Capsulas de Carreño

Edwin López, de Apartadó para Antioquia y Colombia, piensa internacionalmente

 

Edwin Lopez (1)
Por Sergio Andrés Ruiz López

Twitter: SergioRuizL
Fotos: Cortesía Comunicaciones
Liga de Antioquia
Sergio Ruiz

 

 Las historias de los futbolistas en Colombia parecen fotocopiadas en la mayoría de los casos. Talentos excepcionales en zonas abandonadas por el Estado que emergen como si fuera un cultivo de maíz. Cientos de jugadores salen y salen de territorios como Apartadó, lugar donde nació Edwin López Morelo, un joven de 16 años que tiene su vida encaminada al fútbol.

Él considera su fe en Dios como su principal virtud, y aunque a veces los factores externos como la tribuna, influencian su comportamiento, asegura que ya está trabajando en esto, y las palabras tranquilas que salen de su boca en cada pregunta y la cautela al responder son la prueba más clara de ese trabajo.

Con la 7 de Selección Antioquia.

Con la 7 de Selección Antioquia.

Le gusta el desborde, la filigrana, encarar y ser veloz, pero su capacidad para hacer goles es innata. Por ejemplo, hay partidos donde ha llegado a firmar seis goles él solito como contra Guaviare en marzo de este año representando a la selección Antioquia en un partido que finalizó 10 goles por cero. Un goleador.

Comenzar en Urabá, en Apartadó, y en el mismo club que Juan Guillermo Cuadrado, no puede ser casualidad. La habilidad que tiene Edwin es fundamentada, es movida por sus profesores y condimentada por la capacidad innata que solo unos pocos afortunados logran tener de nacimiento. Es el dueño de las pelotas quietas de Arco Zaragoza y titular indiscutible de las selecciones Antioquia juveniles.

Con Selección Colombia en la Sub-15 y Sub-17.

Con Selección Colombia en la Sub-15 y Sub-17.

Tiene dieciséis años y ya se puede dar el lujo de contar con dos convocatorias a Selecciones Colombia, jugar un Sudamericano con la Sub-15 y el reciente llamado a la Sub-17 nos muestra de su talento, es un jugador al que hay que ponerle el ojo desde ya, para que a nadie sorprenda cuando su talento explote y se comience a ver en el mundo entero.

Con la Selección Colombia Sub-15 ya tiene un par de anécdotas. Anotó un gol en el Sudamericano de esa categoría que se jugó en Valledupar y Montería en el 2015 y en el cual el combinado patrio no pudo pasar la zona de grupos. Pero ese llamado, según Edwin, es un momento inolvidable.

Edwin describe ese momento como “una explosión de felicidad”. “El entrenador de Arco Zaragoza se acercó a mi después de entrenar, me dijo que había sido seleccionado para el sudamericano de la Selección Colombia Sub-15 y cuando uno espera algo y sabe que finalmente se dio, uno estalla de alegría.”, cuenta Edwin.

Dejar la tierra natal y a su familia desde los 11 años fue el primer reto de Edwin. Una convocatoria de la Selección Antioquia trajo al #7 hace 5 años a la ciudad de la ‘eterna primavera’, a una casa en La Estrella donde se hospedan jugadores, y donde sigue viviendo Edwin. Es una casa pequeña, como él mismo la describe, donde muchos jóvenes llegan con maletas llenas de sueños, allí les dan su alimentación y el hospedaje.

Valentía falta para dejar el hogar, pero  Edwin no lo hubiera hecho si no estuviera seguro de su capacidad para jugar fútbol y la fe para creer que el fútbol será el camino a escoger.

 

CUANDO EL FUTURO SE COMIENZA A VER MÁS CERCA

A prueba en tierras brasileras.

A prueba en tierras brasileras.

 

Tantos goles repartidos entre Pony Fútbol, Selecciones Antioquia y Arcoa Zaragoza han trazado el camino de Edwin. Atlético Paranaense lo invitó a unas pruebas y su futuro está muy cercano a ese club brasileño, tan popular en este país. El sueño de Edwin es comenzar en Colombia, específicamente en Atlético Nacional y aprovechar su talento y el nombre del “verdolaga” para explotar al máximo sus capacidades.

Tiene metas altas,  quiere jugar en el Bayern Munich, y en Inglaterra le gustaría el Manchester City o en el Chelsea. No tiene dudas en comparar su juego con el de Juan Guillermo Cuadrado, y aunque dice que no tiene el mismo quiebre de cintura, su capacidad de gol es un factor diferenciador y constantemente le da alegrías a su equipo.

Confía en Dios y en sus habilidades, quiere entrar al reino de los cielos y ayudar a los menos favorecidos si el fútbol le da la manera. Tiene fe, capacidades y algo muy importante y necesario en el fútbol moderno, mentalidad fuerte y paciencia. Sabe que todo es un proceso y que todo tiene sus etapas, pero el proceso de Edwin va encaminado a lo grande, a ser un futuro representante del país en el exterior.

 

 

Compartir:

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Back to top