Capsulas de Carreño

Nacional, segundo fracaso consecutivo. Por Jorge Enrique Vanegas.

Por Jorge Enrique Vanegas

*El panorama es oscuro, y supimos qué si continúa el fracasado entrenador, no seguirá Macnelly, obvio los 4 gauchos de su empresario continuarán.

1-Nacional perdió otro semestre. No invirtió, despilfarró el dinero.  Van dos fracasos continuos en proyectos sin piso, con Lillo y Almirón. Perder en 5 meses dos finales es la peor carta de presentación para un equipo grande y un entrenador.  El actual llegó a 3 finales consecutivas perdidas en un año, Libertadores con Lanús, Superliga ante Millonarios y la Liga I de 2018 frente al merecedor Tolima.

2-Además que fea imagen corporativa e institucional dejaron tras perder y ser tan malos perdedores, lo que debemos condenar y exigir respuestas desde su señor presidente y de la larga lista de la burocracia en cargos y jefes innecesarios como una sobredosis de gente haciendo lo mismo, bueno muy poco, en una organización con una estructura obsesa, innecesaria e ineficiente, la preocupación central del nuevo mayor directivo Sr Pérez en el semestre en vez de concentrarse en lo futbolístico.

3-Antes del tema de la pelota, es una vergüenza el no dar la cara en la derrota, el no tener gallardía, un irrespeto total y esconderse tras la caída, no tener el carácter, el respeto por su afición y por la opinión pública, todos al unísono, desde el presidente, los ¨incomunicadores¨ de los más de 4 que nada hacen, del técnico y de los jugadores, quienes también suman una alta cuota y son tan culpables del desastre verde.

4-Desde nuestra columna, lo anticipamos, muy impopular para los que miran el fútbol solo desde la pasión y la emoción más el vínculo afectivo, desde Cápsulas lo alertamos, lo anunciamos siempre respaldados en cifras analíticas, no en simples datos, las que son irrefutables y contundentes acerca de un equipo que realmente no venía bien.

5-Antes de la final, se escribió en estas Cápsulas:  La final presenta a Nacional en sus últimos 10 juegos, sólo 13 puntos de 30 y un 43% de nivel en rendimiento. No ganó en el 70% de sus partidos.  Sin duda su curva decadente es indiscutible y no ha tenido la capacidad de neutralizar esas brechas en materia ofensiva que muestran a un equipo impotente.

6-Se dijo previo a la serie final, también, que: Tolima, de los 10 últimos compromisos como referencia, logró un 67% en porcentaje, 20 puntos de 30. Ganó el 60% de sus juegos, el doble de Nacional, marcó el doble de goles (11) y recibió la mitad de goles de su rival (3) en 10 juegos. Es claro que por nivel llega mucho mejor el equipo de Ibagué y el verde debe cerrar frente a un mejor equipo por el buen momento que tiene y disfruta.

7-De la final, empezar por el señor Almirón. No sabe jugarlas definitivamente.  Su equipo fue mal diseñado para proteger el botín inmerecido y gigante que trajo de Ibagué y el saber explotar como sacar provecho de la necesidad del rival como local.  No podía salir con esa nómina en casa.  Mafla debió ser titular, no debió ingresar a Lenis, no supo defender una ventaja que entregó al minuto 93, con cambios pertinentes. Y no eligió bien los cobradores de tiros desde los 12 pasos, además de lo ridículo entre la ridiculez: Un técnico que no mira las ejecuciones.

8-Y vamos por los jugadores.  Monetti, cifras de pocos goles encajados, agilito, rápido, buen manejo del juego con los pies y saques, pero como siempre dijimos del suplente de Lanús que trajeron: demasiado bajito, -se notó en los penalties-, atropellado, a veces alocado, y quien ni siquiera jugó un solo partido de los 14 de la Libertadores del año pasado, ajado en los dos juegos claves de la temporada y en su casa: se metió los goles, 2 contra Millos en la caída 1-2 de Sperliga y en el 1-2 ante Tolima.

9-La defensa siempre les llegaron a lo largo del año, los rivales no tuvieron eficacia, errores en marca repercutidamente por los laterales, irregularidad de Felipe Aguilar con picos altos como muy bajos –el de la final-, contagiado el propio Henríquez, poco aporte en ataque, excursiones de Helibelton Palacio con desaciertos en pases y en el regreso.  Es increíble en una final, la alta desconcentración y no marcar al hombre en un cobro de costado al primer palo, permitiendo un gol absurdo de Banguero con la ayuda del portero Monetti quien fue inseguro y aparatoso en el control del balón.

10-En la mitad, equipo lento, circuitos de creación colapsados, Macnelly desconocido, Aldo peor, Castellani con entrega, en su estilo intenso y a veces apresurado, recayó en él la conducción, quedó en deuda, salvándose solo Jorman Campuzano. Equipo carente de explosión y sociedades.

11-Adelante, un cada vez más pedido, inefectivo e irregular Dayro Moreno, en un muy mal momento de forma. Lenis, lo peor de lo peor, con él el equipo tiene uno menos en campo y solo chispazos de Vladimir Hernández.  De cuota goleadora, ni que decir, frustrantes Rentería, Torres, también y escasamente se puede rescatar lo de Lucumí.  El balance ofensivo del equipo y de su ineficacia está reflejado en claras cifras que revelan su impotencia ofensiva.

12-Bocanegra se lesionó siendo el mejor atrás y jugando como central.  Con jugadores como Arias, necesario en una final, eso gol insólito no se lo hacen a Nacional. Pero el técnico lo ignoró, lo extraditó como al volante Nieto, en otro de los errores de Almirón quien llegó decapitando y sacando del equipo a un referente como Macnelly, lo que fracturó de entrada el ambiente, la atmósfera y el clima del grupo y generaron barreras entre técnico y jugadores, los argentinos –todos discutibles que trajo su empresario- por su lado y el grueso grupo manipulado, de otro lado, por Henríquez y Macnelly Torres.

13-Y se fue derrotado el Nacional sin honrar su historia y a esa notable afición, fueron muy superiores todo el semestre al equipo, porque su peor expresión la tuvo en los meses definitivos, con una irregular a floja Copa Libertadores y perdiendo los dos grandes exámenes finales. como pasó en toda la temporada es lo del último mes y medio en materia de juego, equipo ineficaz, sin efectividad, tanto colectivamente, individualmente y en los resultados en baja sensible.

14-Perdió el rumbo el Nacional hace rato. En las últimas 8 salidas del equipo, observen lo siguiente en las cifras alarmantes y reveladoras, como el mejor espejo, de lo que el técnico y su cohorte de siete asistentes no quisieron ver:

-Delfín 1 Nacional 0; Cali 1 Nacional 0; Nacional 2 Cali 0 -único partido bueno-; Nacional 0 Colo Colo 0; Huila 0 Nacional 0; Nacional 0 Huila 0; Tolima 0 Nacional 1; Nacional 1 Tolima 2. De estos hubo 6 partidos decepcionantes y desesperantes, Nótese como en 5 de los 8 últimos no marcó ni un solo gol.

15-Este es el balance del último mes y medio:
PJ 8   PG 2   PE 3   PP 3   GF 4   GC 4  PTOS 9 de 24.
Cerró el semestre con un paupérrimo 37.5% de nivel bajísimo y de penoso rendimiento en 8 juegos en los que dejó de marcar gol en el 62% de estos. Así no se puede ganar un título.  El 33% es el rendimiento promedio de los coleros en la mediocre liga colombiana y aquí no cuenta la reclasificación de un equipo qué si bien lidera el puntaje, se tiró el año en las instancias más decisivas.

16-Poda general, reclama este fracaso de fracasos. Desde el costosísimo y muy debatible cuerpo técnico, las carencias de liderazgo y de buenas relaciones de Almirón en la interna menoscabada y de divisiones del grupo.

17-Los 4 extranjeros ninguno marca diferencia. Hubo buenos momentos, la típica entrega en cancha, pero déficits en aportes.  Delgado un fiasco, Monetti portero normalito, erróneo en los momentos claves, Braghieri, un defensa común y corriente y Castellani, volante normal con buena cuota de lucha pero que como extranjero debía ser y aportar más. Y que ni Lenis, -no lo quiere la afición-, ni Vladimir Hernández justificaron su traída, los otros atacantes ya referidos.

18-En la mitad Loaiza, es otro que sobra. El panorama es oscuro, y supimos qué si continúa el fracasado entrenador, no seguirá Macnelly, obvio los 4 gauchos de su empresario seguirán – que encartada se pegó con ellos y a tan alto coste Nacional-, saldrían muchos más:  Arias, Nieto, Rentería, Bocanegra, ¿Lenis?, Cristian Vargas, entre otros. Y con esta nómina actual en la Copa Libertadores no tiene nada que hace la actual versión verdolaga.

Compartir:

6 comentarios

  1. jaime J montoya

    12 junio, 2018 at 5:59 pm

    *Plenamente de acuerdo con los srs Correa y Vanegas
    Con este ultimo algunas diferencias, caso Monetti, este muchacho salvó a Nacional de muchas derrotas con atajadas increibles, 2 goles bobos en 20 partidos le pasan a cualquiera y más teniendo una defensa tembleque, casos precisos Aguilar con la bola en los pies pone cara de pánico; Palacio muy mediocrito.

    Para mi que veo futbol y soy hincha del verde hace 68 años, el problema grande empieza por los referentes, Macnelly es un estorbo en mitad, no produce nada, un golcito cada 6 meses, 2 pasesitos anodinos y listo, algunos genios comentaristas todavía hablando de la magia de Mac, Aldo ya cumplió, puede ser para equipo chico, Dayro es un castigo para el espectador, se come 3 por partido, eso si le cobran 10 fuera de lugar, Almirón no entiende q Dayro no es un 9 neto, era goleador eN Mexico pero no de punta llegando de atrás.

    El absurdo sistema de juego de NACIONAL es único el mundo, un defensa centro, Henriquez dirige todas la jugadas, mientras tanto el equipo contrario se sienta a esperarlo atrás.

    Me gustaría hacer una pregunta: ¿Se maneja NACIONAL desde Bogotá, puso Ardila la condición de no tener técnicos ni jugadores antioqueños,? Yo me pregunto què pasó con esa camada de brillantes jugadores paisas que enriquecieron al verde, mire el caso del joven VILLA seguramente hace un año se ganaba el mínimo jugando en Bello, nadie lo vio?

    Para terminar una palabra de elogio a ese muchacho Castellani, tiene pasta de gran jugador.
    Jaime J. Montoya, Medellín

  2. Rafael Ignacio Correa González

    12 junio, 2018 at 8:45 am

    *Será que por fín todos nos ponemos serios ó vamos a seguir así…
    Aturdido aún con lo acontecido el sábado pasado, me atrevo a opinar a toda la familia del fútbol verde a que por fín despertemos de ese marasmo, de la indolencia, de ese leseferismo” ese dejar hacer y dejar pasar, de esa alcahuetería de fanático, de quitarnos el velo y por fín aterrizar en la realidad por dura que sea.

    Los juicios claro que se deben hacer desde ya… y empecemos:

    Directivos sin pantalones y hablo más de la gestión presidencial anterior que se dejaron manipular por los Dayro (aumento desproporcionado al renovar creando incertidumbre), los Macnelly (él se quería ir y después se hizo la víctima creando al interior el clima más enrarecido con su técnico), los Henriquez (hace rato se quiere perpetuar y ya le pasó su cuarto de hora lejos) y los Aldos (increíble que un jugador de esa edad y tan limitado aporte esté en el equipo pero peor que los directivos le hayan renovado contrato el año pasado) jugadores que por su edad y anteriores gestas se creen dueños de las determinaciones del equipo lo que es inconcebible en un equipo de la historia de Nacional.

    -Directivos..van a seguir contratando a precios exhorbitantes a cualquiera, sobre todo olvidando las divisiones menores sin una política clara al respecto?…se justifica darle oportunidades a los Torres, Lenis, Loaiza jugadores que ni fu ni fa por encima de los de las fuerzas básicas con sentido de pertenencia?… distinto a aquellos que tengan un nombre y que se consideren refuerzos (aunque ha ocurrido que tampoco dan pie con bola), caso Vladimir que siendo un estupendo jugador, la falta de confianza y su fortaleza mental no le han permitido demostrar su real valía.

    Técnico: que decepción de Almirón. Soy amigo de los procesos a largo plazo claro que sí y no podemos volvernos como la mayoría de los equipos Colombianos sacando técnicos cada 4 meses, pero lo de Almirón es para reflexionar: dos finales perdidas en el Atanasio y viniendo de resultados positivos en los partidos de ída dejan mucho que pensar, faltó muñeca, se especula que adentro existen jugadores haciendo la vida imposible, que pasó en la elección de los cobradores el sábado?.. va a seguir jugando así?..al filo del resultado?.. qué pena pero para ese costo si debería de haber sacado mas charreteras…

    Hinchas: que no fanáticos…quienes alcahuetean y hacen ídolos de barro a cualquiera, que no ven la realidad…que se conforman con poco.

    Respeto por favor con la institucionalidad NADIE puede estar por encima de ella..

    Revolcón con carácter es lo que se requiere, así se tarde en volver a la senda del triunfo.
    Rafael Ignacio Correa Gonzàlez, columnista Cápsulas

    • Juan Guillermo Correa González

      12 junio, 2018 at 5:30 pm

      *En respuesta a Rafael Ignacio Correa
      Un Técnico con agallas como Gamero, nos dio un lección de muñeca, de manejo de grupo, de cero entreguismo y de pundonor deportivo. Tanto al Rojo como al Verde les jugó de tú a tú en el Atanasio y demostró cuánto sabe de los rivales Colombianos.

      Merece nuestro reconocimiento y respeto, pues con un equipo de obreros, que el 60% de los 19 partidos de Liga estuvo por fuera de los 8, lo puso de tercero y sin que muchos creyeran en él, nos calló y en nuestra casa. Vaya, vaya. ¿Quién dijo: yo lo vi?….NADIE,
      Juan Guillermo Correa Gonzàlez, Medellín

      • Jorge Cadavid Marin

        13 junio, 2018 at 6:58 am

        *Por comentario de Juan Guillermo Correa
        Juan Guillermo, yo lo vi, estamos de acuerdo, es de verguenza, lo de Nacional ante el Tolima, es de admirar la capacidad del tecnico y la entrega de sus jugadores, la actitud venció la desidia, la pereza, la irresponsabilidad, eso fueron los jugadores del Verde.

        Nacional con una amplia nómina (en teoría), con rotación para cuidar sus cargas, Tolima con nómina más corta, asumiendo con casi la misma alineación, pero con ganas y compromiso, nos pusieron en su sitio y nos convirtieron en el hazmerreir ante el resto de país.

        Solo queda preguntar cuál es la verdad de la interna Verde?
        Jorge Alberto Cadavid Marín, columnista Cápsulas

      • Rafael Ignacio Correa González

        13 junio, 2018 at 8:12 am

        *Bienvenido Juan Guillermo Correa González
        Bienvenido Juangui a éste espacio de opinión de la comunidad Cápsulas, donde podemos coincidir o no pero se hace desde la base del respeto y los argumentos. Es cierto. Técnico que demostró coraje, valor y manejo. Tolima demostró lo que a Nacional le faltó. Humildad.
        Rafael Ignacio Correa González

  3. SILVIO BAENA

    11 junio, 2018 at 11:53 am

    *Imperdonable la sobradez de Almirón
    Lo que más duele es que el actual técnico convirtió el otrora infranqueable estadio Atanasio Girardot en un escenario de burla por parte de los rivales (léase Millonarios, Colo Colo y ahora Tolima ), tres finales seguidas dilapidadas por este señor que el sábado demostró que no tiene resiliencia , que carece de jerarquía que es UN SEGUNDON. realmente es imperdonable su sobradez.

    Señor Jorge Enrique, usted mejor que yo sabe que los indicadores o estadísticas son el lenguaje de los negocios que permiten analizar la eficiencia de un equipo ejecutivo o directivo y, precisamente con los indicadores que usted nos muestra hoy, definitivamente, este señor Almirón y su equipo de trabajo están dilapidando la grandeza que ha ganado nuestro club con personas como Quintabani, Sachi Escobar, Bolillo Gomez , Pelaez, Osorio y el Gran Reinaldo Rueda.

    Por favor Directivos de A Nacional, reconsideren darle tanta libertad (si es que lo van a dejar que siga malgastando nuestra imagen) al escoger las nóminas en eventos trascendentales (que le aprendan al señor Gabriel Camargo que interviene hasta en las ruedas de prensa).

    Por que de lo contrario les va a tocar retirar el slogan de “Más grandes aún”
    Silvio Baena, Un herido e impotente hincha de Nacional

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *