Capsulas de Carreño

Real Madrid: ‘gestión’ de campeón

MADRID. El momento en el que Viktor Kassai le saca la segunda amarilla y expulsa a Vidal: el chileno no había cometido infracción. Foto Reuters tomada de Clarín.

Por Cristian Duván Heredia Rocha,
Bogotá

*Para vivir existen tres métodos: mendigar, robar o realizar algo.
———————————-

Esa es la frase que el Conde de Mirabeu, el ‘orador del pueblo’, economista y revolucionario francés de la época de la Ilustración, usó en uno de sus libros más célebres, el amigo de los hombres, escrito en el año 1756, para describir el ‘modus vivendi’ que por aquellos tiempos en suelo ‘galo’ los hombres debían escoger.

Quien iba pensar que desde aquella época, el siglo de las luces, precedido por la revolución francesa, aquella sentencia se hiciera realidad en todos los ámbitos de la vida. El fútbol hace parte del hábito diario de la menos el 60% de la población mundial, y eso tirando datos a ojo de buen cubero, por algo lo llaman ‘el deporte Rey’.

Aquella fue la frase que se me vino a la mente cuando vi el infame extra tiempo del juego de vuelta de cuartos de final de la Champions League entre Real Madrid y Bayern Múnich en el estadio Santiago Bernabéu. A mí como a nadie, me duele que el deporte que tanto amo  esté permeado por hechos, que más que generar polémica, enturbian todo sentimiento y generan nausea, asco, repudio.

Jamás se me va a olvidar cuando mi padre, acérrimo amante del fútbol, y el culpable que lleve esta gran pasión como bandera, me contó de lo sucedido en la Copa Libertadores de 1989: árbitros comprados, juegos amañados como el de cuartos de final entre Millonarios y Nacional, hasta hoy el mayor descaro en la historia del fútbol (a mi juicio) liderado por el cartel de Medellín, y el juez chileno Hernán Silva, y de lo cual no quiero acordarme más.

Esa noche que lo oí hablar, en medio de unas cervezas que nos acompañaban en casa viendo un juego de la Selección Colombia ante Chile en el año 2000 por Eliminatorias, la inocencia de mis 9 años se convirtió en una mente crítica, que desde allí quiso ir más allá, y saberlo todo,  codificar hasta el más mínimo detalle de un cotejo.

Dicho episodio, sumado a la definición que dio mi profesor de Fundamentos de Economía en la academia, se conjugaron de inmediato. Aquel docente aducía el concepto en definición como “el uso del método ortodoxo o contrariado para lograr los objetivos empresariales”.

Y aquí comienzo mi exposición: los grandes equipos de fútbol, tienen detrás una gran estructura administrativa y de mercadeo, que tiene como piedra angular el poder adquisitivo que los define. Su reputación se mantiene ganando títulos, ya sea por el buen camino, “o por el otro” como decía uno de los íconos que definen nuestra sociedad colombiana: Pablo Emilio Escobar Gaviria.

Por supuesto, Real Madrid hace parte de ese selecto grupo de equipos en el mundo que tiene impacto desde la Patagonia hasta la isla Kaffeklubben. Dirán muchos que sus hazañas, en especial las recientes, porque de las de Paco Gento, Di Stefano, Puskas, Rial y Raymond Kopa (que deben estar retorciéndose en sus tumbas, menos el primero) no tengo dudas y merecen mi total admiración, no son tan gloriosas como parecen.

Me sumo a ese grupo: he visto que en los siete años consecutivos en que ha llegado a semifinales o ha sido campeón de Champions, algún juego ha estado envuelto en escándalos. En 2011, en cuartos ante el Tottenham, en una victoria 4-0 del equipo, el juez echa sin justificación a Peter Crouch y deja de sancionarle dos penales claros a los ‘Spurs’, que sin duda hubiesen cambiado el trasegar de la serie.

En 2012, en semifinales, Victor Kassai, el protagonista de la infame historia de más adelante, quiso llenar de amarillas a los alemanes del Bayern Múnich en el extratiempo buscando su expulsión, y alargó el final del tiempo reglamentario hasta 7 minutos, sin justificación, buscando que los ‘Merengues’ anotaran el gol de la victoria. Al final, fueron los ‘Bávaros’ los que se quedaron con el pase por esas historias justas del fútbol.

Episodios parecidos sucedieron en los siguientes cuatro años: en octavos de 2013 un gol en fuera de lugar en el juego de vuelta de octavos antes el United les dio el pase a cuartos, y en las finales de 2014 y 2016, ambas ante Atlético de Madrid, o hubo un alargue descarado de tiempo que forzó el juego al alargue, como sucedió en la primera ocasión, o reducción cuando los ‘Colchoneros’ estaban mejor, como en la segunda (y eso que en aquella ocasión Griezmann, que rara vez erra un penal, desperdició un cobro que pudiese haber desequilibrado la serie. ¿Raro, no?).

Kassai volvió a ser protagonista en 2017 favoreciendo los intereses de los ‘Colchoneros’: perdónó un intolerante Casemiro hasta 6 veces, jugo gratis todo el partido; validó dos goles de Cristiano Ronaldo en fuera de lugar tan grandes como el universo entero (¿De qué valen los avances tecnológicos y los cambios del reglamento de la International Board, si no se usan para bien?); y para redondear uno de los descaros más grandes de la historia, desequilibra a un valiente Bayern, que estaba mejor perfilado ´para el alargue, echando a su pulmón en el mediocampo, Arturo Vidal.

Que curioso que lo pongan en una serie Real – Bayern, que tenía antecedentes recientes, y de polémica. ¿Era su revancha personal, o una cadena de favores que debía evidenciar en la cancha? Solo una gran reflexión me queda de todo esto, dividida en dos partes.

La primera: Florentino y sus euros, irónico ejemplo a seguir por otros varios otroras clubes del mundo, lo pueden todo. A eso me refería cuando aducía la gestión de párrafos arriba, válido en los grandes actuales campeones del mundo, y que son secundados por FIFA, UEFA, Conmebol, Concacaf, etc.

¿Acaso vale más la figuración de los mejores jugadores del planeta, que hoy ya van en decadencia, que la esencia de un juego honesto, apasionante, que supo cautivar a varios aficionados en sus comienzos? El impacto del Marketing, las apuestas, los grandes negocios, las grandes marcas y sus voluminosas ventas, han cumplido con su deber: volver del fútbol una práctica turbia.

Otros varios como Barcelona (El Más reciente ante el PSG, una oda al ladón), Juventus (que fue duramente castigado con el descenso por apuestas, ejemplo de ejemplos), u otros varios como el mencionado de 1989, han dañado este deporte, que al parecer, de las tres opciones que daba el Conde de Mirabeu han escogido el segundo y el tercero combinados de forma maléfica: robar y hacer daño. El pasado martes, el Madrid nos dio una pequeña muestra de ello.

PD: ¿Vieron a Zidane celebrando los goles? Risa de lobo disfrazado de Cordero, la misma que Florentino tenía en los palcos. Al técnico y al presidente una petición especial: Si James Rodríguez ya no les sirve, déjenlo ir, pues merece mejor destino que el frío banco, aún con lo agrandado que Madrid lo ha vuelto.

De la Dirección. Es la primera columna de Cristian en Cápsulas. Es profesional en Comunicación Social, con tres años de experiencia trabajando para Caracol Internacional, Noticias RCN, HSB Noticias, y El Periódico Deportivo. Reside en Bogotá. Simplemente le recordamos que el narcotráfico permeó a muchos equipos en Colombia  no solamente a Nacional sino por igual a Millonarios, América, Medellín, Nacional, Pereira, Unión Magdalena.

Share This:

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *