Capsulas de Carreño

Yerry Mina, hijo de arquero, defensa fulgurante


*‘El Obelisco’, un central muy goleador. Yerry Mina es un especialista en el juego aéreo gracias a su estatura (1’95 m.) y su potencia física. Perfil que presentò Mundo Deportivo de España en su ediciòn de ayer miércoles (10). La nota es reproducida por Cápsulas con el debido crédito.

Por Edu Polo
Mundo Deportivo

Hijo y sobrino de porteros, Yerry Fernando Mina González (23-9-1994) decidió pronto que estar bajo palos no era lo suyo. Empezó a jugar en el centro del campo, pero su privilegiado físico le ‘obligó’ a convertirse en defensa central.

Su carrera hasta la fecha ha sido fulgurante. El futuro central del Barça debutó como futbolista profesional a los 19 años, en las filas del Deportivo Pasto colombiano. Ni un año después ya jugaba en el Independiente de Santa Fé, con el que no tardó en destacar. Goleó en el clásico frente a Millonarios, en la Libertadores y llamó la atención de la mayoría de clubs del continente americano.

El Palmeiras brasileño fue el más rápido de todos y lo fichó tras abonar 3,3 millones de euros. En Brasil se convirtió en el central revelación del año 2016, recibió el premio al mejor central del campeonato brasileño y formó parte del once del año en América.

A sus 21 años, ya se había consagrado y empezó a llamar la atención de los clubs europeos. A los 23 ya está preparado para dar el salto al Camp Nou, aunque él es el primero que sabe que aún tiene mucho terreno por recorrer y que debe seguir creciendo para poder triunfar en el Barça.

Buena salida de balón
Aunque técnicamente aún tiene camino para crecer y mejorar, Yerry Mina es valiente con el balón en los pies. Su espejo es Gerard Piqué y trata de salir jugando con el balón siempre que puede, aunque no tiene problemas en dar un pelotazo largo si la situación lo requiere. Es habitual verle adentrarse en campo contrario subiendo con el balón, aprovechando su larga zancada y su potencia física.

Juego aéreo
Desde que debutó como profesional, Yerry Mina se ha caracterizado como un central muy goleador. Apodado ‘El Obelisco’, aprovecha su elevada estatura (1’95 m.) para imponerse en el área rival, en la que se ha convertido en todo un especialista en las acciones a balón parado.

Para ser un defensa, ya batió récords goleadores cuando aún jugaba en Colombia e incluso llegó a liderar la tabla de realizadores de la Libertadores. Con Palmeiras ha conseguido marcar en los tres derbis paulistas, con goles ante Corinthians, Sao Paulo y Santos, un privilegio que sólo un defensa había logrado hasta ahora, el mítico Luis Pereira. Buscar la cabeza de Mina en los córners o las faltas laterales es un recurso habitual del equipo brasileño.

Con la selección colombiana le marcó a Uruguay en su segundo partido oficial y en el amistoso disputado en junio en Getafe ante Camerún anotó dos goles en dos saques de esquina.

‘El Obelisco’ es una amenaza para el rival a balón parado y un seguro de vida para su equipo en defensa, ya que su potencia en el juego aéreo es una de sus grandes virtudes.

Potencia física
Gracias a su 1’95 m. y su gran envergadura, el físico es uno de los puntos fuertes de Yerry Mina. Posee un gran poder de intimidación, va fuerte al choque y defiende con garra. Valiente en los cruces, no se arruga ante los rivales. Pese a su gran estatura, es un central muy rápido, en parte precisamente gracias a su zancada.

Disciplina táctica
Uno de los aspectos a mejorar de Yerry Mina es el aspecto táctico, considerado en ocasiones por sus técnicos como algo caótico. Pese a dominar la posición de central, a veces su potencia y sus ganas de sumarse al campo rival desequilibran la propia táctica. Sin embargo, su evolución en ese aspecto ha ido mejorando desde que llegó a Palmeiras.

Un central impulsivo
Yerry Mina comete muy pocas faltas para tratarse de un defensa central, pero cuando las hace son muy vistosas. En ocasiones peca de exceso de impulso, algo que en el fútbol europeo le puede generar algún problema.

Volviendo de su lesión
Yerry Mina se lesionó en agosto, en un partido ante el Barcelona de Guayaquil y sufrió una fractura en el quinto metatarsiano de su pie izquierdo. Estuvo casi tres meses de baja y los medios brasileños coinciden en señalar que su rendimiento tras la lesión no tiene nada que ver con el de antes. Aunque reapareció marcando un gol, a Mina le está costando recuperar el ritmo y volver a ser el central poderoso que fue en 2016.
(Fuente: Mundo Deportivo)

Share This:

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *