Capsulas de Carreño

Óscar Lemus, del Bucaramanga, lateral derecho en proyección

Hizo parte de la Selección Santander Sub-21, acá vs su departamento Norte

Por Nas Beltrán Freire
@NasBeltran

Para nadie es un secreto que el lateral es la posición más escasa en el fútbol colombiano, pues a lo largo del tiempo hemos evidenciado como en la selección mayor este es el lugar que más cuesta suplir en caso de que suceda algo con los habituales titulares.

Óscar Arley Lemus, en un cucuteño que se encuentra al servicio del Atlético Bucaramanga, sólo lleva 10 meses en el equipo, pero es titular inamovible del conjunto auriverde Sub-20 y ya puede decir con orgullo que debutó en el fútbol profesional colombiano.

Lemus es uno de los tantos jóvenes que inició en el camino del fútbol sin saber en qué posición se desempeñaría mejor en el terreno de juego, y es allí donde viene lo curioso de su historia, pues de pequeño lo que más le llamaba la atención era atajar, esto debido a que la primera vez que jugó fue con su tío quien para ese entonces le chutaba y él tapaba. Desde allí no suelta el balón de fútbol para ir a ningún lado, al punto que cuando su mamá lo enviaba a la tienda, Oscar lo primero que alistaba era su pelota.

Óscar Lemus, lateral por derecha Norte Santandereano que se encuentra al servicio de Atlético Bucaramanga.

El camino del fútbol lo inicia en su natal Cúcuta, con 12 años de edad ingresó a Quinta Oriental, allí comenzó como delantero y debido a lo que mostraba en el terreno de juego las personas comenzaron a hablar de él y de lo bien que se desempeñaba. Dichos halagos llegaron a oídos de su mamá quien le colocó la condición de dejarlo seguir entrenando a cambio de buenas calificaciones en el colegio.

Su amor por el fútbol se hizo cada vez más grande, ya no pensaba en otra cosa que no fuera poder salir y jugar con sus amigos y disfrutar así del deporte que tanto le gustaba; hizo parte de la selección de fútbol de salón de su colegio, gracias a su desempeño fue selección Norte de Santander. De dicha experiencia resalta las habilidades que tiene hoy y que puede aplicar. Por eso en 2013 decidió presentar la convocatoria para la Selección Norte de fútbol y así cumplir uno de sus sueños a corto plazo, representar y vestir los colores de su departamento.

Luego de dicha experiencia decidió cambiar de escuela, pues la anterior le quedaba un poco lejos de casa, es allí donde entra a Juventus Chamitos, equipo en el que cambiaría de posición pues de delantero pasaría a ser volante de marca, un cambio un poco abrupto para un adolescente de 14 años pero que aprovechó de la mejor forma.

Estando allí lo ganó todo, Chamitos era el rival a vencer de todas las escuelas y clubes cucuteños, por eso era parada fija para veedores de otras ciudades y clubes que tienen claro que en Norte de Santander hay talento. Muchos fueron a probarse, pues uno de los sueños más comunes en cualquier parte de nuestro país es el ser futbolista profesional, pero sólo escogerían a 3 para que fueran a la capital musical de Colombia y presentarse con el equipo Pijao.

Con tan sólo 16 años, Oscar saldría de casa en búsqueda de sus sueños, presentaría pruebas en Ibagué siendo menor para la categoría que aspiraba, la Sub-20, pero allí Tolima le ofreció quedarse con la Sub-17 jugando la Liga local y diciéndole que tenía que correr con sus gastos, razón por la cual él decidió volver a su tierra junto a su familia.

Al regresar a casa, Eduardo Zapata le ofreció ir a la Ceja – Antioquia para que se probara e hiciera parte de un nuevo proyecto que estaban promoviendo. Dicho proyecto trataba de llevar talento colombiano a España para realizar partidos amistosos con diversos equipos de allí y así pudieran estar a la vista de diversos scoutings del país europeo. Allí surgió uno de los mejores consejos que le han dado, debido a las aptitudes demostradas un técnico español le dijo que se probara como lateral, pues tenía todas las virtudes tanto físicas como técnicas para desarrollarse en dicha posición. Su experiencia en el viejo continente fue buena, al final una propuesta llegaría para que conformara un equipo de la segunda división, pero la cosa se terminó cayendo.

Óscar junto a sus coterráneos, Duvan Carrillo, José Jaimes, Felipe Martínez y Jonatan Capacho.

Pudimos hablar con uno de sus fieles compañeros y amigos en el camino del fútbol, con quien también viajó a España y hoy comparte equipo, para que nos contara alguna anécdota vivida allí y esto nos dijo “Cuando fuimos a jugar contra Barcelona y llegamos a la sede sentimos que ya nos iban ganando 1-0, pues sólo la sede ya metía miedo. Sabíamos que el partido era duro, pero confiábamos en las capacidades que teníamos. Los primeros 20′ fueron nuestros, nos impusimos, pero del 25′ en adelante nos comenzaron a pasear, al final terminamos 5-0 abajo y entendimos que para estar allí nos falta mucho, trabajar y prepararnos, esa fue una de las experiencias que más nos unió, siempre recordamos ese momento pues nos jugamos la vida, pero igual perdimos” eso nos compartió Duvan Carrillo, portero del Atlético Bucaramanga Sub-20.

La experiencia vivida en el viejo continente le dejó varias enseñanzas, la más importante de ellas es que debe seguir trabajando fuerte cada día para hacerse un puesto en el FPC, es por eso que siempre da el 101% de sí mismo y se mantiene fuerte y preparado para afrontar cualquier situación que se le presente.

Continuó en Medellín hasta diciembre del año pasado, retornó a Cúcuta y allí el entrenador de su último club le reseñó que el equipo Leopardo haría convocatorias, razón por la cual decide viajar a la ciudad bonita y presentarse en el club auriverde; desde ahí ha sido uno de los jugadores más destacados de la Sub-20 en los dos torneos que han disputado este año, el torneo nacional y la categoría primera de la Liga local en donde son semifinalistas.

Siempre habla del equipo Leopardo y sus compañeros como su familia, con muchos se entiende en la cancha, pero el nombre que más resalta es el de Johan Caballero, el popular “Pino”, que es el delantero con el que comúnmente comparte la banda derecha y más crea sociedades en el conjunto auriverde.

De su gran experiencia en España guarda este recuerdo fotográfico junto a su compañero de equipo Duván Carrillo.

Su proceso en el Atlético Bucaramanga lo describe como “ganancias gracias al trabajo realizado”, el profesor Fernando el ‘Pecoso’ Castro le dio la oportunidad de debutar en Copa Águila el 12 de abril en Magangué vs Unión Magdalena en donde disputó los 90′ y luego vs Alianza Petrolera como locales, partido en el que fue la figura por las capacidades demostradas, al punto que ese día la hinchada que acompañó al equipo leopardo se comenzó a cuestionar ¿Quién es ese muchacho?

Su primer partido con el primer equipo lo vivió como la recompensa a su trabajo duro y constante, allí estuvo evidenciado todos y cada uno de los esfuerzos realizados a lo largo de su vida, el jugar en canchas de tierra y cemento, el entrenar a doble jornada, el no darse por vencido; por eso esa fecha la llevará guardada consigo siempre.

“Caballito” como lo llaman sus compañeros de equipo debido a la rapidez que tiene por la banda, es un joven con muchas virtudes dentro y fuera de las canchas. Como persona es muy noble, humilde, sencillo y trabajador, tiene como filosofía de vida que las cosas se ganan con trabajo fuerte y por eso siempre se esfuerza por lograr sus objetivos. Como jugador es polifuncional, rápido, dinámico, muy técnico, fuerte, con un excelente físico, le da buena salida al equipo y es bueno en el uno contra uno.

Dentro de sus referentes tiene a Santiago Arias por su marca y buena salida, internacionalmente hablando reseña a Dani Carvajal por su rapidez, agresividad en marca y claridad en el campo de juego. Por el lado de sus sueños está el consolidarse en un equipo colombiano, jugar en el exterior y tener el honor de representar a su país en la selección nacional.

Hablando un poco de su vida personal y de las cosas que marcan a quienes desde muy jóvenes dejan su casa para perseguir su sueño, habla de lo dura que a veces puede ser la distancia, pues su familia es su gran motor. Describe a su mama como “La persona que me apoya en todo, es la que hace que este sueño sea posible, ella me apoya económica y moralmente, siempre está ahí para un consejo, lo es todo para mí, mi mejor amiga, mi confidente”.

Entiende que todo es un proceso para ir mejorando cada día, por eso hace énfasis en la que cree es su mayor debilidad: “La confianza en mí mismo, en mis capacidades, sé que debo trabajar la fortaleza mental”.

Por ahora seguirá enfocado en el equipo Leopardo, se encuentran en una fase definitiva de la Liga local que entrega un cupo al campeón al Torneo de la Marte, torneo que es representativo en la capital de del departamento de Santander.

Óscar Lemus, se muestra como un lateral fuerte en cuanto a prospecto, sus cualidades en la cancha son más que evidentes y tiene todo el potencial para que cualquier equipo en Colombia se haga a sus derechos y así terminar de pulirlo, para darle una oportunidad en el FPC. Sí su futuro es en el Atlético Bucaramanga, que gran refuerzo se hará

quien dirija al equipo Leopardo en 2018, sea Jaime De La Pava o quien llegue en caso de una salida, este joven Nortesantandereano merece todo el apoyo y acercamiento al primer equipo para irlo llevando y por qué no en un futuro él cumpla su sueño de representar al país.

 

FICHA TÉCNICA
Nombre
: Oscar Arley Lemus Jaimes
Fecha de nacimiento: 21 de Mayo de 1998 – 19 años
Lugar de nacimiento: Cúcuta, Norte de Santander
Posición: Lateral Derecho
Pierna hábil: Derecha
Estatura: 1, 76 Mts.
Club Actual: Atlético Bucaramanga

Share This:

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *