Capsulas de Carreño

Nacional: De la confianza al desconcierto. Por Miguel Robledo Restrepo.

Estadio Palmaseca. La salida en falso de Monetti, la derrota de Nacional con el Deportivo Cali en el partido de ida de cuartos de final. Foto @AsoDeporCali.

Por Miguel Robledo Restrepo

*Y no de otra forma que desconcertante puedo interpretar el resultado en Palmaseca.

Nacional fue un equipo sin ambición que pareciera no estar compitiendo en una final de un campeonato.

Después de un torneo bien jugado liderado con méritos llega a la instancia decisiva frenado, inseguro y en exceso cauteloso. Y ese temor se notó desde el inicio del juego. Se notó en la inseguridad de Monetti que parecía un principiante y en las malas entregas de los volantes; en la poca profundidad del juego y en las pocas opciones de gol generadas. Camilo Vargas, excepto en la jugada de Lenis del minuto 2 fue un espectador más.

Desconcierta, digo, porque en otros partidos, a pesar de no anotar, Nacional generó constantes situaciones de peligro lo que ayer no ocurrió. Y no digamos que fue porque el Cali no lo permitiera si no por propia incapacidad. Los laterales ayer no salieron y además estuvieron flojos en la marca, especialmente Delgado.

Hasta los pies de Campuzano el asunto anduvo bien, pero de ahí en adelante Nacional estuvo desconectado. Castellani fatal en la entrega, Macnelly nunca filtró un balón con claridad y además no tuvo a quien. Y de la delantera no hay mucho qué decir porque no fue delantera ni fue nada. Lenis en un caracoleo insulso, los pocos balones que cruzó fueron a nadie; Dayro hace días que anda perdido y Vladimir demuestra que no le alcanza para ser inicialista.

Los cambios tampoco solucionaron nada y a pesar de lo grande de la nómina, no tenemos marcador izquierdo confiable y de esa poca confiabilidad nace el gol. Un balón que pierde Castellani no encontró quien lo recuperara y sí a Balanta que lo cruzara por las barbas de los centrales para que Benedetti lo rozara con su cabeza. Monetti en una mejor noche se tira hacia adelante a puñetear.

Almirón no es Zubeldía y este es incomparable, pero Zubeldía cuando ganó también lo hizo con una nómina incomparable. Con el genio de Olmedo, Herrera y Cueto; con la picardía del Chumi Castañeda y con la eficacia de Vilarete y Larrosa, cualidades todas ésta sumadas y conjuntas, de que Nacional hoy carece.
Almirón será un técnico de época pero Nacional necesita cambios fundamentales en su nómina.
Lo de traer a Lillo al cuento sí parece un mal chiste.

Share This:

3 comentarios

  1. Jorge Cadavid Marin

    15 mayo, 2018 at 2:59 pm

    *Incapacidad de anotar en Nacional
    No es capricho, a quien mas que a nosotros nos gustaria hablar maravillas de nuestro equipo, pero el desconcierto no viene del partido con el Cali, viene de rato, de la incapacidad de anotar, de tener profundidad y ser contundentes, de ver una actitud proactiva en los jugadores y de olvidarse de ese juego lento y retroceso, de cambiarlo por un juego punzante, de velocidad y ataque, convertido en solvencia y goles.

    Los retos son definitivos, hoy ante Delfín y sobretodo el sábado como en aquella final ante en Cali, donde no quedaron dudas,
    Jorge Cadavid Marín, Manta

  2. Saúl Restrepo

    15 mayo, 2018 at 10:32 am

    *Por comentario de don Miguel
    Don Miguel, coincido con usted en los puntos expuestos como en las consideraciones de lo que funciona mal dentro del equipo.

    En una opinión anterior que hice, en inquietud y que aun no logro figurar, es porque el equipo cambia tanto de un partido a otro, y no me refiero a la táctica del DT, porque así cambie la nómina la estrategia es la misma.

    A lo que me refiero, es que un día salen como cabizbundos y al otro meditabajos, ¿que será la vaina? Una bipolaridad en disposición que por eso creo, no ha podido cuajar la idea del conjunto o fortalecer al equipo.

    Nacional obtuvo los resultados, mayor puntaje, mejor diferencia de gol, el porcentaje más alto de rendimiento, lo cual hace pensar que el grupo es fuerte, conciso y sucinto forjado.

    Pero en realidad no lo es tanto, es mas variable que estable, como puede salir arrollador, puede salir inofensivo y aclaro, que no es algo fortuito de juego, vuelvo y reitero, es anímico.

    Le ilustro esta tesina con Lenis. Eso salía, mejor dicho; como volador sin palo, había que ponerle barandales para que no se saliera y terminara en la calle Colombia, y ahora parece una cría de cuzumbo, juega dando vueltas y vueltas sobre si mismo y no se volvió ver, ¿que sería lo que los desmotivó?
    Saúl Restrepo, Bogotà, columnista Cápsulas

  3. Juan Sebastian Cardona M

    14 mayo, 2018 at 12:21 pm

    *Nacional, a un empate de quedar eliminados
    Perder es una opción pero perder como lo hizo el verde genera muchas inquietudes; venimos de una campaña rica en puntos pero muy pobre en fútbol; a equipos con nóminas que no serían ni suplentes de los suplentes en el Nacional, se les ganó apenas con lo justo y hoy estamos (Dios no lo quiera) a un empate de quedar eliminados. Esperemos que se repita el partido de vuelta en la final del primer torneo del año anterior, porque si eso no sucede estamos a nada de tener un FRACASO total, pues no podemos olvidar lo de la supercopa (sic).. Superliga.
    Juan Sebastián Cardona M., Medellín

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *