Capsulas de Carreño

¿El fútbol colombiano tocó fondo? (fhb)

Millonarios y Nacional eliminados de la fase 2 de Libertadores Una historia repetida de malas actuaciones de los clubes colombianos en competiciones internacionales.

Por Francisco Henao Bolívar.
Especial para Cápsulas.

Lo que le faltaba al precario momento de la Selección Colombia en la eliminatoria y al bajo nivel de la Liga colombiana era que dos de los llamados equipos grandes, Millonarios y Nacional, salieran por la puerta de la cocina de la Copa Libertadores.

Y no sé si llamarlo Copa Libertadores, porque la verdad es que jugaron un repechaje para tratar de llegar a la fase de grupos que es la exigencia máxima de este torneo internacional.

Es una pena: Millonarios, cargado de muchachitos que apenas hacen su rodaje en la Liga local, sin refuerzos de valía y solo con el ímpetu que precisamente da la juventud, sumado a las ganas de su técnico, dijo adiós ante un equipo que sí se armó para pelear la Copa, como Fluminense.

Y Nacional, ante la versión más discreta que se conozca de Olimpia, sufrió un fracaso gigantesco, saliendo sin darle la oportunidad a que por lo menos la gente dijera que por lo menos cayó con las botas puestas.

No se puede competir a este máximo nivel con jugadores jóvenes como los de Millonarios, y con otros que caminan la cancha como los de Nacional.

Es un exabrupto pretender que con Llinás, Bertel, Vega, Guerra, Ruiz, Valencia y Gómez, por citar siete, Millonarios podría hacerle cosquillas a un equipo que tiene incluso jugadores con paso por la selección brasileña.

Y es iluso creer que se va a avanzar en este torneo internacional con un muchachito como Mier en el arco, con dos jugadores que caminan la cancha como Jarlan y Guzmán, con dos laterales torpes como Palacios y Banguero, y con un correloncito alegre pero sin trascendencia como Mantilla y con una versión desconocida de Giovanni Moreno.

Mientras Flamengo tiene a ‘Gabigol’, Bruno Henríque y Arrascaeta; Palmeiras a Raphael Veiga, Roni y Dudu; Mineiro  a Hulk y Savarino; Fluminense a Cano y a Fred; Boca a Benedetto y a Villa, y River a Julián Álvarez, nuestros dos equipos grandes salieron como siempre somos los colombianos, folclóricos, a pretender ganar un torneo con tan poco y tan escasa inversión.

El futbolista colombiano no se ha dado cuenta que todo evoluciona, que ya no es caminando la cancha, ni corriendo sin rumbo fijo. Hay que tener actitud, sangre, ganas y vergüenza deportiva para pelear y dejar hasta la última gota de sudor.

Y los directivos no han advertido que con inversión y buena planificación es que se alcanzan los resultados.

Seguimos improvisando y ‘gracias’ a ello seguimos recibiendo mazazos como el de los dos llamados grandes, que se despidieron de la Copa sin pena ni gloria.
Compartir:

Un comentario

  1. jose Ignacio lopez g

    4 marzo, 2022 at 8:09 pm

    SI ESO ESS NACIONAL
    Y si a Nacional que tiene respaldo económico, tradición, y manejo enpresarial le pasa esto, ¿Qué se puede esperar de los demás equipos?.
    2. Colombia tiene una hinchada muy fervorosa en su torneo doméstico: estadios llenos para ver jugadores tan bien pagos y sin nadita nada de vergüenza deportiva. A claro el sueldo se los consignan de todas maneras.
    José Ignacio López G.

    Hincha de dim
    Itagui.

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Back to top