Capsulas de Carreño

Un año del fallecimiento de don Javier Velásquez


Por María Victoria Zapata B.

*Hoy se cumple  el primer aniversario de la partida definitiva de Don Javier  Velásquez, nuestro VIEJO QUERIDO.

Imposible no recordar en esta fecha al  extraordinario dirigente. Al presidente que le devolvió al Deportivo Independiente Medellín  su lugar en  el fútbol profesional colombiano, que redimió su historia,  y que le enseñó  a varias generaciones de hinchas Poderosos  el verdadero sentido de la alegría,  la gloria y la dicha.

Por ello, con la venia de nuestro director de Cápsulas, Alfredo Carreño, y como  homenaje a ese maravilloso hombre, amigo y directivo, me permito  reproducir el  texto de la columna  con la que reseñé el  reconocimiento  de la  afición roja en el estadio Atanasio Girardot, el 7 de diciembre de 2015,  en el partido de vuelta de cuartos de final, ante Alianza Petrolera.

Un tifo en la tribuna de oriental, cuatro goles, un marcador categórico (4-0),  casi 40.000 hinchas  en las graderías y miles y miles de muestras de cariño, enmarcaron uno de esos momentos inolvidables  con don Javier, quien hoy, a un año de su partida, sigue presente en nuestra gratitud y en nuestros corazones.

Es para usted, Viejo querido…!!! – 7 de diciembre  de 2015
(http://capsulas.com.co/es-para-usted-viejo-querido/

Con que  orgullo, alegría y  gratitud  acogimos, Don Javier Velásquez, “Viejo querido”,   su presencia, ayer,  en el estadio Atanasio Girardot.

Cada saludo alborozado, cada impresión fotográfica  y  cada sencilla manifestación de afecto y reconocimiento, hablan del cúmulo de sentimientos de miles y miles y de rojos corazones agradecidos con Usted.

Y  así como en las  soleadas  e inolvidables tardes de domingo del 22 de diciembre del 2002 y del 27 de junio del 2004, como presidente del DIM  fue protagonista de dos memorables conquistas, ayer, Don Javier  fue  Usted el receptor de ese amor eterno que nos identifica, de esa gratitud inmortal con que arropamos su nombre  en nuestros corazones.

Porque el  homenaje que le tributó la hinchada roja, es la materialización de todo lo que Usted es, de todo lo que representa, de todo lo que  significa  para el Deportivo Independiente Medellín y su numerosa afición.

Es  el fervor de esas manos que lo aplaudieron  en las tribunas de norte, sur y occidental.  De esos brazos que,  desde oriental, levantaron, entusiastas, cada uno de los cuadros rojos, azules y blancos,  que construyeron el sobrio y emotivo homenaje  que se le ofrendó.

Es el calor de las  diversas muestras de cariño que recibió,  de los repetidos abrazos que acompañaron su ingreso y presencia en el estadio, del amor al dirigente, al guía al amigo, al presidente honorario, al hincha.

Es el sentimiento de las  cuarenta mil  gargantas que corearon, agradecidas y emocionadas,  su nombre.

Es el recuerdo,  vívido, de una gestión que llenó de gloria al  DIM, que colmó de ilusión y alegría a la fanaticada roja.

Es la remembranza  de una labor en   concordancia con el corazón del hincha, con sus ambiciones, sus sueños y  todos sus anhelos.

Es la evocación de ese momento sublime en que usted reivindicó la historia del Medellín,  materializó el ideal del Pueblo y  reconcilió al DIM con la dicha inefable de la victoria.

Es la ratificación  de  ese   glorioso capítulo de nuestra centenaria historia, escrito por Usted con abnegación, valentía, dedicación,  generosidad y un inconmensurable amor por el DIM.

Es el orgullo inmenso de  contar con dirigentes, como Usted, con presidentes como Usted y con hinchas como Usted,  cuyas ejecutorias y, muy especialmente, cuyo  ilimitado amor por el Equipo del Pueblo,  dignifican la encarnada casaca Poderosa  y ennoblecen el sentimiento que particulariza  la  muy amada causa llamada Deportivo Independiente Medellín.

Hoy nos sentimos  felices de haber compartido  con Usted la  emoción de una victoria categórica ante Alianza Petrolera, la  felicidad de una clasificación sin discusiones y, fundamentalmente, el gozo  de haberle expresado con nuestros saludos, nuestros abrazos, nuestros aplausos y nuestro sencillo y expresivo tifo en la tribuna de oriental,  cuanto significa   para nosotros y  cuan grande es el espacio que Usted, VIEJO QUERIDO,  ocupa en nuestros rojos corazones.

¡¡¡ Usted, Don Javier, hace parte de nuestra historia, de nuestra alma  y  también de nuestro sentimiento inmortal y Poderoso…!!!
(María Victoria Zapata B.)

Compartir:

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *