Capsulas de Carreño

Copa Mundo y América

Así registró la prensa nacional la renuncia de Colombia a ser la sede del Mundial de Fútbol de 1986. Archivo Tobías Carvajal.

— 

  • Seguimos renunciando.
  • García Márquez la excusa en 1985.
  • Ahora, de verdad, el famoso Covid-19 ?

Por Tobías Carvajal Crespo.
Columnista Cápsulas – Cali.

 

Después de 38 años, 6 meses y  24 días, Colombia volvió a renunciar a una importante cita futbolera. Ya en octubre de 1982 lo había hecho el presidente Belisario Betancur, alma bendita como solían decir las abuelas, quien gracias a la oportunidad que le brindó su gran amigo, el colombo-azteca Gabriel García Márquez (único con Premio Nobel ciertamente honorable) se caracterizó, allí sí, para decir NO al mundial de 1986.

Su discurso de sólo 99 palabras, difundido el lunes 25 de octubre, a las 8 de la noche, lo concluyó así: “Aquí tenemos otras cosas qué hacer (colegios y hospitales, agregamos ahora) y no hay siquiera tiempo para atender las extravagancias de la FIFA y sus socios. García Márquez nos compensa totalmente lo que perdamos de vitrina con el mundial de fútbol”.

Ahora el Ministro del Deporte, Ernesto Lucena, con un pronunciamiento acomodado a la situación de inseguridad global del país, salió a pedir un aplazamiento de la Copa América para finales del año cuando él, en conciencia, bien sabe que no es factible, máxime en un año de retardadas y revolcadas eliminatorias de Copa Mundo.

La pandemia poco y nada tiene qué ver con esta determinación. Vuelve a ser el ‘García Márquez’ de décadas atrás.

Ahora la sede, mientras no se promulgue lo contrario, será Argentina que entra a cuarentena de varios días por el mismo virus. Como quien dice que allá sí pueden ir todas las embajadas deportivas futboleras del continente, porque el Covid-19 en ese país no es contagioso. Y a lo mejor sí, pues tienen por Papa a un paisano.

Bien se hubiera jugado aquí -en sociedad con Argentina- en Argentina ahora o donde se determine quizás en una cuantas horas más, lo cierto del caso es que la prestigiosa Copa América o Suramericano de Fútbol en épocas más gratas, jamás se había programado, en toda  su historia, en momento más inoportuno.

Hasta Mundiales de Fútbol se han postergado, pero imposible la Copa América.

Pero los dignatarios de las hambrientas entidades que regentan el fútbol de cierto tiempo para acá -siempre lo han sido a decir verdad- con tal de enriquecerse a más no poder, creman a su propia madre y salen de prisa hacia las taquillas de los estadios (cuando había público) para conocer el recaudo o a consultar en las cuentas corrientes o de ahorros el pago, por parte de los anunciantes, de las campañas publicitarias teloneras que cuelgan de las tribunas. Amén de otras ‘cositas…’

Y con el antecedente de INSEGUIDAD reinante en Colombia para la frustrada Copa América, que vayan pensando, el dictatorial señor Ramón Jesurún y el técnico Reinaldo Rueda Rivera, que el partido eliminatorio de Colombia vs. Argentina, ya muy próximo, será bien difícil que se juegue en la cada vez más progresista y cívica Barranquilla.

Bien documentada debe estar la delegación argentina por parte del influyente técnico Marcelo Gallardo y los jugadores de River Plate, para citar un solo caso, de los riesgos que se corren viniendo a jugar en Colombia.

La mejor opción jugar en Lima, evitando con ello comenzar a hacer correrías suramericanas con tan pocos días de diferencia entre uno y otro partido.

o-o-o-o

P.D.

Ojalá dentro de un año, justamente por esta época, no estemos RENUNCIANDO a la Libertad, a la Independencia…!

Compartir:

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Back to top