Capsulas de Carreño

Otra cosa dice el tango. Por Jorge Iván Londoño Maya.


Por Jorge Ivàn Londoño Maya

“Pero si la mala suerte quiere que salgas vencido. Se conforman porque saben que has perdido con honor.”

Esto dice el tango dedicado a Nacional.  Pero la realidad de anoche fue muy distinta, porque Nacional tuvo de todo, menos honor. De esta noche aciaga se excluye Armani, porque como siempre, partido a partido, se erige como  figura, y anoche fue determinante para evitar una goleada.

Nacional llegó precedido por unas estadísticas que se las quisiera el DANE, pero esas no juegan. Juegan los jugadores, y ellos anoche hicieron hasta para vender, menos jugar.

El primer tiempo fue un dechado de lentitud, al mejor estilo de marcha de maestros en paro, entregas horrorosas, faltas por doquier,  “comoquier” y “dondequier”, hasta en el área, como la de Henríquez, originando el penalti que erró Duque, o la innecesaria de Arias cerca del área, cuota inicial para el primer gol.

Nacional le entregó al Cali la iniciativa para que atacara hasta con los recogebolas, el medio campo se lo regaló, hasta empacado en bolsa de D1. Solamente tuvimos una opción de gol con Ibargüen, que entró al área como guerrillero por su cambuche. Menos mal, el árbitro Herrera, el mismo que nos pitó en El Campín el partido de ida con Millonarios, tan sutil como delgado, dio por terminado este primer sufrimiento.

A propósito de jueces, el juez de línea del lado superior de la pantalla, (ignoro la posición geográfica) se hizo el miope en el primer tiempo de una salida del área del portero del Cali con el balón en la mano, que daba para cobro de tiro directo, y en el segundo tiempo, un fuera de lugar nacido de un cobro de tiro libre para el Cali, que terminó en un cabezazo desviado.

El segundo tiempo Nacional lo comenzó con alguna mejoría que representó mas llegadas a la portería caleña, lo que propició la primera  frotada de manos y el primer ¡eso carajo!, pero quien iba a pensar que serian los únicos, porque el Cali volvió a arreciar en sus contragolpes  y en uno de tantos llegó el segundo, hecho por la cuna del mismo palo.

Con ese marcador en contra uno comienza a autoconsolarse y a pensar en el partido de vuelta en Medellín, y decirse a sí mismo, bueno… dos goles no son como mucha diferencia, ¿O sí? y saca  ánimos de donde no los hay, y juega a la par con los jugadores, y empuja, y dice palabras feas, y trata de meterse en la cancha, así sea  mentalmente, pero llegan jugadas como las de Henríquez, quien haciendo honor a su accesorio ninja en la cabeza, de un manotazo mandó al suelo al jugador del Cali….y tenga la roja.

De ahí en adelante el ole en la tribuna juega a nuestro favor, porque los del Cali se olvidan que van ganando por dos goles, y comienza la tocata verde, pero de los de allá, aunque perfectamente pudieron anotar el tercero. Mientras todo eso sucedía, muchos le rogábamos a san Rolex que volara.

Para este domingo mucho habíamos pedido de regalo una estrella, pero si se repite lo de anoche, será volver al par de medias.

Share This:

5 comentarios

  1. luis a rincon o

    15 Junio, 2017 at 9:09 pm

    *De Bogotá: Mensaje de hincha de Millonarios
    Llorar sobre la leche derramada!!!!
    Luis A. Rincòn O., Bogotà, hincha de Millonarios
  2. Juan Fernando Echeverri C.

    15 Junio, 2017 at 6:57 pm

    *Con críticas para Henriquez
    Hombre Jorge Iván, sabes que difiero de tus comentarios negativos y hasta exagerados cuando el Nacional no hace las cosas bien, pero hoy si te concedo toda la razón. Todo lo hecho fue mal y requetemalo…No había con que ganar ni para al menos tener esperanzas.

    Duele ver a ese payaso de Henríquez “haciendo lo que le da la gana”,cual aprendiez de dictador y casi que celebrado su falta que originó el penatly.

    Henríquez es un hincha del junior infiltrado en el verde. ¿Acaso podemos olvidar ese penalty que cobró sin aliento y a las manos del arquero del Junior, cuando nos sacaron del bolsillo aquel campeonato?

    Con seguridad que en Medellín, el VERDE recuperará la casta y va a golear, además de tener a favor, que Henríquez, quien parece enemigo del Nacional, no podrá jugar y repetir sus cssi que acostumbradas embarradas.
    Es hora que el Glorioso Verde, pase por el cedazo tipos como Henríquez, renueve con juventud la nómina y dejen ese afán mercantgiloista, cuandi vebden lo mejor que se tiene, desmantelando el plantel. ¡Seriedad señores del Atlético Nacionalo! El campeonato no es un bazar ni un mecato de pan con gaseosa y no todo puede ser plata.
    Saludos,
    Juanfer, Juan Fernando Echeverri C.

  3. Giovanny Rúa Vásquez

    15 Junio, 2017 at 4:14 pm

    *Por la columna de Jorge Iván Londoño
    Lo mejor de todo, Don Lobato, fue el final del partido y el final de tu fina columna.
    A rezarle a san Macnelly para que se ilumine el domingo.
    Saludos,
    Giovanny Rúa Vásquez
  4. VICTOR H RESTREPO

    15 Junio, 2017 at 2:00 pm

    *Nacional, sin alma
    Sencillo y lo veo así con todo respeto, anoche ante el Cali, eso parecía el famoso partido que se juega en los barrios, el mejor equipo de rodillones contra los mas jóvenes; al principio se aguanta y se corretean y después ya no podes y terminas sometido por ellos. Que pobreza de equipo este Nacional, sin alma, sin ideas, el Cali no generaba peligro pero los volantes de marca de Nacional que son solo faltas le crearon el peligro, el líder del equipo se creyó el brabucon del barrio y anoche no se la perdonaron y los delanteros, oiga no meten miedo sino a los chicos..

    Ibarguen vueltas y vueltas y vueltas y perdiendo balones por tanta confianza; ahora no se porque cuando Nacional juega con los equipos del Cali, el libreto se le pierde, se desdibuja, se pierde la identidad y definitivamente ese uniforme no mas, eso parece el Bucaramanga, el Huila y los equipos que tienen ese uniforme son equipos chicos, y el rival pierden el respetos.

    Nacional es verde y no Amarillo, este año el patrocinador si peló el cobre, se le vio mas el deseo de plata que de mantener la grandeza de equipo,vendió jugadores de 20 años y trajo jugadores de 30 y mas y así nos es. Y dejo el verde y blanco del equipo por un amarillo que todos sabemos es mas de una gaseosa que necesitaba promocionar.
    Víctor H. Restrepo, Cali, hincha de Nacional

  5. Martha

    15 Junio, 2017 at 11:55 am

    *Lo de Nacional en Cali fue un desastre
    Anoche el partido fue un desastre, no le pusieron interés en el primer tiempo jugaron que ni principiantes en la cancha, error tras error. Increíble que se hagan expulsar sabiendo que están jugando una final.
    Ahora hacer fuerza el domingo, ojalá que sean conscientes y salgan a jugar la camiseta o sino que vean ganar al Cali.
    Martha Londoño

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *