Capsulas de Carreño

Rubén Cartagena, el + olímpico de los antioqueños

Rubén Cartagena viendo al Dream Team.

-Todo se lo ha ganado a pulso, a partir de la clase de televisión informativa en la U. de Antioquia.
-Así comenzó su trasegar entre cámaras y salas de producción.
-También incursionó en radio pero lo suyo era la televisión.
-En diciembre cumplirá 25 años en Hora 13 de Teleantioquia.
-Lays Vargas (q.e.p.d.) además de maestra y directora fue como su segunda madre.
-Su padre y padrino en el deporte ha sido Andrés Botero Phillipsbourne, ex presidente Comité Olímpico Colombiano.
-El más Olímpico de los periodistas antioqueños… Sydney, Atenas, Beijing, Londres y Río de Janeiro.
-Enviado especial a Bolivarianos, Suramericanos, Centroamericanos y Panamericanos en más de 20 países.
-Hoy feliz con su trabajo y como docente universitario aportando todo lo que sabe de su profesión en temas de periodismo y producción.
-Que sea hoy el reconocimiento de Cápsulas al jefe de producción Rubén Darío Cartagena Mejía, entregado totalmente a “su” empresa Hora 13.

Rubén Cartagena en los Panamericanos de Toronto.

¿Cómo así, 25 años ya en Hora 13?
“Ya cursamos el año 25 de nuestras labores en nuestro noticiero Hora 13 y su sección deportiva. Cuando era estudiante de la Universidad de Antioquia recibí una clase que se llamaba televisión informativa con Lays Vargas. En una de esas clases le dije que para cuando me daba el trabajo en el noticiero que se llamaba Noticias Fin de Semana, y me respondió: “ Como así, acaso yo tengo que darle trabajo a todos los estudiantes que vean la materia de televisión conmigo?”, a lo que le respondí: “a todos no, a mí” y unas semanas después de eso me llamó para ser el reemplazo de las vacaciones del entonces periodista de deportes Wbeimar Muñoz Castrillón, y claro…me quedé!”.

—-

-¿Cuándo los cumple y cómo fueron esos comienzos, quién lo llevó, cargo inicial?
“Yo cumplo los 25 años el 5 de diciembre de este año. Aunque comencé con la sección deportiva, que no era fácil, pues tocaba ser periodista y editor de sus propias notas en el formato análogo de ¾, luego Lays me dio la oportunidad de quedarme como el creador del rico archivo que hoy tiene Quanta, ya digitalizado, pero que yo comencé manualmente. Además de ser reportero de generales, económicas y orden público por el primer año”.

—-

¿En qué otras empresas periodísticas trabajó?
“En mis inicios tuve la fortuna de experimentar el trabajo de radio en Colmundo donde hice camerinos. La primera entrevista fue con Julio César Falcioni que comenzaba como arquero en el Once Caldas luego de su exitoso paso por el América. Pero muy rápido y sin terminar la universidad ingresé a Maya Televisión y hasta el sol de hoy”.

—-

Con su amigo y padrino del deporte, Andrés Botero, ex presidente del C.O.C.

¿Quiénes han sido sus espejos, sus maestros, sus padrinos en televisión?
“Empiezo por mi maestra y diría yo mi segunda madre. Lo digo con orgullo pues cuando murió mi madre biológica Guillermina, le llegó el reemplazo, Lays Vargas. A esas dos mujeres les debo mucho de lo que soy. Lays como maestra y directora me aportó lo poco o mucho que pueda ser como profesional. Yo con mi trabajo me he ganado a pulso cada reconocimiento, padrinos no creo tener, eso sí muchas enseñanzas de grandes profesionales como Jorge Eliécer Campuzano, Rodrigo Vásquez Valencia, Lucho Escobar y como no recordar mis inicios con Carlos Alberto Bermúdez, de todos aprendí cantidades.

Si me lo permite, hago la aclaración pues en televisión no encuentro padrinos, pero en el deporte sí, y tengo que hacer referencia de Andrés Botero Phillipsbourne, si se quiere un buen padrino. Pues desde 1994 que lo conocí se convirtió en un punto de apoyo importante para realizar mi tarea periodística. El atendió mi llamado cuando le lancé la idea de ayudar para poder realizar el cubrimiento del ciclo olímpico al lado de los deportistas antioqueños y colombianos. Él es la piedra angular en el trabajo que llevó en los últimos cinco ciclos olímpicos. Noticiero regional con Olímpicos en Sydney, Atenas, Beijing, Londres y Río de Janeiro, pasando por Bolivarianos, Suramericanos, Centroamericanos y Panamericanos en más de 20 países. Un verdadero padrino que además me permitió conocer muy de cerca la transformación del deporte colombiano en todos sus esquemas”.

– ¿Qué diferencia hay entre la TV regional que se hacía hace 25 años y lo de hoy?
“Una diferencia abismal! En ese entonces para realizar una sección de deportes de cuatro notas requería de un trabajo de preproducción con jornadas hasta de 16 horas. Hoy para una sección de 8 o diez notas pueden ser menos horas pero la facilidad en las comunicaciones es impresionante. En ese entonces manteníamos libreta de fuentes gigante, hoy con las redes sociales todo está a la mano. Antes manejar el sistema de ¾ o televisión análoga era complejo y desgastante en tiempo, hoy las herramientas digitales generan unos recursos impresionantes que facilitan todo.
Eso sí, esa versatilidad y rapidez ha permitido que se pierda mucho el criterio y el contexto. La televisión regional de ese entonces con limitaciones trataba de expresar un periodismo deportivo de criterio. Hoy uno podría hablar de muchos colegas que respetan ese criterio y contexto para llegar a la audiencia, pero existen otros que se dejan llevar por el frenesí de las redes y convierten el periodismo deportivo en una cloaca. Pero en general podría decirse que ha cambiado mucho para bien”.

Con Caterine Ibargüen en Olímpicos.

¿Qué repercusiones, positivas o negativas, ha tenido la aparición de redes sociales en el ejercicio periodístico?
“Ya se lo decía, el problema no son las herramientas es como se trata, se confirma o se lleva el mensaje. El tema no es que el Twitter, el Facebook y en general lo que aparece en internet sea todo basura, el problema es como el periodismo está utilizando estas herramientas para globalizar y dinamizar más la información.
La legitimidad de las noticias está en juego y no por culpa de las herramientas sino de los legitimadores que siguen siendo los que las producen. En Hora 13 tratamos de mantener conciencia sobre este tema que ya se volvió un problema hasta para el propio Facebook que intentará sacar de red las noticias o informaciones que no sean ciertas o dañinas.
Son demasiados casos de noticias o informaciones que le hacen daño irreversible a las personas, empresas, instituciones y hasta sociedades enteras. La responsabilidad con las redes debería ser un tema de todos en este marco tan globalizado que vivimos”.

-¿Dónde se ve en cinco años en materia profesional?
“Acabamos de ganar la licitación por seis años más con el noticiero. Esta es mi casa, si me aguantan yo creería que aquí me quedo los otros seis años más. Eso sí en materia profesional me veo con una maestría, que por razones laborales me ha sido muy difícil realizar.
El tema es que ya comencé como profesor de universidad y es una necesidad como profesional realizar la maestría. La idea es transmitir los conocimientos que he podido recoger como director de deportes y Jefe de Producción en esta casa periodística por más de dos décadas”.

-¿De viajes internacionales, de cubrimientos especiales que puede contar?
“Aquí si tengo historias las que quiera. Pues son demasiados viajes, demasiados cubrimientos periodísticos y demasiadas experiencias. Muy difícil quedarme en una especial. Prefiero remitirme al año 96 cuando salí por primera vez de la ciudad como periodista a Bucaramanga con el afán de ver campeón de los Juegos Nacionales a mí departamento.
Triste realidad nos tocó vivir con el ya desaparecido Diego Palacios. Pero fue una experiencia edificadora donde Diego creo comenzó a labrar el terreno para realizar la transformación no solo del deporte antioqueño sino colombiano. Desde ahí llegó el cambio pues él se juntó con Andrés Botero y le cambiaron la dimensión al deporte de nuestro país en los Bolivarianos de Arequipa 97.
Recuerdo en Perú como Gilmar Mayo perdió su medalla de oro por quedarse no sé si dormido y quedar descalificado por llegar tarde a la competencia, faltó esa medalla para ganarle esos juegos a Venezuela. Desde ahí comenzó una transformación del deporte y el deportista, digno de contar en un libro.
De mi paso por tantos países y eventos siempre me remito a lo espectacular que fueron los juegos de Sydney y Atenas y lo difícil que fue la experiencia en Beijing con el idioma, la comida y la movilidad. Solo después de la ceremonia de inauguración en el Nido de los Pájaros, recuerdo las más de cinco horas que duré perdido en Beijing sin poder tomar un taxi y deambular por calles enormes sin rumbo y dirección, además sin comunicación con nadie. Lo de la comida fue espantoso, no me pude acomodar a nada.
O tal vez contarle la experiencia en Londres, donde por falta de conocimiento de la acreditación que tenía, que era súper buena, policías militares me retuvieron por más de tres horas para confirmar que la acreditación si fuera mía y legal, pues yo tomaba el bus como en otras oportunidades, y en ese entonces Andrés Botero por ser Miembro COI, me había logrado conseguir una acreditación de Olimpic Family que me permitía usar trasportes T2 y T3, o sea, carros particulares para el desplazamiento, y yo como buen periodista rebuscador ya me sabía mover en trenes y buses, pero no sabía de las ventajas de mi acreditación. En el mundo olímpico no terminas de aprender nunca. Quiero ir a Tokio y más….”.

Con su esposa e hijos.

FICHA
-Nombre:
 Rubén Darío Cartagena Mejía
-Lugar y fecha de nacimiento: Medellín, 30 de junio de 1968
Edad: 48 años
Estudios: Comunicador social-periodista Universidad de Antioquia.
-Cargos: Director de deportes Hora 13,-Jefe de Producción Quanta Telecomunicaciones sS.A.S.
Estado civil: Casado con Marcela Gaviria Gallego,y dos hijos: Sara de 20 años estudiante de odontología en el CES y Jacobo de 12 años que cursa sexto grado en el San Ignacio.
-Pasatiempos: Hacer deporte en gimnasio y montar en bicicleta y además estar con mi familia.

 

Share This:

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *