Capsulas de Carreño

Nacional.. se reventó la cuerda… Por Jorge Enrique Vanegas.

Por Jorge Enrique Vanegas

*.. por el lado más fragilillo…  Así que a planificar y planear, pero sobre todo acción.
—-

. Eso sucedió.  El mismo técnico dio según las declaraciones oficiales paso al costado.  No habló más y de reconocer: como todo un señor Juan Manuel Lillo dijo “No más”.

2º. Pero se conoció de fuentes cercanas que realmente él deseaba seguir y que fue presionada la decisión por miembros de la directiva y comisión técnica.

3º. La historia es repetida. Siempre se rompe la cuerda por el lado más frágil y aquí se reventó la misma con el retiro de Lillo y del cuerpo técnico.

4º. Es razonable plenamente y lo más saludable, porque en medio de la mala atmósfera y mal clima entre la afición con respecto al entrenador español, era y es un entorno demasiado hostil y turbulento que se torna insoportable para cualquier persona.

5º. Y a los directivos que son los más culpables quién los ronda?  Quién les evalúa, en un grupo empresarial tan gigantesco y representativo, como el Ardilla Lûlle, su gestión como de la manera inmisericorde auditaron al último presidente que tuvo la institución, el Dr. Juan Carlos de la Cuesta y lo sacaron por la puerta de atrás.

. Los directivos verdes también en su cúpula y en lo administrativo requieren de un cambio.  No son los actuales los más calificados para llevar los destinos del Club, y deberían rodar cabezas, incluida la comisión técnica.

7º. Y sobre el tema, pero de lamentar, Juan Pablo Ángel hombre de alta cuota en esto del Nacional y quien ha sido víctima desde hace mucho tiempo cuando la novela del profesor Rueda de reclamaciones y hasta amenazas a través de redes sociales y cara a cara. Es un ser humano ante todo, parece que aceptará la dirección de un equipo franquicia de la MLS en Estados Unidos, buscando tranquilidad.

8º. De jugadores, ahí sí que debe haber una gran estampida y un revulsivo porque definitivamente hay muchos elementos que no son ni están para ponerse la camiseta verde, otros que fueron y ya no lo son -entre ellos referentes- y unos últimos jugadores del montón entre las muy malas contrataciones que hicieron en el club.

9º. El capitán, el que más anhelaba salir rápido a vacaciones, era su motivación,  Henríquez, necesita relevo. Ya no es el mismo.  Aguilar a veces muestra cosas de jugador de equipo chico, Bocanegra debe mejorar mucho para retomar su nivel de antaño.  De alguna valía queda Cuesta, con futuro, De resto, nada, todos pueden ir a una misma bolsa y a quien se saque, son iguales de faltos de competitividad para enfundarse la divisa nacionalista.  Otro es el gran encarte del equipo, el portero Camilo Vargas.

10º. En el medio, anunció el señor Botero, que Gorka seguirá y que tiene contrato hasta 2019.  Edwin Valencia sale, Aldo Leao ahí con contrato renovado, acusa los años, Nieto jugó 34 partidos tuvo oportunidad para afianzarse y la desaprovechó.  Arias jugó poco, Lucena es un proyecto.  Macnelly en su peor temporada.  Ahí en zona medular sí que debe haber cambios y salida de jugadores.

11º. Y adelante solo uno ganó el año, Dayro Moreno.  De resto nadie, puesto que ninguno justificó el estar en Nacional.  Esa es la verdad.  Nacional trajo a Lucumí, Torres, Rentería, sostuvo a Mosquera, Ruiz, entre otros.  Y si es por evaluación equitativa de desempeño, deben salir todos.

12º. Desbandada general y celeridad en toma de decisiones.  Eso requiere Nacional, está en cuidados intensivos y en dos meses ya hay Copa Libertadores.  Deben ser preventivos y proactivos y saber neutralizar tantos síntomas de la profunda crisis de la institución como empresa.  Crisis estratégica de largo plazo, crisis de objetivos y resultados y crisis de supervivencia en sus nefastas coyunturas y circunstancias actuales.  Así que a planificar y planear, pero sobre todo acción, el reclamo airado pero muy justo y lógico de su afición.

Share This:

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *