Capsulas de Carreño

Una curiosa forma de llegar al profesionalismo…

Daniel Felipe Osorio López, nació en La Ceja, lateral derecho de Leones F.C.

*Con cuatro años en Leones F.C, el Cejeño se consolidó en el carril derecho.

Por Alfonso Ramírez Jaramillo

Daniel Felipe Osorio López, el lateral derecho de Leones F.C., es uno de esos jugadores que el fútbol eligió de una manera curiosa. Estando en el onceno Sub 20 del equipo mayor se lesionaron los 4 laterales derechos profesionales felinos, entonces el profesor de ese entonces le da la oportunidad. Desde allí, Osorio López viene moliendo sueños e ilusiones en su vida futbolística.

Cuenta que tuvo todo el proceso. “Estando en la Sub 20 me van subiendo poco a poco a jugar con los profesionales. Fue sorpresa y una gran alegría debutar en el primer equipo, aún no estaba en los planes estrenarme, ya que en el primer equipo había 4 laterales derechos. Por esas cosas de la vida en ese tiempo se lesionaron todos y se me dio la oportunidad”.

Años atrás, el fútbol no estaba en los planes de Daniel Felipe, no conocía nada del deporte más popular del mundo, ni siquiera llegó a tener un balón. Un día su hermano mayor le dijo que saliera a la puerta de su casa en el municipio de La Ceja para que viera jugar unos niños en la calle, a los infantes futbolistas les faltaba un jugador, la invitación no se hizo esperar, ese fue el principio de la afición, posteriormente nadie lo sacaba de jugar en las calles, tenía para entonces 11 años de edad.

El tiempo pasó, un vecino suyo viendo sus condiciones, le invita a que se presente a la Selección de La Ceja para participar en el Ponyfútbol. “Recuerdo una fila muy larga, pero tuve la fortuna de quedar entre los 18 seleccionados”, evoca con alegría el lateral derecho felino.

Sin embargo, Daniel Osorio tuvo un receso de tres años, sus condiciones no las pierde y al cabo de ese tiempo regresa de nuevo a las canchas, esta vez ingresa a una escuela de fútbol de Rionegro llamada Ajax, esta fue la vía que lo conduce a presentarse posteriormente al Deportivo Rionegro (hoy Itagüí Leones). Allí empieza en las categorías menores, su fútbol y rendimiento lo va acercando al primer equipo hasta que sucede lo narrado al principio de esta historia.

Daniel continúa viviendo en el municipio cejeño, allí su entorno familiar lo componen sus padres y su hermano mayor, desde las cuatro de la mañana está en pie para trasladarse a sus prácticas con el equipo en el estadio Ditaires.
En su cuarto año como profesional de Leones F.C, el objetivo está muy claro. “Iniciando el torneo hemos tenido en mente y plasmado el sueño de ascender, darlo todo en los entrenos, en los partidos, hacer una familia, una unidad que nos permita realizar nuestros ideales, todos para un mismo lado, pensando en los mismos objetivos, estamos a un paso y luchamos y vamos a darlo todo para conseguirlo”.

En comparación de otros años, este es el equipo que más unido ha estado, todos muy jóvenes con grandes ilusiones y más allá de todo pensando en la Primera División, nos entendemos mucho, la verdad no hay rivalidades, un grupo de amigos”, expresa Osorio López.

Es un completo admirador del ex verdolaga Camilo Zúñiga, un gran referente para él, siempre le ha llamado la atención, por su salida, velocidad y técnica, porque empezó desde abajo y se fue consolidando, a futuro se ve como el ex carrilero del Atlético Nacional jugando en ligas superiores, para eso se entrena, para conseguir grandes cosas.

“Es muy bueno disfrutar de este deporte, los sacrificios los hago por amor al fútbol, después se darán los frutos”, recalcó.

Considera como su segunda familia a los Murillo Giraldo, desde que llegó lo han acogido muy bien, con mucho cariño, “especialmente Don Carlos que ha sido un papá para mí”.

Llegar a Itagüí fue algo especial para Daniel Felipe Osorio porque “después de haber pasado por lo que pasamos en Urabá, llegar a Itagüí nos da mucha comodidad, la gente nos ha apoyado mucho, nos ha acogido, nos ha motivado y que bueno darles el ascenso”.

Con Arled Cadavid, su compañero de equipo, tiene una gran amistad desde que estuvieron en Bello. Lo mejor que le ha podido pasar hasta ahora fueron sus comienzos, como él dice: “mi mayor recuerdo está en el debut como profesional, lesionarse cuatro laterales para darme la oportunidad, fue lo mejor que me pudo haber pasado en el fútbol”, concluyó el gran lateral derecho de Itagüí Leones.
 (Fuente: Alfonso Ramírez Jaramillo
Técnico en Comunicaciones y Medios Periodísticos
Instituto Metropolitano de Educación, IME)

Share This:

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *