Capsulas de Carreño

Nacional salvó el honor. Por Miguel Robledo Restrepo

Por Miguel Robledo Restrepo

*Muy mal por la Dimayor que sigue manipulando a su antojo a los deportistas.

Pese a la absurda determinación de la Dimayor que obligó a Nacional y a Junior a jugar menos de 24 horas antes o después de otro partido, ambos equipos cumplieron y con nóminas mixtas dieron un espectáculo, que si no fue brillante, fue un ejemplo de pundonor y profesionalismo.

Pocas jugadas vistosas o de peligro pero dos soberbios golazos. El de Junior para enmarcar. Un globo de Sebastián Hernández que le llegó a Teo desde atrás, medido y preciso, para que sobre la carrera empalmara un soberio remate de zurda que dejó sin ninguna opción a Vargas.

Y el empate, en el minuto 93 fue no menos lujoso. Junior, y uno no se explica por qué, no congeló el partido y Nacional en una recuperación lanza un pase de profundidad que en la cabecera del área baja, Rentería creo, preciso a los pies del juvenil Andrés Sarmiento que en su primer balón se voltea y le gana la marca a un jugador del postín del mudo Rodríguez y con sapiencia y exquisita colocación, le cambia el palo a Chunga y deja el esférico en el fondo de la red, muy lejos de la mano izquierda del portero.

Buen resultado para el Verde y no tanto para Junior que aún ve peligrar su entrada a cuartos. Muy mal por la Dimayor que sigue manipulando a su antojo a los deportistas, con la anuencia de sus venales dirigentes. La FIFA obliga a un intervalo de tiempo mínimo entre dos partidos, sin importar que sean de diferentes torneos y la Dimayor viola esta norma a su antojo y conveniencia.

Share This:

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *