Capsulas de Carreño

Suiza le remontó a Serbia en el 90

Xherdan Shaqiri celebra el segundo gol de Suiza (Martin Divisek / EFE) tomada de La Vanguardia.

*El equipo helvético remonta para lograr una victoria con simbolismo político.

POR ROBERTO RODRÍGUEZ
La Vanguardia

Una fiera desbocada es esta Serbia, que apuntaba a revelación de este Mundial por su enorme ambición. Pero para ello tendrá que dar la campanada ante Brasil, porque pese a su enorme desempeño, la paciencia y fe en el balón de Suiza fueron más poderosas en un duelo con algo de revancha histórica.

Xhaka y Shaquiri, dos jugadores de origen balcánico, remontaron el gol de Mitrovic para situarse en una posición fantástica para meterse en octavos. Serbia se jugará la vida ante Brasil.

En Kaliningrado se enfrentaron dos estilos opuestos, aunque con pasado común por el origen balcánico de muchos suizos. El fútbol apasionado y directo de los serbios contrastó con la paciencia de los suizos. Los helvéticos necesitaron camisas de fuerza impregnadas de hormigón armado para domar a sus rivales. Pero lo consiguieron gracias a una enorme competitividad.

Minutos después fue Dzemaili el que se equivocó ante la portería serbia tras un buen servicio de Shaquiri, que para entonces ya se había echado el equipo a la espalda. La fe en el balón hacía crecer a Suiza, que seguía necesitando cadenas de acero para frenar los contragolpes rivales.

El segundo tiempo comenzó igual que el primero, pero el talento de Granit Xhaka hizo variar el guión del partido. El del Arsenal conectó un disparo desde la frontal que Stojkovic solo pudo seguir con la vista hasta el fondo de las redes. Una vez más, al igual que hizo ante España en un amistoso y ante Brasil hace unos días, Suiza demostraba ser un equipo enormemente competitivo.

A partir de ahí, Serbia intentó llevar de nuevo la manija del partido a base de empujones, pero Suiza ya había crecido como equipo para seguir generando ocasiones. Se abrió el duelo y el protagonismo se trasladó a las áreas. El suizo Gavranovic dispuso de dos ocasiones para darle la vuelta al partido, pero no tuvo fortuna en su intención. Quien no falló fue Shaquiri en uno de los innumerables contragolpes de la recta final del encuentro.

El del Stoke sacó toda su rabia para celebrar gol, al igual que lo había hecho Xhaka en el primero, cruzando las manos entrelazando los pulgares, haciendo el águila bicéfala que hay en la bandera albanesa. Un signo reivindicativo de muchos albaneses que se vieron afectados por la guerra de los Balcanes. Un homenaje a tantas víctimas en una victoria que tiene mucho de mensaje político.
(Fuente: La Vanguardia)

Síntesis
SERBIA 1 (1)  –  SUIZA 2  (0)   (Viernes, 22 de Junio)

Mundial Rusia 2018
Segunda jornada del Grupo E.. Juego No. 26
Escenario: Kaliningrado Stadium
Asistencia: 33.100 espectadores
Central: Felix Brych (Alemania)

Serbia:
Vladimir Stojkovic, Dusko Tosic, Luka Milivojevic (Nemanja Radonic, m.81), Branislav Ivanovic, Aleksandar Mitrovic, Dusan Tadic, Aleksandar Kolarov, Nikola Milenkovic, Filip Kostic (Adem Ljajic, m.64) Sergej Milinkovic-Savic y Aleksandar Mitrovic.
Técnico: Mladen Krstajic
Gol: Aleksandar Mitrovic (minuto 5)

Suiza: Yann Sommer, Stephan Lichtsteiner, Manuel Akanji, Ricardo Rodríguez, Granit Xhaka, Valon Behrami, Steven Zuber (Josip Drmic, m.94), Blerim Dzmaili (Breel Embolo, m.73), Fabian Schaer, Xherdan Shaqiri y Haris Seferovic (Mario Gavranovic, m.46)
Técnico: Vladimir Petkovic
Goles: Granit Xhaka (minuto 53); Xherdan Shaqiri (minuto 90).

Compartir:

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *