Capsulas de Carreño

Primer traspiés de la cruzada. Por Gilberto Maldonado Bonilla


Por Gilberto Maldonado Bonilla

 

 

*Como frase de cajón, conformista además, “esto apenas comienza”.
——————————————–

Atlético Nacional perdió en su primera intervención de la presente edición de la Copa libertadores ante el Barcelona de Ecuador. Un dos a uno a favor del equipo ecuatoriano que se presenta un tanto corto por lo exhibido por Atlético Nacional.

Y el marcador no es otro porque en el arco verde estaba el coloso Franco Armany.

Primer tiempo. Una competencia entre gacelas y quelonios; sobre todo después que Atlético Nacional se pusiera arriba en el marcador. Como en el chavo, sin querer queriendo. Y después?

Con velocidad y fútbol bien elaborado, Barcelona de Ecuador empató el partido y, pocos minutos después, cristalizó su superioridad en la cancha con el segundo gol cuando el tiempo reglamentario llegaba a su fin.

Atlético Nacional no tuvo ni siquiera tiempo de esgrimir sus conocimientos de administración; mucho menos esa exponencial mentalidad de tramitadora. Porque no se puede administrar lo que no se tiene.

Anoche, Atlético Nacional no tuvo tiempo para pensar, para crear. El faro se fundió y la fuente alterna tampoco funcionó. Todo el que hacer deportivo de Atlético Nacional se redujo a la estéril tarea de tratar de contener a los ecuatorianos. Cero contención, cero creación; entonces el partido en el primer tiempo hubo que cimentarlo en una defensa que ayer no fue tan sólida como en otros partidos.

Segundo tiempo. Como regalo de la diosa fortuna, Barcelona ecuatoriano sacó el pié del acelerador. Se podía tener la ilusión que ello favorecería una reacción de Atlético Nacional.

Esos pálidos intentos de reacción verdolaga trataron de surgir con la entrada tardía de Andrés Felipe Ibargüen.

Como frase de cajón, conformista además, “esto apenas comienza”. Un traspiés en la cruzada de retención del título de Copa Libertadores. Objetivo impreso en la competencia misma; pero cuando trasciende a los deseos irracionales de los seguidores se convierte en un medio de presión.

Share This:

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *