Capsulas de Carreño

“Mina de las alturas”, (Conmebol.com)


Quizás su metro 95 le ayuden, pero la técnica es innata, el colombiano Yerry Mina facturó tres veces en el Mundial de Rusia y se encumbró como un inesperado goleador, haciendo efectivo una sola formula: su tremendo juego aéreo.

Minuto 92’ y se produce el primer tiro de esquina para Colombia, en el sesgado encuentro por los octavos de final frente a Inglaterra. Los ingleses ya sabían de los antecedentes de Yerry Mina y toda la atención se fijó en el hombre del Barcelona.

Pero ni la más precisa marca pudo prever un tremendo salto, que acompañó el perfecto servicio de Juan Cuadrado. Mina se eleva y conecta el cabezazo, para anotar de manera agónica la igualdad (1-1), desmoralizando el ánimo de los europeos, impotentes ante el poderío del juego área del zaguero.

Para lastima de Colombia, Mina de 23 años de edad, terminó lesionado tras la jugada, pero continuó todo el encuentro demostrando su temple. En los penales la surte estuvo esquiva para el cuadro ‘cafetero’, que se despidió sabiendo que hizo los deberes.

“Estoy triste porque queríamos ganar el partido, lo dimos todo, salimos con dolores, pero bueno, hay que levantar la cabeza y agradecer a este grupo maravilloso que nos brindó la confianza. Nos merecíamos más después de todo lo que luchamos”, lamentó Yerry Mina.

-El baile del ratón-
Yerry Mina, de espíritu bromista y alegre, contó que su nombre se debe al icónico ratón de la afamada serie animada “Tom y Jerry”.

Pero de pequeño no tiene nada, Mina mide 1-95 metros y es el más alto de la selección Colombia y además del Barcelona catalán, donde fichó esta temporada proveniente del Palmeiras brasileño.

Otras de las facetas del central colombiano es el baile, “lo llevo en alma”, en cada tanto celebra con una coreografía y su mejor compañero de baile es el volante Juan Cuadrado.

Por la actuación de Mina, Colombia mereció más en este Mundial. El central ‘cafetero’ anotó 3 tantos: todos de cabeza.

El primero lo concretó en la goleada ante Polonia, (3-0) y el segundo, tras otro centro de Cuadrado, en la victoria 1-0 sobre Senegal que significó la clasificación y el liderazgo del Grupo H.

De jugar descalzo a la proeza de octavos, Mina se convirtió en figura desde donde más le gusta: las alturas, pero la suerte no acompañó en doce metros y Colombia se terminó despidiendo, pero con cosecha que recoger para lo que se viene.

“Estoy orgulloso de pertenecer a esta selección, de mis compañeros que lo dieron todo y no se dejaron nada en campo”, finalizó el marcador central ‘cafetero’.
(Fuente: CONMEBOL.com – Cree En Grande)

Compartir:

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *