Capsulas de Carreño

Nacional, fracaso anunciado… de todos. Por Jorge Enrique Vanegas.

Por Jorge Enrique Vanegas

*Un barco sin timonel y una institución en las que hasta la dignidad se hipotecó yéndose todos contra el cliente.

1º. La triste eliminación de Nacional era de esperarse por el mal momento de sus últimos dos meses y los bajísimos niveles de la gran mayoría de sus jugadores, sobre todo los más relevantes y referentes, sin eco en los jugadores normales y suplentes.  Es que con su fútbol y falta de actitud no podía aspirarse a más. Ni lo merecían.

2º. Y aunque ahora todo recae bajo la responsabilidad del técnico Lillo, es claro que él no es el único a quién endosarle las culpas.  Comencemos por el “presidente”, señor Botero, pasemos a la inapropiada y equivocada comisión técnica, al motor de todos los cismas del año, señor Juan Pablo Ángel con su nefasta cuota de poder tóxico y contaminante, entre otros, que enrarecieron el clima en la casa verdolaga.

3º. La directiva en pleno son muy culpables, permitieron desbaratar lo que muy bien estructurado tenía Reinaldo Rueda a quien de una forma infame, de enorme bajeza e ingratitud lo sacaron por la puerta de atrás del Club, con todo lo orquestado por Ángel.

4º. Y los directivos son culpables porque no armaron el equipo bien, no contrataron ningún jugador de la categoría del Nacional y de todos los que se fueron, a quienes no pudieron reemplazar nunca.  Un Alejandro Guerra, un Elkin Blanco, un Orlando Berrío, ni siquiera entre los suplentes vinculados ninguno del nivel de un Juan Pablo Ramírez.

5º. Los directivos trajeron a jugadores comunes y corrientes, no de equipo grande, ninguno para marcar diferencia.  Entre ellos, por su aporte en el primer semestre y así haya rebajado su rendimiento en la liga 2, el único rescatable en esa materia fue Dayro Moreno, pero además herencia de la anterior presidencia, cuando había, Dr. Juan Carlos de la Cuesta.

6º. Y volviendo sobre el estamento futbolistas, su displicencia, su falta de interés, de profesionalismo, de respeto a la hinchada y a la divisa, su afán de salir rápido a vacaciones, pues lo lograron de manera anticipada, es inadmisible.  La evaluación es muy simple y fácil. Solo se salvan los porteros, Armani y en lo poco que actuó Cristian Vargas, por su nivel. De resto, ninguno.

7º. Empecemos por la defensa. Ninguno aprueba el semestre.  De lo peor, el señor Henríquez, Cuesta con condiciones pero no brilló nunca y fue irregular, Aguilar nunca encontró su nivel después de su lesión, Bocanegra, ídem, Velasco, nada de nada, el señor Mosquera, ni es delantero ni es lateral, no es para un equipo como Nacional. Pobre Armani, lo mal acompañado que estuvo.

8º. Y en la mitad, perdedores todos.  Subrayar a Macnelly Torres en su peor temporada con el equipo, entre todas sus incursiones con el verde. El español Gorka, cero en aporte, conoció el país, a eso vino.  Cometa del entrenador y sus empresarios? Pues sospechoso.  Y rajados: Los Arias, Nieto, Valencia, el joven venezolano Lucena no jugó prácticamente.  Y adelante, ni Dayro hizo buen segundo semestre.  Ruiz nada aportó, y los que trajeron pasaron por el campo cuando actuaron: Torres, Lucumí. Rentería, etc. Nada de valor.  El escenario: dantesco.

9º. Y el técnico?  También cae, pero por lo explicado no es el gran culpable.  Con el panorama descrito sería injusto cargar todo el peso de este fracaso estrepitoso al señor Lillo. Qué hace un entrenador en un equipo en el que los jugadores no rinden y actúan con una actitud que reflejó mínimo compromiso con la causa, con la institución y fanaticada?  Podían traer al técnico de Alemania, campeón mundial, a Guardiola, a Rueda. A Osorio.  Pero con esa actitud de los jugadores era imposible alcanzar los objetivos.

10º. Y Lillo no tuvo más de 2 partidos buenos y completos en todo el semestre ni en el que su equipo deleitara y convenciera.  Se equivocó muchísimo, habló siempre más de la cuenta, hasta ha sido masoquista, padeciendo el rechazo casi total de los hinchas sin reacciones ni reclamos. Y de reconocerle que nunca culpó a sus jugadores, ni a la prensa de los males verdes, lo que los referentes del equipo si hicieron de manera ridícula.

11º. Y el tal  apoyo total de su nómina de jugadores  quienes salieron a completar su papelón, en una falsedad total, en la última rueda de prensa a expresarle su respaldo, de pura palabra y boca en señal de un supuesto apoyo, lo que en el lugar de los hechos, la cancha y en los partidos, nunca demostraron.  Se repitió una vez más la parábola del fariseo, de parte de quienes pisotearon el nombre de Nacional porque en la cancha nunca lo hicieron.

12º. Y qué viene.  Seguro que Lillo se irá. Ya lo condenaron cuando el señor que funge como presidente dijo. “Seguimos respaldando al técnico y este proceso”.  Claro que primero deberían licenciar a muchos jugadores a los que cuando salieron del estadio el público les gritaba: “sinvergüenzas”, y con mucha razón.  Con un barco sin timonel, a la completa deriva, y una institución en las que hasta la dignidad se hipotecó yéndose todos contra el cliente, su razón de ser, es muy sombrío el panorama para el 2018 y está hoy lleno de incertidumbre para su gigantesca y apabullada afición.

Share This:

4 comentarios

  1. Jaime J Montoya

    7 diciembre, 2017 at 11:52 am

    *Un mar oculto en Nacional
    Mi concepto es que en la desgracia actual del equipo, hay un mar oculto de corrupción y mala fe que tienen su origen en la capital, algún directivo de Ardila Lulle que tiene el poder de tomar decisiones, influido por cosas del ADN bogotano, corrupción y odio y envidia contra el verde haya sacado a De la Cuesta, misterio hasta ahora para traer al no muy claro sr Botero y le haya exigido contratar al mal comediante Lillo a precio de Guardiola…

    Porque nadie le pregunta a Marulanda quien ha sido el responsable de infiltrar a Nacional con docenas de jugadores mediocres, por no decir malisimos, todos ellos a más de millón dólares. Estoy seguro que el patrimonio de Nacional está hoy en día en ruinas. Y va a quedar peor pues ahora botero se va Argentina donde hay 100 técnicos desocupados y contrata alguno con su mochila de 6 ayudantes, por supuesto a precio de oro… Resultado: fracaso anunciado pues no quedó dinero para contratar buenos jugadores, caso idem al vecino de patio, el nuevo tecnico de nacional no debe salir de Leonel o del actual de Equidad,
    Jaime J. Montoya, Medellín

  2. Uriel Restrepo

    5 diciembre, 2017 at 8:25 pm

    *No entiendo la posición de los directivos de Nacional
    Ni los propísitos de los directivos de Nacional, al prácticamente desafiar a los integrantes de la base del sostenimiento económico y de apoyo en el campo deportivo, representado por su gran número de seguidores.
    No se trato de ocultar en lo mas minimo, en un tema que creaba enfrentamientos,lo que si se presento en la renuncia del expresidente De La Cuesta.

    Al momento de escribir este comentario, me entero de la renuncia del entrenador Lillo y mis mejores deseos para que esa misma directiva clarifique y ponga en claro las medidas a tomar, asi sea planeando un plebiscito con la afición.

    Espero obtener buenos resultados a un futuro cercano, para el bien de todos y la recuperacián de la senda ganadora.
    Uriel Restrepo


    POSDATA
    Con esos supuestos y anunciados adelantos, nosotros preferimos seguir en la era pasada en la que al menos se jugaba fútbol. Está totalmente demostrado que Nacional como equipo, no puede prestarse como ratón para experimentos de laboratorio sin ninguna garantía en avances y nunca retrocesos perjudiciales a la afición.
    Uriel Restrepo

  3. Jose Zuka

    5 diciembre, 2017 at 1:06 pm

    *Por comentario de Jorge Enrique Vanegas
    Señor Jorge Enrique:

    Aunque Ud tiene rezón en casi todo lo que dice en su columna de hoy, me imagino que Ud debe estar feliz, ya que durante todo el año se dedicó a hacer comentarios tendenciosos y llenos de mala energía contra el equipo. A mi lo que mas me molesta de esta temprana eliminación, es darle gusto a tantos enemigos gratuitos que tiene nuestro amado equipo. Se dice que al árbol que tiene frutos es al que se le tiran piedras.

    Espero que las cosas cambien positivamente para el próximo año, para su desgracia y la de todos los enemigos del verde. Saludos
    Josè Zuka

  4. Victor H Restrepo Tapias.

    5 diciembre, 2017 at 10:34 am

    *Esto se veia venir
    Esto se veía venir, aunque creí en el proceso y el tiempo que debería dársele a este señor y esperar el balance a finales de año, hoy podemos decir que este semestre fue un FRACASO TOTAL, en lo futbolístico, administrativo y técnico nada salió bien.

    Y como iba a salir bien si todo empezó en penumbra con la salida de Rueda y se esperaba que el técnico que llegará tenía que ser campeón para correr esa cortina de humo y discordia entre la hinchada y el equipo y como nada de eso pasó hoy el ambiente está más enrarecido.

    Un equipo con tecnologías Europeas,técnico con ideas Europeas,refuerzo Europeo (cometa de alguién) y los demás jugadores de aquí trotoncitos en la cancha, pensando más en salir de vacaciones que en competir. Mejor dicho Lillo no casará nunca jamás de los jamases con ese sistema y con eso jugadores que tiene. Muy pocos hay en Nacional que sean primero atletas y luego futbolistas para hacer lo que quiere el técnico este.

    Mejor dicho si este señor sigue el panorama no va a cambiar,eso es una locura pensar que haciendo lo mismo se van a conseguir resultados diferentes y si sigue este señor Lillo tiene que entender que aquí en Nacional no es para merodear por los trofeos de los torneos aquí hay que ganarlos lo demás es FRACASO.
    Víctor H. Restrepo Tapias, Cali

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *