Capsulas de Carreño

Finales colombianas en la Libertadores (Juan Manuel Uribe)

 

Por Juan Manuel Uribe
Juan-Manuel-Uribe

 

*Y hoy Atlético Nacional ha llevado a nuestro fútbol de clubes otra vez a lo más alto.

 

 

Reinaldo Rueda con Atlético Nacional jugará la décima final de la Libertadores por el fútbol colombiano, la tercera del registro verdolaga. Los caleños han jugado seis, todas perdidas: América, cuatro y Cali, dos. La otra es la del Once Caldas, ganada.

Antes de esta ocasión, pudieron ser finalistas el Nacional, de Juan Carlos Osorio en el 14, el Santa Fe, de Wilson Gutiérrez en el 13 y el Nacional de Santiago Escobar en el 12. El verde cayó ante el sin peso Defensor Sporting y el rojo se rajó ante Olimpia.

El Cúcuta Deportivo, dirigido por Jorge Luis Bernal, con un juego vistoso y bien jugado fue apeado, en forma oscura, en La Bombonera en 2007. Hace doce años el Caldas, manejado por Luis Fernando Montoya, ganó la copa con juego defensivo, apoyado en Juan Carlos Henao, que no se equivocó en ninguna y acertó en todas; por Valentierra y Agudelo, además de un grupo cohesionado.

En 2003 el Medellín, de Víctor Luna, con juego excelso, pudo ser finalista. En el 99 el Cali, de Cheché Hernández, también con gran juego vistoso, perdió la final en la definición con Palmeiras (se quedó sin cobrar Víctor Bonilla “porque era el séptimo”, dijo del técnico).

En el 96 el América, dirigido por Diego Umaña, perdió la final ante River, la cuarta del club escarlata. En el 95 el Nacional, de Juan José Peláez, cayó ante un opaco Gremio: el partido de vuelta ya estaba 1-0 a los quince minutos, pero el equipo brasileño lo adormiló y no permitió el segundo gol que llevaba la serie a la definición.

Entre 1990 y 1994 debió haber por lo menos dos finalistas colombianos: Nacional 90 o 91, América 92 o 93 y Junior 94. En 1989 Nacional, con Pacho Maturana y con criollos exclusivamente, alcanzó la copa que se venía buscando. Ese logro les dio enorme prestigio internacional al técnico y al club.

Entre 1985 y 1987, el América, dirigido por el doctor Gabriel Ochoa, perdió las tres finales: nunca he creído en la mala suerte sino en el manejo técnico que desperdició la mejor nómina de equipo alguno en el continente a la sazón. La derrota más lamentable fue la del tercer partido ante Peñarol en el 87: el técnico, abrumador ganador doméstico, por criterio mezquino dejó la copa a un gol de los uruguayos, cuando por nóminas debió arrasarlos en los 90 minutos. También pudo ser finalista el América del 83.

El primer finalista fue el Deportivo Cali en 1978, en la decimonovena edición, pero ese Cali, dirigido por Carlos Bilardo, no pudo con Boca en el 77 y 78. Don Álex Gorayeb fue el primer dirigente que pensó que Colombia podía ser finalista de la Libertadores y lo logró. Pudieron ser finalista Cali en el 77, Millonarios en el 76 y Cali o Nacional en el 75.

 

No parece que Santa Fe y Millonarios, semifinalistas en 1961 y 1960, pudieran pasar las semifinales cuantas veces las jugaran ante Palmeiras y Olimpia, subcampeones a la postre. Y hoy Atlético Nacional ha llevado a nuestro fútbol de clubes otra vez a lo más alto y se le ha reconocido por doquier desde que empezó la presente copa.

Compartir:

Un comentario

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Back to top