Capsulas de Carreño

Diseño errático de campeonato Dimayor.

Atlético Nacional cabalgó el todos contra todos del segundo semestre 2021. Ningún incentivo. Igual ser primero que octavo. Diseño de campeonato errático que se repite año tras año. Esta vez el perjdicado fue Nacional. Foto tomada de Futbolete.

Por Juan Manuel Uribe.
Historiador. Columnista Cápsulas.

 

Hoy lo sufre Atlético Nacional y lo aprovecha el Deportivo Cali. En el torneo Apertura de 2007 sucedió al contrario: Cali ganó la etapa de todos vs todos y Nacional fue campeón. Es el diseño del campeonato colombiano que, errático, permite por supuesto que uno de los ocho clasificados sea campeón.

Con este torneo de 2021-2 quedará en 66,66% el porcentaje de veces que no es el mismo equipo el ganador de la etapa de todos contra todos y campeón, contra el 33,33% que sí.

En los primeros diez años, los veinte campeonatos jugados entre 2002 y 2011, la tendencia era parecida: 60% por 30%. Sin embargo, en el corto lapso de seis años y doce torneos (entre 2011-2 y 2017-1) los porcentajes fueron al contrario: 66,66% repitió el mismo equipo y 33,33% no.

Se destaca que el actual es el periodo más largo sin que sea campeón el líder inicial: es la octava vez consecutiva que sucede, desde el 2017-2. Fue el 2017-1 el último torneo que el ganador del todos vs todos fue campeón (Nacional). Lo máximo había sido de tres años seguidos sin que se diera, lo que sucedió cuatro veces.

Así que ha cobrado vigencia que no sea campeón el puntero del todos contra todos. Lo que está directamente ligado con el diseño del torneo. El campeonato a puntos o liga tradicional premia la regularidad de una temporada en la que generalmente el campeón también remata bien, pero si merma el rendimiento al final puede sobrellevarlo por la ventaja que ha acumulado.

He aquí la relación de las combinaciones que permite el tipo de competición que es la liga de fútbol de Colombia.

  1. Líder del todos contra todos y campeón: Nacional, 6 veces; Medellín, 2; y de a una vez Millonarios, Santa Fe, Cali, Junior y Once Caldas.
  2. No ganador del todos contra todos y campeón del torneo: América y Junior, 4 veces cada uno; Nacional y Tolima, de a 3; Santa Fe, Medellín y Caldas, de a 2; y Millonarios, Cali, Cúcuta, Pasto y Chico, de a una vez cada uno.
  3. Ganador de la etapa de todos contra todos y no campeón: Tolima, 7 veces; Nacional, 5; Cali, 4; Santa Fe, América y Once Caldas, 2; y Millonarios, Junior, Equidad y Huila, una vez cada uno.

 

De 1957 a 1978

Es interesante ver cómo el sistema de eliminación que se hizo en Colombia algo ineludible la crisis que provocó la primera ocasión que se intentó. Fue en 1957 cuando se definió antes de comenzar el campeonato que al término de las dos primeras vueltas de todos contra todos quedarían por fuera los último cuatro equipos y seguirían en juego los ocho primeros, para jugar dos vueltas más, pero seguir con los puntos que traían, no empezar de cero puntos.

Llegado el momento, la noche del domingo 8 de septiembre, tras la 22ª fecha, los cuatro eliminados: Millonarios, América, Nacional y Bucaramanga pusieron el grito en el cielo y recibieron el apoyo de Tolima y Boca que estaban clasificados. Así, quedaron dos bandos con seis equipos cada uno: los que querían seguir como lo habían estipulado y los que no aceptaban a la hora de la verdad lo pactado. Un mes después siguió el campeonato con los doce equipos, es decir con el reintegro de los cuatro eliminados, y con un nuevo diseño. Fue un injusto e innecesario cambio de reglas sobre la marcha, que además llevó el torneo hasta abril de 1958.

DIM campeón 1957. De pie: Lorenzo Calonga (Paraguayo), Leonel Montoya, Omar Ayala (Arg), Efraín «Caimán» Sánchez, Pedro Retamozo (Arg) y Hernando «Canino» Caicedo; hincados: Orlando Larraz (Arg), Hugo Contreras (Arg), Jaime «Manco» Gutiérrez, José Vicente Greco (Arg) y Roberto Ortega (Arg). Domingo 7 de abril de 1957, estadio Pascual Guerrero, América 1-2 DIM. Era la segunda fecha y el Medellín con 4 puntos era líder solitario y ganará de punta a punta las dos vueltas iniciales que con el cambio de reglas en pleno campeonato le darán el cupo a la final en la que vencerá al Cúcuta, ganador del segundo torneo. Foto archivo.

 

Por fortuna ganó el mejor, el Medellín que hizo valer su clara superioridad y así la competencia deportiva salió adelante del errático manejo que la Dimayor, presidida por José Chalela en su segundo año de mandato de 22 años, hizo del campeonato.

Durante los diez años siguientes se jugó el campeonato a cuatro vueltas, lo que es una liga doble. Y para 1968 se ideó la temporada en fases: Apertura, Finalización y final bilateral entre los ganadores (campeón, se decía) de cada torneo, que constaba cada uno de dos vueltas, así que eran las cuatro vueltas partidas en dos y una final en diciembre entre el líder del primer semestre y el vencedor del segundo.

El abanderado fue León Londoño, que iba por su quinto año como gerente de la Dimayor y siempre estuvo por encima del presidente Chalela. Don León se apoyó en que la Afa argentina había creado en 1967 dos torneos y en que Deportivo Cali ganó el último campeonato con tres fechas por jugar. Y quizá en que los equipos chicos se retrasaban en la cuarta vuelta por menor nómina.

El caso fue que el asunto ya fue absolutamente natural. Gustó tanto que para 1969 se amplió la final a los segundos de cada torneo. En 1974 se amplió la final a seis para asegurar la presencia de un club chico y quedaban por fuera ocho equipos, justo uno más que la mitad. Y en 1978 se amplió a ocho clasificados, con lo que clasificaban la mitad de los equipos más uno y se eliminaban seis.

Así de triangular, cuadrangular y hexagonal se pasó a octagonal, el término de la cifra “mágica” que se impuso y tiene la edad de 43 años.

Es un híbrido el campeonato colombiano pues es liga (suma de puntos de todos vs todos) la primera parte y copa (equipos separados en cuadrangulares o los choques bilaterales desde cuartos de final) la parte definitiva.

El estudio pertinente habría de demostrar que es económicamente viable un campeonato anual con los de vanguardia luchando por el título y el honroso subcampeonato y por los dos primeros cupos internacionales, los de las posiciones siguientes por los otros cupos internacionales, los últimos por no descender y unos pocos sin nada que ganar ni perder que sucede en el sistema de actual. Pronto se probaría que produciría el mismo dinero o más, según el nivel de competencia de los equipos. Y con meridiana claridad daría un rendimiento deportivo serio a carta cabal.

 

Colofón.

En Suramérica, los dos campeonatos por año (que no fases) sólo quedan en Colombia y Paraguay. Argentina, Chile y Bolivia volvieron a un solo campeón por año. Brasil, Uruguay, Perú, Ecuador y Venezuela nunca han caído en el despropósito de sacar dos campeones de liga anuales.

Compartir:

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Back to top