Capsulas de Carreño

¡Qué irrespeto a la hinchada del DIM…!!! Por María Victoria Zapata B.

Por María Victoria Zapata B.

*Lo único cierto hoy por hoy   es que cada presentación del DIM es una tortura.

Hoy  los hinchas rojos nos sentimos nuevamente golpeados, maltratados y  castigados por otros decepcionantes 90 minutos en el presente campeonato.

No nos indigna  el 2-2 con el que concluyó el juego ante Alianza Petrolera, en el estadio Daniel  Villa Zapata de la ciudad de Barrancabermeja.

Nos indigna el fútbol del Deportivo Independiente Medellín, un equipo al que no se le  observa  trabajo por parte alguna.  Y nos subleva aún más, verlo sin jerarquía y sin alma.

Lo de esta tarde  fue una continuación de la deshonrosa presentación en territorio guaraní,  el jueves pasado, en el debut rojo en Copa Sudamericana.  Fue otra demostración de la carencia de conceptos tácticos elementales, de mentalidad,  de motivaciones y de manejo, tanto técnico como  dirigencial.

Hablar del comportamiento del equipo en  la capital petrolera de Colombia,  es reiterar que no solo los cuatro triunfos en línea al inicio del campeonato fueron un embeleco sino que el DIM  continúa en un  retroceso administrativo-deportivo  acelerado y peligroso.

En el ámbito competitivo,  tal como vamos, el fútbol  del Equipo del Pueblo no  alcanzará ni para  optar al  premio de consolación en que se constituye el ingreso  a grupo de los ocho. Transcurridas 15 fechas  del torneo desconocemos a que juega el DIM,  cual es su onceno titular y que jugadores conforman su columna vertebral, si es que acaso  la hay.   Pero si tenemos ya muy claro que el equipo se encierra cada vez que  anota un gol- como si su zaga  fuera mínimamente confiable-,  que el  rendimiento de jugadores como Elacio Córdoba, Elvis Mosquera Juan David Murillo, Goma Hernández  o Ever Valencia,  no  amerita ni siquiera su  inclusión en el listado de suplentes, que su defensa es insolvente por completo por cuanto carecemos de laterales y de centrales que ofrezcan un mínimo de garantías,   que  tenemos  buenos delanteros pero no contamos con volantes de armado  y que al equipo no se le nota trabajo  ni fundamentación táctica.

Lo único que percibimos es un DIM  que, lejos de mostrar signos de mejoría, cada vez se nota más confuso y desorientado, un DIM sin fútbol ni identidad, un DIM que insiste en jugar a lo menos sabe hacer: defenderse.

 

Otra vez  retrasados
Y otra vez recibimos gol sobre el final del partido, tal  como aconteciera con Deportes Tolima,  Patriotas y  Atlético Nacional porque el DIM no ha querido ni podido entender que su zaga no es confiable y, por lo tanto,   su  mejor manera de cuidar un resultado es  ampliando el marcador.

Después del  2-1   con el que finalizó el primer tiempo, el DIM  volvió a caer en su propia trampa en el período complementario. Se encerró en zona propia y le dio todas las libertades al onceno de Barrancabermeja que lo acorraló, le empató al minuto 85  en un cabezazo  del argentino Pablo Vranjicán y tuvo  posibilidades, inclusive,  de marcar el tercero  en  tiempo de reposición.

De nada sirvieron las dos anotaciones de Yairo Moreno,  la mutación de todos los jugadores rojos a zagueros, ni los contragolpes de Castro o el mismo Yairo. Tampoco la reprochable actitud del debutante arquero  Andrés Mosquera Marmolejo, quien se dedicó a quemar tiempo desde el período inicial ni las sustituciones del juvenil Rivaldo Correa por Ever Valencia y de Leonardo Castro por Juan Fernando Caicedo, en los minutos 63 y 78, respectivamente,   que resultaron del todo intrascendentes.

El 2-2  final  y la decepcionante presentación en el estadio Daniel Villa Zapata dejaron nuevamente al descubierto  todas las carencias del DIM  modelo 2018 y la fugaz ilusión que nos regalaron  los triunfos en línea ante Atlético Huila, Boyacá-Chicó,  Millonarios y Deportivo Cali.  De ahí en adelante muy poco, casi nada…

Solo   8 de  27 posibles
Y un  bajísimo 29.6% de rendimiento en las últimas  nueve  fechas jugadas por el DIM    en el  campeonato.  Sin contabilizar el  aplazado partido  de la décimo cuarta fecha con América,  las estadísticas no pueden ser más deprimentes:    5 derrotas,  ante Rionegro, Junior, Once Caldas, Santa Fe y Nacional.  Dos empates con Deportes Tolima y Alianza Petrolera y tan solo 2 victorias,  con  La Equidad y Patriotas.

Pero más allá de la incuestionable  verdad numérica, está la frustrante realidad del fútbol rojo. Ese fútbol que  duele, que indigna, que irrespeta, que pisotea  la pasión del hincha, que  diagnostica un problema  que se origina en la cabeza del equipo,  en su  propia administración.

Hoy, lo reitero, el Deportivo Independiente Medellín es una institución sin proyectos serios, sin proceso alguno, sin  dirigentes, sin cuerpo técnico   y con jugadores desdibujados  en su fútbol, en su estado  de ánimo.    Al Equipo del Pueblo le restan cinco partidos  por jugar: el postergado con América y  con  Jaguares, Bucaramanga, Deportivo Pasto  y Envigado.  Cinco  compromisos  en los que el fútbol y la postración mental de la casi totalidad de jugadores no permiten  aventurar ninguna cábala.

Lo único cierto hoy por hoy   es que cada presentación del DIM es una tortura.  Es un  irrespeto  a la hinchada…!!!
(María Victoria Zapata B.)

Share This:

5 comentarios

  1. Pablo Calle

    17 abril, 2018 at 3:56 pm

    *Semana de horror para el DIM
    Don Alfredo, cordial saludo. Un abrazo a toda la comunidad de Cápsulas y por supuesto a María Victoria, la dama roja del comentario.

    Semana de horror para el DIM. Tres partidos jugados, dos derrotas, un empate y 6 goles encajados. Pero no es solo el haber perdido y empatado sino con quiénes y bajo qué circustancias se dieron los resultados; en mi concepto perder el clásico y acto seguido perder el 80% de la serie ante Sol de América son resultados saca-técnicos. Encima nos dejamos empatar dos veces de Alianza Petrolera y terminamos de complicar nuestra situación en Liga donde ya marchamos séptimos.

    Muy acertadamente señala María Victoria que “el DIM continúa en un retroceso administrativo-deportivo acelerado y peligroso”. Yo he tratado de aguantar a Rescalvo hasta donde he podido, pero tras 14 fechas de Liga y el pavoroso debut por Copa Sudamericana, uno comienza a pensar que nada pasará con este DIM de los españoles. Que lo que inició más o menos bien se ve cada vez peor y quizás lo mejor sea un cambio en la dirección técnica del Poderoso.

    Desde la parte directiva también se ven muchos desaciertos y ‘palos de ciego’. A don Raúl tenemos mucho que agradecerle; nos sacó de una crisis profunda donde estábamos incluso en peligro de descender. Esta nueva dirigencia nos devolvió la esperanza y el rótulo de favoritos para disputar torneos. Con ellos ya celebramos una estrella y hemos asistido a torneos internacionales en los últimos años. Eso está muy bien, pero de un tiempo para acá son más los desaciertos, en muchas decisiones se ve improvisación y lo que más preocupa es el conformismo: las declaraciones de don Raúl en Múnera Radio dan a entender que el señor está muy cómodo con un equipo en el séptimo lugar y que va a torneos internacionales para salir eliminado en primera ronda.

    Hoy por hoy Medellín es lo que puedan hacer Ricaurte, Yairo y Germán Cano. Puras individualidades sin estructura, con una defensa de equipo amateura la que cualquier equipo le genera múltiples opciones de gol. El problema no es nuevo, pero mucha responsabilidad le cae a Rescalvo pues no tuvo en cuenta a Erramuspe y lo de Murillo es pobrísimo, borró por completo a Daniel Restrepo y Didier viene regalando gol por partido, sacó del mapa a Eduard Atuesta y lo de Goma es vergonzoso. En fin, han sido varias decisiones desacertadas por parte del español, y al rojo no se le ve por ninguna parte el trabajo de la semana. Tampoco evolución de ningún tipo sino que por el contrario parece que cada vez jugamos peor.

    Quedan entonces 5 fechas por Liga y la revancha ante Sol de América por Copa Sudamericana. Por lo visto hasta ahora no vale la pena hacernos muchas esperanzas, ni de ganar el título ni de remontar esa serie. Mucho menos de pensar en ganar el certamen internacional. Por fortuna esto es fútbol y la historia se escribe a cada segundo. Mientras ruede el balón hay esperanzas, y yo de corazón espero que don Raúl y los hermanos Rescalvo nos callen la boca.
    Pablo Calle, hincha rojo, columnista Cápsulas

  2. Fernando Rivera

    17 abril, 2018 at 11:14 am

    *Desahogo rojo de Fernando Rivera
    Venían de Asunción de realizar una pésima presentación, pero se creyeron estrellas y como les tocaba con Alianza, salieron al campo como muñequitas de porcelana, caminando la cancha, sin meter la pierna, solo buscando la falta contraria y con una pereza desesperante.

    Ese Mosquera Marmolejo no le calza los zapatos a David a pesar de su ostensible bajón que lo sacó de la selección. En esa defensa deambulan como zombis Murillo, Mosquera y Anchico, a Ricaurte le dio la pálida, a Mauricio Gómez no lo mueve un terremoto, Castro más desorientado que Adán en el dia de la madre y en la raya Rescalvo, que es de lo malito que ha pasado por ese banco. En cualquier momento será víctima de un ataque de autoritarismo del dueño y tendrá que buscar refugio en Teleantioquia o SPN donde alojan a los técnicos fracasados, desactualizados, obsoletos para quienes es más fácil dirigir detrás de un micrófono que parados en la raya donde son de una improductividad asombrosa, solo sirven para indicarle a los demás que es lo que hay que hacer pero ellos mismos no lo hacen porque son de una incapacidad infinita.
    Fernando Rivera, Medellín

  3. Gabriel Villa

    16 abril, 2018 at 7:34 pm

    *Pobre DIM y pobre hinchada
    Nos ilusionaron en los primeros partidos pero todo fue un ingenuo espejismo. Los españoles vinieron a hacer el “año rural” y no lo han superado. Qué desastre de defensa, incluidos los arqueros, centrales y laterales si es que así se les puede llamar. No se ve trabajo de equipo. Directivos pellízquense y tomen decisiones.
    Gabriel Villa, Medellín
  4. Mauricio Velez H

    16 abril, 2018 at 11:44 am

    *El déficit del DIM
    Buenos días.
    Creo que hay 2 puntos con un déficit total:
    Jerarquía. Ni los jugadores, ni el cuerpo técnico, ni las directivas la tienen, en el partido anterior de la Copa Suramericana parecíamos con miedo, dimos pena ajena.
    Columna Vertebral. Portero que de garantías, no lo tenemos, Centrales de experiencia, no aparecen, Mediocampistas que marquen diferencia, no los hay, Ricaurte empezó bien y se contagió de la mediocridad de los demás y Yairo hace 2 jugadas de crack y muchas de él, y delanteros que infundan miedo no tenemos.
    Conclusión:”EL OTRO AÑO SI”
    Mauricio Vèlez H., Medellín
  5. Diego García

    16 abril, 2018 at 9:11 am

    *Por comentario de María Victoria Zapata
    Totalmente de acuerdo con estos comentarios, equipo sin jerarquía, sin cabeza para la dirección técnica, un mar de errores defensivos, sin creación,y con una administración muy cuestionable. Creo que llegó la hora de un revolcón estructural en el DIM. Ya se les salió de las manos a los directivos.
    Diego García, Medellín

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *