA)

Compartir:

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *