Capsulas de Carreño

«Boca, con problemas».. (La Nación)

*Las sombras acechan… y no sólo dentro de la cancha. El equipo dirigido por Jorge Almirón tiene otra racha adversa: la de las lesiones y suspensiones.

=======

Boca Juniors -@BocaJrsOficial
? ¡???́???? ???????! ? #Libertadores – ? Deportivo Pereira –
? Martes 18/4 – ? 21:00 – ? La Bombonera

=======

Por Franco Tossi
 Diario La Nación

Es una final. Para Boca no cabe otro contexto. Es verdad que hace ocho días asumió Jorge Almirón a la dirección técnica. También que será el tercer partido del ciclo, disputados en 144 horas y preparados, cada uno, con apenas dos entrenamientos. Incluso, que disputará la segunda fecha de la zona de grupos de la Copa Libertadores. Es una final. En una Bombonera cada vez más disconforme con los futbolistas porque no frenan la caída libre de derrotas, tres en fila en su casa. Así, este martes, desde las 21, recibirá a Deportivo Pereira: no ganar alterará más las tribunas.

Está claro que el nuevo entrenador está siendo víctima de este pésimo momento que se prolonga desde hace más de un mes. No obstante, es el desafío que Almirón decidió asumir conociendo cada una de sus dificultades. El apretado calendario, los malhumores, el armado de un plantel sin su muñeca (como las incorporaciones) y una preparación futbolística y física diferente a la de su método. Igualmente, la responsabilidad empieza a caer en su espalda.

Sí no deja de ser cierto que hay un aspecto que el técnico está padeciendo y dificulta la mejoría proyectada cuando le dio el “sí” a Juan Román Riquelme. Es parte del juego, claro. Y hasta lógico por el cambio tan grande de paradigma que el club decidió: de técnicos inexpertos salidos de Boca a uno con trayectoria. Pero son muchas las bajas con las que tiene que lidiar. Lesiones que requieren semanas (en algún caso, más de un mes), suspensiones y hasta hay, para esta noche, un interrogante por una situación extrafutbolística: la situación judicial de Sebastián Villa.

Ya se sabe que el primer gran dolor de cabeza se lo generó Frank Fabra. El día que Almirón tomó el mando se enteró que el colombiano estará más de un mes afuera por un esguince en el ligamento lateral interno de la rodilla derecha. Mantener su titularidad estaba entre sus intenciones.

Llegó el debut ante San Lorenzo debiendo modificar esa idea. En la insólita jugada del gol de la derrota (0-1) ya supo que habría otra baja: Bruno Valdez tiene un desgarro en el bíceps femoral izquierdo. Sin embargo, aquel parte médico sumó inesperadamente a Luca Langoni, pieza fundamental, también por una ruptura (mínima) de fibras musculares en el isquiotibial derecho.

En tanto, Boca informó este lunes lo esperable. En este caso, Juan Ramírez duró 24 minutos ante el elenco platense y el desgarro finalmente fue confirmado: prácticamente, el mismo tamaño de ruptura y en el mismo músculo que el zaguero paraguayo.

Como si eso fuera poco, tiene suspendidos. Tanto para lo internacional como lo doméstico. En ambos casos, en la zaga central. Más allá de que sus gustos actuales pasan por la sociedad conformada por Nicolás Figal y Nicolás Valentini, tampoco tiene otro camino más que algún central juvenil para jugar hoy con Pereira. En el estreno ante Monagas fueron expulsados Valdez, que igualmente tiene la lesión, y Facundo Roncaglia, reprobado el fin de semana por los hinchas tras el golazo que hizo Mauro Boselli a su espalda.

Tampoco está confirmado que juegue Villa, que anoche no quedó concentrado. El colombiano no estuvo en el predio de Ezeiza porque ayer comenzó el juicio oral en su contra por “lesiones leves agravadas por el vínculo y por violencia de género y amenazas coactivas” por el que lo denunció Daniela Cortés, su expareja, en el 2020. Debe asistir hoy y mañana.

Su cabeza estará en esa audiencia y ahí está la incógnita. Porque en lo físico no tendría problemas: ante el “Pincha” ingresó en la segunda mitad y el domingo se entrenó. Pueden faltar extremos: a lo de Langoni hay que sumar que Exequiel Zeballos “todavía no está al 100 por ciento”, como dijo el técnico. Así está Boca: el DT quiere tener a toda su tropa, pero en medio de la ola de derrotas y partidos, y la urgencia (y obligación) por salir del pozo desde este martes, se le van cayendo las piezas.

¿Cómo le fue a Almirón por la Copa Libertadores? Lo mejor se vio en Lanús, aquel equipo que llegó a la final de 2017 (perdió con Gremio) y maravilló a Riquelme. De hecho, es el ciclo que, al menos, empareja otros números más flojos. Entre aquel año, el 2018 con Atlético Nacional y el 2019 con San Lorenzo tuvo un balance total de 14 victorias (la mitad en el “Granate”), 10 caídas y cuatro empates.

Quizás, el Boca ideal de Almirón demore varias semanas. Por lo pronto, ganar esta (anticipada) primera final es la obligación.
(Fuente:  Franco Tossi, diario La Nación)

Compartir:

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *