Capsulas de Carreño

Copa de la Liga. Estudiantes le dio a Boca de su propia medicina

*Superado en el juego, el conjunto pincharrata se impuso en la serie de penales y es finalista por la Copa de la Liga; su rival ofreció pasajes de muy buen fútbol.

CÓRDOBA, Argentina. Cetré aguanta la marca de Advincula. El colombiano pateó el penal del empate, marcó en Estudiantes ladiferencia con su ingreso en la complementaria. En la tanda desde el punto penal falló el remate. Foto

CÓRDOBA, Argentina. Cetré aguanta la marca de Advíncula. El colombiano pateó el penal del empate, marcó en Estudiantes la diferencia con su ingreso en la complementaria. En la tanda desde el punto penal falló el remate.

====

Por Leandro Contento
COLABORADOR DIARIO LA NACIÓN

Estudiantes pinchó el sueño de campeón de Boca y jugará con Vélez su tercera final en cuatro meses: la de la Copa de la Liga. En Córdoba, el equipo dirigido por Eduardo Domínguez consiguió el 1-1 a los 30 minutos del segundo tiempo y se impuso por 3-1 en los penales frente a un especialista, Sergio “Chiquito” Romero. En Boca fallaron Miguel Merentiel (había marcado el 1 a 0) y Edinson Cavani, paradójicamente, las figuras del superclásico que había sido cuarto de final (3-2) en el mismo estadio.

El fútbol es un deporte maravilloso. Estudiantes, que parecía vencido, sacó de carrera a un Boca soberbio en el primer tiempo y que tenía chapa de favorito. El Pincha se mantuvo en partido pese al dominio del equipo xeneize y sacó el premio mayor en el epílogo del partido. El domingo se enfrentará con el Fortín en el estadio santiagueño Madre de Ciudades, en busca de la 19ª estrella de su historia.

Matías Mansilla, con pasado en Midland, Morón, Patronato y Central Córdoba, de Santiago, contuvo el primer penal a Cavani y el cuarto a Nicolás Figal. En Estudiantes falló Edwin Cetré, el autor del tanto del empate, pero acertaron Eros Mancuso, Guido Carillo y Mauro Méndez.

Para Boca es un golpe duro, inesperado. Porque hizo bien las cosas durante la mayor parte del encuentro en el estadio Kempes y se quedó con las manos vacías por una irresponsabilidad de Cristian Lema en la etapa final y la mala puntería de sus ejecutantes. Padeció de entrada con un cabezazo de Carrillo pero no volvió a sufrir sofocones hasta la segunda mitad del último período. Mostró pasajes de muy buen fútbol y un amplio abanico de recursos a la hora de generar situaciones: el juego interno de Equi González y Cristian Medina, la ruptura por fuera con Luis Advíncula y Lautaro Blanco, el pie sensible de Kevin Zenón, la inteligencia de Cavani para crear espacios y la velocidad de Merentiel para explotarlos.

Era todo de Boca, que ofrecía uno de sus mejores rendimientos de la era Martínez y se encaminaba sin atenuantes a una merecida final. Sin embargo, todo cambió en la segunda mitad, con la entrada de Cetré y la insólita expulsión a Lema. El colombiano, que había quedado fuera de la alineación titular por no estar del todo recuperado de una lesión, había pedido ir al banco de suplentes y Domínguez lo mandó a la cancha a falta de media hora. Estudiantes jugaba lejos de Chiquito Romero y se repetía en envíos desde tres cuartos para un Carrillo voluntarioso que no podía con el arquero. El empate no parecía una posibilidad cercana.

Pero la entrada de Cetré marcó un quiebre en los dos equipos. El platense adelantó sus líneas y encontró en el caribeño la llave para abrir la defensa azul y oro. Movedizo, partiendo de la izquierda pero sin posición fija, Cetró inició la jugada que derivó en la tarjeta roja al defensor boquense y en el 1 a 1. El ex futbolista de Independiente Medellín pivoteó en la medialuna, Eric Meza metió la pelota al área y Lema, en su afán de rechazar, elevó peligrosamente el pie derecho, que impactó de lleno en el uruguayo Tiago Palacios.

Martínez movió pronto el banco y rearmó la defensa con el ingreso de Nicolás Figal, en la clara intención de llegar a la definición por penales. Por esa vía Boca no perdía desde la final de la Copa Argentina 2022 a manos de Patronato, cuando Javier García estaba en el arco. Con Romero venía derecho, pero esta vez no contó con la habitual eficacia de sus pateadores. De los cuatro remates, fue convertido solamente el de Zenón. Y Estudiantes, con un Mansilla colosal, se quedó con la clasificación.
(Fuente: Diario La Nación)

Compartir:

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *